Enfermedad cardiovascular y el estrés

0
412

En un artículo sumamente interesante del 14 de agosto del 2018, la Sociedad Iberoamericana de Información Científica, hace una magnifica revisión de cómo el estrés es un factor de riesgo para desarrollar enfermedad cardiovascular, y sobre todo las complicaciones que de ello traen como consecuencia.

Nos informan que al conocer los factores de riesgo de una ECV (enfermedad cardiovascular) permite disminuir en forma sustancial la tasa de esta enfermedad: Muestran en su artículo que al disminuir los factores clásicos de riesgo, observaron entre 1990 y 2016, las enfermedades coronarias disminuirían hasta en un 47 %, y la enfermedad cerebrovascular un 17 %, y esto mejoraría con mucho el pronóstico de pacientes con una ECV, esto se vino abajo con un aumento proporcional del envejecimiento poblacional (ya tratado en estos artículos), que hace que estas enfermedades cardiovasculares aumenten hasta un 15 %.

Y aquí es donde se aparece nuestro enemigo el estrés, que anteriormente no aparecería en escena como aparecían la obesidad, la vida sedentaria, el síndrome metabólico y la diabetes, esto es todo lo que se ha tratado de controlar en la población en los últimos 15 años, ahí se vio que el estrés que se lleva desde casi en la niñez, y que por manifestarse, hace que la población coma más y suba de peso, fume o bien use alcohol o drogas, empeorando la situación para este tipo de enfermedades cardiovasculares.

A nivel cerebral existe una hiperactividad en la amígdala cerebral, ubicada en la base del cerebro y el estímulo de la corteza cingulada frontal, por una citoquina, ya que al estar estresados actúa y hace que le pierden el interés al cuidado personal, al aseo, a cuidar lo que comen y tratar de controlar el estrés comiendo.

Se mostró claramente en el metaanálisis que hicieron, que las personas que vivieron estrés desde la infancia y niñez, como lo es abuso físico y sexual, así como el consumo de drogas o enfermedades mentales, llegaron a manifestar en la edad adulta cifras más comunes de ECV, aquí hace la aparición con un incremento hasta en un 1.5% el estrés laboral, muy común en la época actual, asociándose con otros padecimientos que hacen que un paciente después de los 55 años inicie con mayor riesgo para alguna enfermedad cardiovascular.

La conclusión en esta revisión es muy interesante ya que vieron que en la población sana sometida al estrés no afecta tanto en el aspecto cardiovascular, como es el caso de las personas que presenta alta comorbilidad, ¿qué quiere decir esto? que tienen más de dos diagnósticos en su vida, como ejemplos, hipertensión arterial, obesidad y diabetes, por citar los más comunes de los padecimientos actuales, aunado a estos se debe incluir casi en forma automática el estrés, que aunque sea mínimo todos los seres humanos lo traemos puesto y casi fijo y permanente, algunos menos algunos más, pero el factor estrés presente.

Este trabajo nos permite poner sobre la mesa algo que ya sabíamos, pero ahora con una corroboración científica en poblaciones muy grandes de estudio tanto en Inglaterra, como en la Unión Europea, y que se aplicará en nuestro medio en Latinoamérica, de aquí la importancia de enterarnos de este tipo de estudios que nos permite a los médicos ejercer mejor nuestra consulta a diario, tratando de modificar a los pacientes a los que tengamos contacto en nuestra consulta diaria e irlos sensibilizado y poco a poco ir disminuyendo ese alto factor de riesgo cardiovascular, al menos en  los pacientes con los que tengamos contacto, se que el área gubernamental debería elaborar planes que desgraciadamente están inmersos en otros problemas, como para prestarle atención a estos factores, harán sus programas y tratarán de cumplirlos, pero no es labor solo del área gubernamental, también la medicina privada, los mismos pacientes y todos fomentar una vida más saludable alejada de los factores de riesgo para evitar alguna enfermedad cardiovascular, que hoy por hoy, es la enfermedad  que más muertes causa en el mundo actual, en adultos mayores, tercera edad y pacientes seniles.

Gracias por leer este articulo, revisión de un magnifico artículo de SIIC.