Inicio Columnas Salud en el Balsas Peritonitis. Complicación abdominal grave

Peritonitis. Complicación abdominal grave

120
0
Compartir

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Recordar, querido amigo lector, qué es el peritoneo. Es aquella membrana que cubre la parte interna de la cavidad abdominal, incluso cubre las vísceras y órganos internos, dentro del abdomen, esto es una membrana que cubre por fuera a las asas intestinales, al hígado, al bazo y los órganos internos abdominales y que hace dobleces en la parte superior e inferior del abdomen, y se sigue pegado a la parte interna de la pared abdominal de aquí que se llame peritoneo parietal, y el que va pegado a las vísceras se llamará peritoneo visceral.

Este peritoneo o membrana peritoneal, cuenta con una gran cantidad de terminaciones nerviosas que lo hacen sumamente sensible al dolor, a las irritaciones, químicas, hemáticas, bacterianas, justamente como un mecanismo de defensa corporal para informar que algo anda mal en el interior de un abdomen.

Esa membrana peritoneal se debe mantener limpia, sin irritaciones, con escaso líquido libre aproximadamente y no mayor a 50 ml de sustancia que permita una lubricación adecuada, para el roce entre paredes de las vísceras con el de la pared abdominal interna, y no se peguen, ni se lastimen.

Cuando hay mucho líquido libre dentro de esa cavidad abdominal, cubierta por peritoneo se llamará Ascitis (ya tocado en esta serie de artículos), y cuando esa colección de líquidos es distinta, pero se encuentra libre en la cavidad peritoneal generará una Peritonitis, que es la inflamación de ese peritoneo, si es sangre se llamará hemoperitoneo, si es pus o material purulento será peritonitis, y si es materia fecal o bilis será también peritonitis, con todo lo que esto conlleva. Como consecuencia, esta inflamación de esa capa peritoneal es secundario a esa sensibilidad tan elevada que tiene ese peritoneo, generando dolor muy intenso, ya que celularmente las células que se encuentran en ese tejido las denominamos células mesoteliales, que son muy sensibles y son células muy activas en contra de la inflamación, favoreciendo una alarma inmediata, al liberar citoquinas, que son un mecanismo de defensa muy bueno para ese peritoneo, pero que generan un dolor sumamente intenso.

Como son varias las causas que desarrollan una peritonitis, de aquí que sea muy importante valorar adecuadamente el caso para dilucidar qué fue lo que generó esa peritonitis, y sobre todo actuar antes que se haya presentado una peritonitis, aparte del dolor, se presenta rigidez abdominal, posición en gatillo y fiebre y datos de infección, llamados por médicos como datos sépticos, que hablan de una infección.

Existe la peritonitis localizada, la peritonitis generalizada y en base a la extensión será el grado de daño que presente, pero para mí, una de las formas más sencillas para manejo, diagnóstico y sencillez para explicar a los pacientes es aquella clasificación que permite denominar a una peritonitis primaria, como una peritonitis sin causa aparente y que se presenta muy comúnmente, en pacientes que se encuentran inmunodeprimidos como los pacientes con SIDA, pacientes con cáncer o leucemias que desarrollan súbitamente una peritonitis, que denominaremos primaria.

La peritonitis secundaria, que es a la que más nos enfrentamos, como cuando una víscera se perfora o bien cuando se perfora el apéndice, cuando un quiste de ovario se rompe, o un embarazo ectópico roto, le debo mencionar, querido amigo lector, que al irritarse la pared peritoneal, uno de los irritantes más severos es la sangre, ya que genera un dolor sumamente intenso, haciendo ese padecimiento de resolución quirúrgica de urgencia.

Y una peritonitis terciaria, raras, pero que debemos tener en cuenta, cuando ya tratamos una secundaria y se genera una recaída, este tipo de peritonitis se llamará terciaria, también son muy comunes en pacientes con Insuficiencia Renal Crónica que están sometidos a diálisis peritoneal y que se infecta aún después de administrar antibiótico, este paciente presentará una peritonitis terciaria, que de no mejorar será candidato a suspender diálisis peritoneal y someterlo a programa de hemodiálisis.

Como ve, querido amigo, la peritonitis no es una situación sencilla, es un padecimiento sumamente grave y que muchas de las veces es mortal por los daños que llega a ocasionar, como son datos de falla orgánica múltiple que genera un proceso séptico de peritoneo. El tratamiento dependerá de la causal de esa peritonitis, lugar en que juega un papel muy importante, la experiencia, la capacidad resolutiva y hasta incluso el colmillo de los médicos que están tratando a estos pacientes.

Gracias por leer este artículo, esperando le sea útil.

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here