Inicio Locales Lamentan lazarocardenenses la pérdida de espacios públicos

Lamentan lazarocardenenses la pérdida de espacios públicos

322
0
Compartir
Habitantes de la ciudad, lamentan la pérdida de espacios públicos para el sano esparcimiento de las familias, como la llamada Pérgola Municipal.

Por Francisco Rivera Cruz

 

Que el auditorio municipal esté ocupado desde hace cuatro años por militares y que la pérgola municipal haya sido invadida “para siempre” son dos de los lamentos más frecuentes de ciudadanos, algunos deploran la ciudad sucia, pero agregan que esperan sólo sea por este gobierno.

Un trabajo de cerca de ocho días de levantamiento de opiniones respecto a su ciudad, aportó que lo que más se lamenta es que la Plaza Melchor Ocampo, mejor ubicad por casi todos como la pérgola municipal, sea un lugar sucio y que se haya permitido invadirlo “para siempre”.

Hay quienes, se supone que por su cercanía al quehacer cultural, deploraron el cierre del Teatro Vasco de Quiroga y el Auditorio Municipal –aunque nadie lo recordó o mencionó por su nombre, Francisco J. Mújica–. El primero usado hoy como bodega del gobierno municipal y el segundo como cuartel militar.

Pedro, un comerciante de la zona centro, dijo que esta ciudad tuvo un zoológico en la zona cercana al Río Balsas y precisamente en la avenida que lleva ese nombre, y que extraña eventos deportivos y artísticos de categoría, que se dejaron de hacer como el Maratón Náutico del Balsas, el carnaval que organizara por algunas ediciones el Círculo Veracruzano de Lázaro Cárdenas.

Ambrosia, que atiende una florería en las cercanías del Mercado Cuauhtémoc, compartió su añoranza por los grandes eventos que llegó a organizar la empresa siderúrgica. “Traía artistas de renombre a la Plaza Voluntad de Acero, en el auditorio llevaba a cabo Maratón de Baile”, dijo. La Plaza se mantiene en olvido y deterioro, fue producto de litigios entre el gobierno municipal y ejidatarios con la empresa Sicartsa, hoy ArcelorMittal.

Juan Luis, un taxista que asegura trabajó en la siderúrgica cerca de 25 años, dice que hay muchas cosas que añora y que por falta de voluntad y compromiso de gobiernos y sociedad, se perdieron, como un equipo de futbol de la segunda división, un evento ciclista anual y el maratón náutico, “que se cree se apagaron por la inseguridad, traída por los propios gobiernos”.

Para Pedro, otro comerciante, éste dedicado a la venta de ropa, “quienes llevamos años aquí es fácil que extrañemos muchas cosas, empezando por políticos que daban valor a su palabra, que lo que ofrecían los cumplían, hoy parecen payasos que hablan a ver quién dice más torpezas y habla por hablar. Ve no más la ciudad, como está llena de basura y los oyes en las entrevistas, las conferencias y los informes, diciendo que todo está bien”.

De hecho, para muchos, una añoranza es por la ciudad limpia “que alguna vez se tuvo”. Aunque como dijo el taxista Juan Luis, “no hay mal que dure cien años, ya nos queda un año para aguantar malos olores y contaminación; esperemos dar cambio visible con el siguiente gobierno”.

 

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here