Inicio Columnas Salud en el Balsas Reacciones febriles

Reacciones febriles

219
0
Compartir

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Estas reacciones febriles sirven, como dice su nombre, para detectar aquellas enfermedades que cursan con fiebre, como fiebre tifoidea (salmonelosis), Brucelosis (fiebre de malta), y Rickettsiosis (fiebre de las montañas rocallosas), detectando e investigando la cantidad de anticuerpos que tiene un paciente en su cuerpo, en el suero, esto quiere decir por serología.

Estos estudios alcanzaron su pico más alto de credibilidad y en uso en las décadas de los 50, 60 y 70, últimamente se han dejado de usar, ya que se ha visto: que sus resultados no coinciden con la sintomatología del paciente y con el diagnóstico elaborado por su médico; en mi personal punto de vista no es esto, sino que se ha hecho mal uso de estos estudios, trato de explicar, querido amigo lector, si a un paciente, que yo supongo que tiene fiebre tifoidea o salmonelosis, debo pedirle un cultivo en sangre, que tiene un valor absoluto, estoy seguro que es cierto, que sí es la enfermedad, se está cultivando la bacteria en la sangre, me consta que está ahí por el estudio, que debe ser en un laboratorio, ético, con personal capacitado en manejo de muestras para cultivo, y que pensemos que no nos contaminen la muestra, aquí estoy capacitado para iniciar tratamiento, y si el laboratorio me reportó un hemocultivo positivo a salmonella y en el antibiograma me marca los antibióticos que debo usar, este arroz ya se coció; tengo el diagnostico, el remedio y hasta el tratamiento.

Ojalá fuera así de fácil, desgraciadamente no lo es, ya que se piensa que la serología tiene el mismo valor, y no es así, las reacciones febriles no tienen esa peculiaridad de ser absolutamente ciertas como el hemocultivo, las reacciones febriles deberán ser interpretadas adecuadamente, tomando en consideración, una vez iniciados los síntomas, los anticuerpos se elevarán y solo se elevarán 8 días después de iniciada la enfermedad, las enfermedades anteriores ya dejan cicatriz inmunológica (memoria), que uno puede leer como actual y ser solo la memoria, el uso de vacunas que hagan que las respuestas serológicas sean distintas, y los valores considerados como normales para las poblaciones, que siempre serán moderadamente altas, en ciudades del tercer mundo por la elevación en la contaminación en general.

Para evitar este tipo de contingencias se inició a usar las reacciones de Widal y de Welch Stuart, detectando el número de antígenos en plasma, que aun en mínimas concentraciones eran encontradas; y detectamos que la Widal era poco sensible y muy específica, y la Welch Stuart al contrario muy sensible y poco específica, no en todos los lugares se realizan estas reacciones, lo que las saca del diagnóstico diario, pero en mi personal punto de vista una reacción de Widal es altamente específica, así si tenemos unas reacciones febriles dudosas y mínimas con una reacción de Widal positiva, puede iniciar tratamiento tranquilamente.

En nuestros países que no tenemos acceso a hemocultivos o reacciones de tipo serológico muy específicas, sí está permitido realizar las reacciones febriles, pero siempre con un soporte que justifique el inicio de un tratamiento, ya que se ha visto que solo las reacciones febriles no son un justificante absoluto para un diagnóstico y tratamiento, sobre todo porque son mal interpretadas en pacientes multitratados y con memoria inmunológica altamente positiva, de aquí que se recomiende una doble determinación, desgraciadamente son gastos, y una reacción de Widal tarda desde dos a tres días y la Welch Stuart no es determinada en muchos laboratorios, por lo costoso.

Las reacciones febriles son un examen muy útil, desgraciadamente se ha abusado en su solicitud, y las lecturas son también mal interpretadas, pacientes con 1:20, 1:40, 1:80, en nuestro país y región geográfica, podríamos considerarlos normales, con duda hágase un Widal, y si marca positivo adelante, procede el tratamiento y en cuanto a las reacciones febriles arriba de 1:160, 1:320 que sería altamente positivo, debe considerar, la clínica, recuerde que debe tener fiebre, dolor abdominal intenso, diarrea y un importante ataque al estado general, no cualquier diarrea o gastroenteritis o intoxicación alimentaria, es una salmonelosis, con esto pretendo que se hagan mejores diagnósticos y que no abusemos del uso de antibióticos, que desgraciadamente se dan en forma indiscriminada, sobre todo ceftriaxona, ciprofloxacino y levofloxacino, quitándole a esos pacientes unas armas antibióticas, que no se deberían usar, ya que no es propiamente una salmonelosis a la que se está enfrentando.

Le comento a mis pacientes, con un ejemplo burdo pero que ayuda a clarificar la idea; es como querer matar una mosca con un cañón, pero si la podemos matar hasta con un periódico, ¿qué quiere decir esto? cerciorarnos que sí estemos frente a una salmonelosis antes de soltar antibióticos, que muchas de las veces no se requieren tan fuertes.

Gracias por leer este artículo.

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here