Inicio Columnas Salud en el Balsas Espondilitis anquilosante. Artritis en la espina dorsal

Espondilitis anquilosante. Artritis en la espina dorsal

581
0
Compartir

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

 

La Espondilitis Anquilosante (EA), es una enfermedad inflamatoria de los huesos y articulaciones de tipo artritis, pero que su inicio desgraciadamente está en la columna vertebral, y digo desgraciadamente, porque es una enfermedad sumamente incapacitante y por estar en esa zona de la columna vertebral, causará sintomatología variable y múltiple que hará muy difícil diagnóstico, y esto dificultará también su tratamiento.

Recordaremos, querido lector, que la columna vertebral es el eje de nuestro cuerpo y que en esa columna se encuentra contenido el sistema nervioso, que es el que nos permite movernos y lleva incontables terminaciones nerviosas.

Esta inflamación va dañando el hueso, haciendo que se fusione y al fusionarse, las articulaciones en la columna, aparte de ser sumamente doloroso, también es muy incapacitante, ya que los pacientes pueden hasta dejar de caminar por ese dolor tan intenso, y esa inflamación pasará a piernas, brazos, cadera, en fin se tiende a generalizar; al haber dolor y la fusión de las áreas óseas, hacen que exista rigidez de columna y de extremidades, que al movilizarlas son muy dolorosas, más común en hombres que en mujeres y la edad inicial de aparición es antes de los 35 años, pero también puede presentarse en la niñez, pero aquí, la sintomatología es más común en piernas, brazos y cadera, principalmente cadera.

No hay una causa para la aparición de esta enfermedad, pero sí se sabe que hay una tendencia genética a esta enfermedad. El gen afectado es el HLA-B27, muy común en varones anglosajones, esta enfermedad se presenta con un factor desencadenante, que puede ser una infección, un traumatismo o accidente que haga que se manifieste.

La causa específica de la aparición de la Espondilitis Anquilosante es totalmente desconocida hasta la fecha.

Los síntomas inician en la articulación sacro-ilíaca, principalmente; el dolor es crónico, acompañado de rigidez del cuerpo, que inicia lento y súbitamente va avanzando, la sintomatología se incrementa con el reposo, prácticamente desapareciendo con la movilización, despertares con dolor en la espalda o despertar por la noche con dolor en la espalda y muy rígida.

Esta enfermedad va progresando lenta y paulatinamente, llegando hasta el tórax, en donde dificultará la respiración, pero puede presentarse en todas las articulaciones.  Esta EA puede llegar a afectar a otros órganos no solo los huesos y las articulaciones, afectando pulmones y ojos, en estos últimos causa una uveítis o una iritis, que deben ser atendidos por oftalmólogo, para no dejar un daño permanente en ese ojo.

El diagnóstico no es nada fácil, ya que muchas enfermedades pueden presentar este cuadro, como artritis reumatoidea, artritis psoriasica, otro tipo de artritis, y esto hará un diagnóstico muy difícil, pero el dolor apareciendo en la forma que aquí les describo, así como Radiografías de los huesos afectados, la realización de una tomografía inicialmente y una Resonancia Magnética, que será casi el diagnóstico final por las lesiones en columna, pero se ordena en sangre la búsqueda del gen ocasionador de esta patología, el gen HLA-B27, como un coadyuvante del diagnóstico, pero si da una pista para pensarlo, aunque al tenerlo positivo algunas personas no padecen la enfermedad.

El tratamiento estará encaminado a quitar el dolor, desinflamar la articulación y disminuir la rigidez, que es lo que ocasiona toda la sintomatología.

El manejo inicial es con AINE (Antinflamatorios No Esteroideos). Disminuyendo dolor y endurecimiento de articulaciones, inhibidores de la COX2, celecoxib, estos dos de fuerte agresión a la mucosa gástrica, un poco menos los segundos, pero todos lesionan la mucosa gástrica. Existe otro tipo de agentes como los biológicos, que actúan sobre el factor de necrosis tumoral, como el Etanercept. Y los modificadores del reumatismo como Sulfazalacina, metotexato, que son productos que aparte de caros, agreden tanto al hígado como a los riñones, pero se deben de usar para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Gracias por leer este artículo.

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here