Inicio Columnas Salud en el Balsas Medicamentos milagro o productos milagro

Medicamentos milagro o productos milagro

294
0
Compartir

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Productos que aparentemente tienen una indicación terapéutica, así es, que parece que están indicados para un tratamiento médico, pero que no están comprobados científicamente si efectivamente funcionan en realidad. Estos productos milagro presuponen un riesgo real para la salud de los pacientes por la falta de ese control sanitario y que son promocionados brutalmente en canales de televisión o por radio en una forma insidiosa, ocasionando mercado lógicamente, la venta de estos productos que no solo no llegan a funcionar, sino que son un peligro para la salud de los pacientes.

¿Y qué cree, querido amigo lector? se venden y mucho; y hay gente que los compra asumiendo que al salir en TV, internet o en radio, ya pasaron los estándares científicos de control, y nada más alejado de esto.

Se llegan a promocionar como medicamentos y nada más falso, ya que para poder ser llamados medicamentos deben de cubrir varios requisitos que deben ser llevados perfectamente ante la COFEPRIS, que es la encargada de calificar los medicamentos y clasificarles, y para no pasar este registro son denominados naturales, nutrimentales y agregan la leyenda: esto no es un medicamento y quedan a riesgo de quien lo indique y quien lo consuma; engañando al consumidor, y usted puede ver en la TV y en el internet, que cantidades de medicamentos hay que aseguran que lo curarán de obesidad (tal vez el más explotado), celulitis, impotencia sexual (también muy socorrido), próstata, aumento del tamaño de pene, el incremento de la inteligencia, el incremento del intelecto, hemorroides, varices, en fin, varias enfermedades y padecimientos.

A esta promoción desmedida y sin control, de estas sustancias en  TV, radio y muy común en el internet, se le denomina: quackery, aquí es donde los estados deberían regular este tipo de información y sobre todo, verificar que sean reales, ya que por vender, como les digo a mis pacientes, le venden hasta el alma al diablo.

Existe una falsa percepción de que si el producto es natural o vegetal u orgánico es inocuo, nada más falso, ya que no se le puede atribuir algún efecto terapéutico a ningún producto que no haya cursado los estándares de investigación clínica, médica y científica, basados en el conocimiento claro de la farmacología del medicamento a estudiar, y se debe romper ese paradigma que lo natural es sano.

Al tratar de llevar una vida más Orgánica, más saludable, se ha abusado del término Natural, y con ese rubro se venden todo tipo de productos, que realmente no lo son, solo son producto de la mercadotecnia y que basan su éxito en la exagerada visibilidad en los medios, radio, TV, internet, Face, Twitter, en fin, todas las redes, pero lo más difícil, querido lector, se basan en la ignorancia de la gente.

En España ya se legisló para esto y los comerciales que van a salir por la TV deben demostrar que efectivamente sí sirven para lo que están diciendo, con casos perfectamente comprobables. Situación que, en nuestro país, definitivamente está lejos, por la corrupción de los medios y por no existir esa imagen legal de quien regule esos comerciales, que debería regular la Secretaria de Gobernación. Y aquí es donde entramos el área de salud y usted, querido lector, como padre y como jefe de su domicilio, qué productos les dará a su familia que deben de tomar.

Es delicado, ya que estas empresas lo que quieren es vender su producto o sus productos, importándoles un cacahuate la salud de la gente, aquí es donde debemos estar preparados para distinguir cual es buen producto y cual es mal producto.

Gracias por leer este artículo.

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here