Obsoleta, la ley Orgánica municipal de Michoacán: maestra Teresa López

0
257
Teresa López Hernández, candidata de Morena a diputada local por el 24 distrito, durante un de sus recorridos de proselitismo político.

 

Los grandes cambios logrados por la sociedad mexicana desde la independencia hasta nuestros días, como el derecho a votar, incluido el de la mujer, y a ser votado, la diversidad ideológica a través de la existencia de partidos de todos los signos, los relevos pacíficos de gobierno, la jornada laboral de ocho horas y muchos otros, con todo lo trascedente que son, tienen sin embargo un estancamiento en ciertas normas que obstaculizan la horizontalidad de la toma de decisiones, como la Ley Orgánica Municipal que regula el funcionamiento de la célula básica de nuestro sistema federal, el municipio, por lo que debe ser derogada, consideró la candidata a diputada local por Morena, Teresa López Hernández.

Una de las causales de ese desfasamiento de la norma en cuestión es el crecimiento explosivo que ha tenido la sociedad mexicana en los últimos 80 años, porque no es lo mismo el diseño de una representación popular de un municipio de 10 ó 20 mil habitantes, que uno de 50 mil o más, porque entonces la relación entre representantes y representados se diluye y la atención pronta y expedita a los reclamos sociales se hace más tardada, incluso a pesar de las reformas al artículo 115 de la constitución federal, referido precisamente al municipio, que incorporaran la representación proporcional para darle acceso a las oposiciones.

La profesora López Hernández consideró que además de la obsolescencia de la Ley Orgánica Municipal, cuyo espíritu “democrático” data de la instalación del primer ayuntamiento en Veracruz en 1519, se precisa de la aplicación de nuevas medidas para regular los ingresos de los miembros del cabildo sin menoscabar su autonomía, porque no basta que se cuente con conciencia plena sobre lo que es correcto obtener como producto del trabajo en el ejercicio público municipal, sino que hace falta reglamentarlo para evitar los excesos, como los de la actualidad.

Las nuevas condiciones derivadas del proceso electoral que culmina el primero de julio inaugurarán una época de participación social y popular en la toma de decisiones, en la revisión de las conductas de los funcionarios públicos, en la trasparencia y en la rendición de cuentas, por lo que se hace necesario adecuar nuestras leyes a ese nuevo escenario e incorporar por lo menos tres figuras esenciales de la democracia popular: el plebiscito, la consulta popular y el referéndum.

Por ello, una de las primeras tareas como legisladora si logra la mayoría en el distrito 24 será la elaboración de una iniciativa para derogar la ley Orgánica Municipal vigente, con el propósito de dinamizar y horizontalizar la toma de decisiones, modificar la actual representación popular por obsoleta e incentivar la descentralización de los servicios públicos, especialmente en municipios como el de Lázaro Cárdenas, que tiene tenencias tan densamente pobladas como Guacamayas, Buenos Aires y La Mira, donde hay un significativo atraso en ese sentido.