Ley de voluntad anticipada

0
524

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Esta ley se refiere A cuando un ser humano al estar fiscalmente sano y dentro del uso adecuado de sus facultades mentales, decide anticipadamente el plan que tiene en relación con su salud, con su cuerpo y sobre todo con su vida.

De aquí toma su nombre, como voluntad anticipada, adelantándose a la posibilidad de que en algún momento más adelante en el tiempo, no pueda hacerlo.

Aquí juegan un papel sumamente importante las preferencias de cada individuo, las decisiones que haya tomado en su vida, su nivel cultural y también sus creencias religiosas.

Muy parecido en su formato legal con un testamento, solo que en el testamento indica cómo han de disponerse los bienes de una persona al morir, y en la voluntad anticipada, nos indica qué hacer con la vida y con su cuerpo, antes de morir, así como el tratamiento y hasta dónde llevar ese tratamiento al ya no poder continuar con una vida adecuada y digna, según las creencias de cada uno de los pacientes.

Esto facilita en mucho la toma de decisiones y determinaciones médicas, ya que al tener un formato armado de voluntad anticipada, serán pacientes que no aceptan ser sometidos a prolongaciones de la vida con respiradores, intubaciones, riñones artificiales, diálisis peritoneales y prolongación de la vida en forma artificial, prolongando la agonía, aumentando gastos y aumentando el sufrimiento para el mismo paciente y claro para sus familiares.

Al obedecer estas indicaciones ya formadas y establecidas en una ley de voluntad anticipada, estamos respetando la voluntad y, sobre todo, la dignidad de ese paciente que con antelación pidió hasta dónde debemos llegar con la medicina.

Como ese paciente ya grave o delicado no puede ya tomar sus decisiones, cae la responsabilidad en un pariente cercano de avalar que se obedezca su voluntad explícita y ya firmada en una ley de voluntad anticipada.

Varios estados de la República Mexicana ya lo tienen dentro de sus leyes como CDMX, Chihuahua, Zacatecas, pero el estado de Michoacán aun no lo ha implementado.

Actualmente se quiere llevar a una ley aceptada en todo el territorio nacional y lo está promoviendo el diputado Jorge Álvarez Máynez, mencionando que esta ley promoverá esa autonomía de cada individuo, así como la autodeterminación de decidir qué va a pasar con su vida y con su cuerpo cuando este ya curse una enfermedad incurable o esté ya en coma y hasta con muerte cerebral, con una total incapacidad de obtener una mejoría dentro de su padecimiento.

Sepa usted que un documento notariado como la ley de voluntad anticipada, le permite a usted a dejar en claro y totalmente en forma libre y consiente su decisión sobre la forma en que quiere ser tratado ante enfermedades terminales o accidentes. Puede llegar a permitir, en su caso, una muerte digna, la llamada en medicina ortotanasia, con solo otorgamiento de medidas médicas paliativas, disminuyendo el dolor y el sufrimiento, administrándoles soporte emocional y espiritual en pacientes terminales.

Evitará esa clásica obstinación médica de mantener vivo a un ser humano con solo ver que le late el corazón, aunque su mente y su cuerpo estén ya muy dañados, para evitar la prolongación exhaustiva de la etapa terminal de un paciente.

Para tener un valor legal absoluto debe ser escrita y firmada frente a un Notario Público y debidamente legal en su autenticidad. Cuando no se hizo este escrito de ley de voluntad anticipada, existen otras figuras legales como la nominación de un tutor legal, como en Jalisco, donde se permite que un familiar y/o amigo pueda tomar las decisiones que el enfermo ya no podrá tomar. De suma importancia para cortar con la vida prolongada artificialmente, para la donación de órganos y el ceremonial funerario.

Una ley que cada día toma más fuerza en las sociedades actuales por la necesidad de permitir morir con dignidad. Aun nuestra sociedad no está preparada, el área médica igual aun no preparada, se nos enseñó a alargar la vida a toda costa y somos tan ostensiblemente obcecados que llevamos una vida a prologarla ya sin la posibilidad de alguna recuperación por mínima que sea, se abordan puntos sociales, puntos religiosos puntos morales, todo, recuérdalo, una vida es una vida, pero hasta para partir hay que hacerlo con dignidad.

Gracias por leer este artículo.