Inicio Columnas Salud en el Balsas Mi vida 4 (Cuarta y Última Parte)

Mi vida 4 (Cuarta y Última Parte)

119
0
Compartir

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

 

Pasó en un abrir y cerrar de ojos mi vida por la primaria y la secundaria, y así se va la vida, querido lector, en un abrir y cerrar de ojos, pasa rápido pero pasa, de aquí que haya esa necesidad que nos brinda la vida de disfrutar cada día, y así como no queriendo ingresé a la UNAM, mi número de cuenta inicia con el año en que se ingrese a mi casa de estudios, así que mi número de cuenta es 7225714-4, ingresé en el 72, número de cuenta, lo escribo de memoria, son números que nunca se olvidan, que aun en el postgrado, es útil.

Ya que con ese número me dio de alta la UNAM, y será mío para siempre, ya dejé las escuelas de 500 a 800 alumnos, ya voy a escuelas de 8 a 10 mil almas, y en toda la Universidad somos más de 200 mil, ya no están los maestros atrás de mí, apapachadores, ya soy preparatoriano, llevo mi bachillerato en CCH, plantel Vallejo, cerca de casa, pero debía de tomar dos camiones, o un camión y un aventón, muy de moda, y en esta fase de mi vida abrazo mi otra pasión, así es, el futbol americano, ya venía de medio querer jugar con un equipo, Cobras, pero si estoy en la UNAM, soy estudiante de la máxima casa de estudios, pues que mejor que jugar en mi escuela y defender los colores de mi Universidad, y fui a probar suerte.

Éramos como 850 animalitos del señor, probando suerte para entrar a formar parte del equipo representativo del futbol americano en la UNAM. Recuerdo como si fuera ayer y venían de otros planteles de CCH, Naucalpan y Azcapotzalco, en ese entonces eran tres planteles, tengo entendido que hoy día hay más, nuestro Head Coach Jorge Alvirez, ex jugador de Liga Mayor con Cóndores, y junto a Leonardo Lino, formaron la pareja de entrenamiento para hacer la selección de los planteles de CCH, ahí todo era motivación, las frases de Vince Lombardi, eran pan nuestro de cada día, como esta de “ganar no es solo un pensamiento, sino es todo en lo que hay que pensar. Usted no gana de vez en cuando, usted no hace las cosas correctas de vez en cuando, usted las tiene que hacer bien constantemente. Y esto le crea un hábito que lo llevará a la victoria”.

Y con eso iniciamos nuestros entrenamientos, éramos tantos que no cabíamos en el campo de CCH Vallejo, y nos llevaron a entrenar a la Ciudad deportiva, por el Palacio de los Deportes, afortunadamente fue poco tiempo, ya que era demasiado lejos, hicieron la selección final, ya quedamos como 100, y nos pasaron a entrenar al Estadio de prácticas en CU, exactamente junto al estadio Grande, del México 68,un ícono para nosotros los pumas, tuve la suerte de ser elegido para formar el primer equipo de posición de Ala Defensivo derecho, no sin antes, mi Coach me probó en varias posiciones, pero siempre le dije -a mí me gusta la defensiva mi Coach.- Me hizo caso y ahí jugué. Un equipo sencillo de gente  de todo tipo, ahí conocí a mis brothers Pumas, Ricardo García, mi Capitán el Tochin, José Romero, hasta hoy día los veo, después de habernos distanciado por más de 25 años, y cuando los vi los reencontré, los saludé como si nos hubiéramos visto siempre, son hermandades que nacen en el emparrillado y perduran por largo tiempo, así nació cuando peleábamos por nuestra escuela. Llegamos al campeonato, en Intermedia, alguien nos dijo algún día, ese grupo de jugadores nacieron para triunfar, y volviendo la vista atrás, no andaban muy errados fuimos campeones.

Decisiones, amigo lector, tu vida, mi vida, estará hecha de decisiones, todos los días hacemos una, hasta para ver cómo nos vamos a vestir, y en esa fase de mi vida tomé una que cambiaría mi vida, o sigo jugando y paso a Mayor con mis hermanos jugadores, o me aplico a la Facultad de Medicina, ya sabrán ustedes cual fue mi última decisión, sí; mi carrera no podía cambiar mi línea, y todo ese entusiasmo, toda esa fuerza y toda esa garra que me enseñó el jugar este bello deporte, lo aplicaría para estudiar Medicina, jugué pocos años con ellos, pero tenía un compromiso más grande conmigo y con mis semejantes, mi carrera de Medicina.

Afortunadamente en esos años pase de CCH Vallejo con buenas calificaciones y jugando en la selección de la escuela me otorgaron el pase automático, vi las listas cuando las pegaron en servicios estudiantiles y aun no lo creía, Manuel Portillo Serrano Facultad de Medicina UNAM, un compromiso grande, pero ese era mi objetivo, dije adiós al americano y me dediqué de cuerpo y alma a mi carrera, y dejando ya aquella preciosa vida de estadios, Goyas, Porras, Trofeos, Periódicos, entrevistas y me encierro a estudiar por 6 años, en que a todo estudiante de Medicina de cualquier parte del mundo, nos traga la tierra, no hacemos vida social, deportiva, bueno, ni familiar, desaparecemos para encerrarnos en universidades, anfiteatros, hospitales, clínicas, en fin, cerré mi época del Americano para cambiarla por Medicina. Gracias por leer este artículo.

Comentarios

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here