Inicio Columnas Salud en el Balsas Púrpura trombocitopénica idiopática

Púrpura trombocitopénica idiopática

573
0
Compartir

El análisis del nombre de la enfermedad nos da incluso la fisiopatología de esta.

Veamos: Púrpura, por el color de sangre, moretones y puntos rojos en la piel.

Trombocitopénica, baja sustancial del número de plaquetas en la sangre.

Idiopática: de causa desconocida. ¿Qué quiere decir esto? Baja de las plaquetas en sangre, que generan moretones y petequias (puntos rojos), de aparición súbita y sin causa conocida.

Así de simple y así de cruel, es esta enfermedad.  De origen inmunitario, con destrucción de las plaquetas o falta de formación de éstas, sin conocer exactamente la causa que desencadena esta enfermedad, pero sabemos que se producen anticuerpos que destruyen las plaquetas propias, y estas plaquetas son vitales para la coagulación en la sangre de todos los individuos.

Sabemos que hay factores que por alguna razón desencadenan una crisis de PTI, como son infecciones virales en niños o en jóvenes, secundario a la ingesta de algún medicamento, o bien la exposición a un insecticida o una sustancia tóxica, más común en mujeres que en hombres, más común en niños que adultos.

La sintomatología será en base a la falta de coagulación, como son lavados de dientes muy sangrientos, pese a que se talle suavemente, periodos menstruales muy largos y abundantes en mujercitas, la presentación de equimosis (moretones), petequias (puntos rojos) en la piel, que se presentan por la fragilidad capilar, que hace que los vasitos de brazos y piernas se rompan dando esa imagen de una pequeña araña roja llamado petequia, y la más común de todas, la epistaxis (sangrados nasales).

El diagnóstico aparte de los hallazgos clínicos que son característicos, es el recuento de las plaquetas las cuales serán muy bajos, y en ocasiones se deberá tomar una médula ósea con el objeto de hacer el diagnóstico final. Hecha ésta por un patólogo con experiencia en Médula Ósea, o bien hecha directamente por un hematólogo.

El tratamiento generalmente se inicia con dosis altas de asteroides, como la prednisona, con el objeto de disminuir la respuesta inmunológica patológica en estos pacientes. Llegando a usar también Danazol, factores inmunitarios como Gammaglobulinas, inmuno/supresores, de los que se usan en trasplantes de órganos, vacunas, con objeto de estimular el sistema inmune. Dentro del tratamiento se incluye que los pacientes con PTI no deberán tomar antiagregantes plaquetarios como aspirina, Warfarina, clopidrogel, ya que agravarían el problema.

Esta enfermedad en algunas ocasiones así como llega se va, desaparece súbitamente, tan rápido que incluso nunca se llega a determinar qué factores fueron los que desencadenaron su aparición, pero hay otros casos que son muy fuertes y refractarios a los tratamientos, y en estos es donde se pueden presentar complicaciones como sangrados de tubo digestivo alto o bajo, anemias severas, secundarias a un periodo menstrual muy fuerte, incluso un accidente vascular cerebral con crisis convulsivas en jóvenes.

Esta enfermedad, aunque rara, sí llega a presentarse, y como Médicos debemos estar siempre al pendiente y tenerlo en mente, ya que recordar, enfermedad no pensada enfermedad no diagnosticada, y se debe dar tratamiento inicial, y poder canalizarlo al hematólogo lo antes posible, para que él lo integre al protocolo de estudio y manejo, para evitar todo tipo de complicaciones en estos pacientes.

Antiguamente tenían peor pronóstico, actualmente con el advenimiento de toda la tecnología actual  para diagnóstico, así como la presencia de medicamentos nuevos, ya es mejor el pronóstico para estos pacientes, pero insisto, debemos iniciar la terapia lo antes posible con el objeto de evitar todo tipo de complicaciones.

Gracias por leer este artículo.

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here