Inicio Columnas Salud en el Balsas Trastornos motores esofágicos

Trastornos motores esofágicos

471
0
Compartir

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Son problemas o alteraciones en los mecanismos de control neuro/hormonal y muscular del esófago, recordándole, querido amigo lector, que el esófago es ese órgano tubular que comunica su faringe con el estómago, es el encargado de llevar el bolo alimentario, después de la masticación adecuada en la boca, al estómago, donde iniciará la segunda fase de la digestión, ya que la primera la inicia en la boca.

Las alteraciones más comunes son: la falta de estímulo y movilización del esófago o bien un aumento en la función, que llega a desencadenar fuertemente un espasmo en las áreas esofágicas, impidiendo el paso del alimento adecuadamente, situaciones ambas, indeseables, ya que la presión esofágica siempre deberá estar modulada y adecuada para permitir el paso del bolo alimenticio en la fase de deglución, al tragar la comida.

Este tipo de trastornos de la motilidad se ha dividido para su estudio y manejo en:

El TME (Trastorno motor esofágico) Primario: que es un espasmo severo y difuso en el EEI (esfínter esofágico inferior), ese espasmo lo denominamos Acalasia (tema ya tratado en esta serie de artículos).

Los TME Secundarios: sí, secundarios a una patología orgánica en el esófago como suele pasar con una esofagitis por reflujo, la también llamada caustificación del esófago, por las quemaduras que se desarrollan en ella, como en caso de quemaduras acido/pépticas, siendo estas afortunadamente más raras actualmente, en base a la medicación en la que juegan un papel muy importante el ácido clorhídrico, la pepsina, el lago biliar, en un reflujo que llega a quemar al esófago al grado que lo llegan a generar una estenosis, esto quiere decir cerrarlo.

Ya se imaginará querido lector, la sensación tan desagradable que desarrollará una persona, al no poder deglutir, al no poder tragar, siendo que antes deglutía adecuadamente, lo que sucedió que la quemadura péptica de ese esófago ha generado una alteración que hace que funcione adecuadamente el esófago para la función que fue diseñada. Y afortunadamente este tipo de estenosis péptica, actualmente en la vida cotidiana, lo vemos más raro, ya que hace unos 15 años, estas eran más comunes, y esto debido en su gran mayoría al uso de los IBP (inhibidores de la bomba de protones), que hoy por hoy han desarrollado una gran protección en el estómago y en el esófago al disminuir la producción del ácido clorhídrico, al inhibir las bombas de protones de H (hidrógeno) esencial en la formación del HCl (ácido clorhídrico), que es usado en el estómago como el primer degradante del bolo alimentario. Jugando un papel muy importante la saliva, en base a la ptialina, sustancia que inicia degradando los alimentos en la boca, pero después esa saliva es tragada constantemente por nosotros hasta inconscientemente con lo que aclaramos el ácido, que puede llegar a subir a ese esófago.

Y disminuimos la potencialidad de ese ácido clorhídrico, disminuyendo su Ph, su potencial de hidrógeno, que es lo que realmente quema.  A esta patología, aunque rara, ya no nos enfrentamos tan comúnmente como antes, si la consideramos y la tomamos en cuenta, ya que nos dio muchos problemas todavía hasta hace 10 a 12, años, antes de la aparición de los IBP, ahora es raro, pero se sigue presentando.

De aquí que debamos entender que los trastornos, de la motilidad esofágica son importantes, en el conocimiento no solo de los pacientes, sino de los médicos, que nos enfrentamos a estas alteraciones que deben ser perfectamente diagnosticadas, ya que tenemos el objetivo final de hacer que nada dificulte el acto de deglutir, sí señor, que el paciente trague adecuadamente, y no se le dificulte su alimentación y con esto su nutrición, que se presentará como una alteración en su desarrollo.

Gracias por leer este artículo.

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here