Orquitis. Infección testicular

0
479

La orquitis, etimológicamente quiere decir orqui (testículo), itis, (inflamado), testículo inflamado, eso quiere decir orquitis, puede ser un solo testículo o ambos, generalmente la causa será desencadenada por bacterias y será muy común en pacientes hombres con parotiditis (paperas).

La contaminación testicular se desencadenará más comúnmente por contigüidad, por contacto directo, quiere decir esto al tener relaciones sexuales con personas contaminadas de sífilis, gonorrea, clamidia y por virus también, no pocas veces se infecta también el epidídimo, que es aquella parte tubular, muy cercana al testículo y que funciona como almacenamiento de espermatozoides, y tendrá ya como nombre orquiepididimitis, que es el cuadro clínico al  que más comúnmente apreciamos este tipo de padecimiento en la práctica diaria.

Parecería un padecimiento muy banal, sin transcendencia clínica, pero desgraciadamente no es así, si no tratamos adecuadamente un cuadro de orquitis o bien de orquiepididimitis, ese testículo afectado podrá dejar de producir adecuadamente espermatozoides, si quedar en una esterilidad secundaria al cuadro de orquitis, pudiendo ser un solo testículo el afectado o bien ambos, dejando a ese paciente sin la posibilidad de tener descendencia familiar.

Aquí en esta parte la importancia de tratar a un paciente con una orquiepididimitis o una orquitis simple, en una forma más rápida, acelerada y oportuna para evitar ese tipo de esterilidad secundaria.

Debemos valorar el caso perfectamente bien y si es posible realizar un urocultivo o un espermatocultivo, con el objeto de detectar perfectamente el agente causal, y si no es posible tomar estudios, realizar un tratamiento a priori, con un antibiótico de amplio espectro, que permita la aniquilación total de la bacteria desencadenante de esa infección y evitar al máximo, la posibilidad de la complicación a la que más le tememos: como es la esterilidad secundaria en estos pacientes.

Lo más importante en un caso con orquitis es que el paciente regrese a su normalidad en la producción testicular de espermatozoides, y esto lo más pronto posible, para que no se vea afectada su futura paternidad, ya que estos padecimientos son más comunes en pacientes jóvenes entre los 15 y los 30 años.

¿Cómo sabremos que estamos frente a una orquitis? Primero, por el crecimiento del área del escroto, la bolsita de los testículos es más grande, el testículo afectado se torna más susceptible y más doloroso al tocarlo incluso con la ropa interior, mas al presionarlo con la mano, se nota fácilmente más grande que el otro testículo y adquiere una forma redonda no la característica ovalada, con aumento en la sensibilidad por el peso aumentado, fiebre con escalofríos y malestar en todo el cuerpo por la fiebre,  ocasionalmente desecho transuretral, disuria, dolor al tener relaciones sexuales en el testículo afectado y en ocasiones sangre en la eyaculación, ganglios inguinales muy inflamados y con dolor a la palpación de ambas regiones inguinales, pero predomina el lado del testículo afectado.

Como puede ver es una enfermedad muy escandalosa, y muy dolorosa, pero aun así por pena o por un mal entendido, pudor, los jóvenes no informan a sus padres o bien no acuden con su médico y estas enfermedades progresan fuertemente a complicarse por la falta de la atención médica oportuna, es importante tratarlas ya que en un testículo inflamado pueden existir varias complicaciones que se deberán evitar en todos los pacientes, incluso descartar la posibilidad de curación al 100 % o bien dejó un daño o secuela en la función testicular o es el inicio del desarrollo de tumoraciones testiculares.

De aquí la importancia de tratar a estos pacientes lo antes posible.

Gracias por leer este artículo.