Trastorno antisocial de la personalidad.

0
395

Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroenterólogo-Cirujano General

Una persona antisocial es aquella que no respeta las normas ni las reglas sociales establecidas, incluso hasta las leyes, desconociendo completamente los derechos de toda la gente a su alrededor, incluso desconociendo sus propios derechos.

Al ir creciendo, todos los seres humanos vamos desarrollando una personalidad y vamos siendo formados dependiendo las normas, leyes y principios de cada sociedad y cultura, en la que viviéremos o nos desarrollaremos toda nuestra vida, y en esencia son los mismos principios, las mismas leyes y las mismas normas para todas las sociedades, con leves variaciones, y refriéndose a ellas como esas reglas de convivencia diaria entre la gente, y llevando estas y respetando sus derechos y su vida diaria, pero los pacientes con un trastorno antisocial de la personalidad no reconocen, y peor aún, ni quieren reconocer ninguna norma, principio o ley que establezca la sociedad o la ley sea cual sea esta.

Son personas totalmente inadaptadas y sin nada de temor a las reglas o normas sociales ni a las leyes de cualquier región o país. Esa inadaptación le genera mucha dificultad para integrarse a una vida laboral, personal incluso hasta social, ya que se la vive completamente inadaptado. Se ha estudiado y se han originado incluso categorías, dependiendo los pensamientos, los comportamientos y las emociones que presenten.

Están clasificados en tres grandes grupos o clúster:

A: Son aquellos pacientes, los excéntricos, con trastornos paranoides, esquizoides o esquizofrénico típico.

  1. Caracterizado por dramatismo, emotividad y/o inestabilidad, aquí entran los narcisistas, los histriónicos y los antisociales.
  2. Agrupa a los trastornos de la personalidad, así como comportamientos temerosos y ansiosos, los obsesivos compulsivos. Pudiendo clasificarse estos pacientes en cualquier clúster de los tres mencionados antes, generalmente los pacientes con trastorno antisocial de la personalidad se encajan perfectamente en el clúster B.

Es una personalidad que tiene como base un patrón de comportamiento basado en la violación de los derechos de otras personas con beneficio propio.

Si se da cuenta, querido lector, casi se está describiendo a la mayoría de la población de la sociedad actual y sin ser patológica aparentemente, todos estos son los cambios que ha sufrido la sociedad actual, pero en el paciente con TAP (trastorno antisocial de la personalidad), es mucho más marcado incluso hasta en una forma majadera de responder ante un estímulo externo, sin importarle las consecuencias que pueda tener en la sociedad o en repercusión en contra de esa persona; ejemplo al ir manejando usted se le cierra otro vehículo, inconscientemente claro, que ni cuenta dio, el enfermo con TAP, al que usted se le cerró, responderá en una manera muy agresiva, irá tras usted que se le cerró, lo alcanzará, y casi se lo querrá comer, incluso golpearlo, sin importar el tipo de daño o lesiones que le genere, y sin importar si en su persecución chocó o lesionó a alguna persona, eso a él no le interesa, él cumplió su objetivo final, alcanzar a quien le faltó el respeto y lo humilló al cerrársele con su vehículo, aunque haya sido inconscientemente, él tiene que se le cerró y tiene que pagar.

Percibe como esa respuesta es por demás exagerada y que conlleva romper con varias reglas desde urbanidad hasta de buen comportamiento, ambas situaciones que no le interesan a este tipo de pacientes, cambios de respuesta a los estímulos externos que se ven desde los 15 años, baja tolerancia a la frustración, son ambiciosos e independientes, llegan a usar frecuente el engaño y la mentira para conseguir sus objetivos.

Un estilo de vida sumamente inestable, por complicaciones en su trabajo constantemente, del cual es despedido fácilmente, su vida familiar nunca es bien llevada, siempre es agresivo y generalmente le pega a su familia, sea hombre o mujer, se supone una alteración frontal en los neurotransmisores en estos pacientes, que hacen que desarrolle esta personalidad, que crecen en una familia con imágenes paternales poco eficaces o casi nulas, desarrollan ese tipo de personalidad con padres altamente permisivos, pero también se presenta con padres sumamente hostiles, así que el entorno familiar será clave para la aparición de estas patologías, aunado a un medio social también difícil y agresivo, harán un caldo de cultivo perfecto para el desarrollo de una TAP.

Gracias por leer este artículo.