Salir de la depresión 2: Pasos por seguir

0
116

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

En esta segunda parte continúo explicándote los pasos que deberás seguir para salir lo más pronto posible de esa fase de depresión que quieras o no te está afectando tu vida diaria.

  • Trabaja en aprender a decir “NO”: Vengo para que me prestes tu secadora, deberás tener todos los arreos, para poder decir “No, no, te la puedo prestar porque la estoy usando”, y no sentirte mal, recuerda que a esa gente no le mortifica si tú la usas o no, ella querrá resolver su problema, valiéndole un cacahuate si eso a ti te genera algún inconveniente, tú no debes permitir que eso suceda, si lo permites, vivirás resolviendo todos los problemas de la humanidad menos los tuyos. Puse el ejemplo de la secadora, pero esta situación se repite con muchas cosas y sobre todo lo que a ti te pertenece, si lo trabajas bien y aprendes a decir “No” serás asertivo, y esta asertividad evita en mucho llegar a una depresión.
  • La depresión entra en un organismo poco a poco, deberás imaginarte con una armadura lo suficientemente resistente para que evites que entre a tu organismo una depresión, que rebote sobre esa armadura que tú irás tejiendo con valor, coraje, disciplina, resistencia, y sobre todo, ganas de vivir bien, se te presentarán altibajos, y en esos bajos es donde deberás aplicarte para salir de ellos y mantener un estado emocional que no te afecte en tu vida diaria, la vida es corta, solo Dios sabrá qué tiempo podremos vivir sobre esta faz de la tierra, y vivir con una depresión será perder minutos, horas y hasta días, por no decir meses o años, hundidos en una depresión que te impida ver lo maravilloso que es amanecer día a día, oír cómo esos pajarillos chiflan, cómo el sol, aunque sea mucho en nuestra zona de vida, acaricie tu cara y te permita sentirlo, fuerte sí, mucho calor sí, pero estamos bien, estamos vivos y podemos decidir qué vamos ha hacer, esta parte la llamo yo la etapa de la armadura, ponte tu armadura y entre más dura te la hagas, menos te afectará la depresión.
  • Sí tenderas, ocasionalmente a deprimirte como todo ser humano sano, pero deberás tener valor y aprender a tolerar y a aceptar esos estados emocionales, aunque sean malos, negativos o te generen tristeza, y lo mejor aun cambiarlos por positivos, esta será una gran ventaja ante las difíciles situaciones que te vaya planteando la vida, ya que serás difícil presa de la depresión, a esto le llamamos en medicina Inteligencia Emocional, hoy día gran número de terapeutas le dan un valor muy alto a esta capacidad de resolución de las problemáticas cotidianas. Esta parte de la emoción de un ser humano se está tratando con más énfasis para mejorar el estado de adaptabilidad a situaciones extremas y difíciles para los seres humanos. Fomentando la Inteligencia Emocional.
  • Para vivir plenamente, tarde o temprano deberás sentarte solo, en un rincón, y pensar y sobre todo relajarte, respirar hondo y mantenerte con la mente en blanco, tal vez hasta sin pensar, solo relajando tu cuerpo y tu mente con el solo objetivo de resetear tus ideas, tus energías y tu fortaleza interna, a esto, querido amigo, le llamamos aprender a relajarte y realizar meditación, muy en boga actualmente, junto con el yoga, la meditación y la alimentación sana han sido preconizados por los grandes pensadores mundiales, desgraciadamente no lo tenemos por costumbre, es más, hay quien piensa que sea una pérdida de tiempo y prefieren sentarse a ver la TV, cada día más promovemos en medicina la meditación y la relajación, no necesariamente que se abrace el tipo de religiones que las practican, sino que se realice la meditación y la relajación como una actividad personal, diaria y que debería ser parte del componente de un ser humano en su comportamiento diario. Esto le traerá más calma y más posibilidades de realizar sus actividades mucho más tranquilo y tomar mejores determinaciones y decisiones, podrá pelear adecuadamente contra esa irritabilidad, angustia e impaciencia que muchas veces le ha llevado a tomar decisiones no del todo adecuadas.

Como ve, querido lector, fácil no es pelear contra la depresión, lo que sí es fácil es ir armando todas estas recomendaciones para que el día de mañana no sea preso de una depresión.

Gracias por leer este artículo.