Transgénero

0
98

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Palabra muy de moda y que conlleva un peso sumamente importante, sobre todo en la época actual, en que esta es una realidad y no meramente una palabra en el diccionario, donde ya personas han sido sometidas a tratamientos de tipo hormonal y hasta incluso cirugías, con el objeto de dejar de pertenecer al sexo con el que nacieron y tomar por decisión propia el sexo contrario.

Este término nos determina a un ser humano que, por su decisión, se ha realizado tratamientos hormonales y quirúrgicos con el objeto de tener la apariencia física y general de una persona del sexo opuesto, desarrollando un género auto percibido y esto, querido amigo, no solo es tomar la decisión de ser del sexo opuesto, sino todo lo que acarrea, los tratamientos hormonales, con el costo económico y social y todo esto desde una muy temprana edad, y posteriormente del tratamiento hormonal, someterse a los procedimientos quirúrgicos para poder considerarse una persona transgénero.

Adecuar su cuerpo y forma de vida, todo desde sus relaciones sociales, la vida de pareja, sus objetivos de vida, su aspecto físico, sobre todo anatómico, hasta estar de acuerdo con la percepción mental del sexo que prefiere, no el que la naturaleza le brindó.

Es una minoría y hasta hace 60 años era una mera suposición o un intento por hacerlo, hoy día con los avances hormonales, y quirúrgicos esto ya es una realidad, de aquí que ya estén surgiendo en todos los ámbitos, políticos, sociales, deportivos, artísticos y hasta en concursos de belleza, personas transgénero.

Siempre ha existido. En 1910 los psiquiatras acuñaron un término llamado travestismo, y se inició una lucha social, política y hasta médica por explicar esta tendencia sexual, ya para 1953 aparece el término transexual, y se inicia a sugerir el uso de hormonas del sexo contrario para hacer más real esa tendencia pero con un inicio lento, progresivo y hasta agresivo al principio, y se sabe que el primer procedimiento transexual o transgénero actual fue en 1912 por Hirscfeld y muchos más, pero que nunca salían a la luz pública, el mundo y la sociedad no estaban preparados para una noticia tan brutal y abrumadora de cambio de sexo de un ser humano.

Elinar Mogens Wegener, pintor danés en 1930, solicitó al propio Dr. Magnus Hirscfeld que lo operara para una operación de transgénero y que desgraciadamente falleció por las secuelas postquirúrgicas de ese procedimiento, hasta ese entonces aun sin experiencia quirúrgica, hecho que dio pie a una película sobre el pintor danés.

En 1952 se tiene como fecha del primer procedimiento exitoso de un cambio de género, un exsoldado americano, George Jorgensen, que cambió de nombre a Christine, mujer del año 1954, en un equipo multidisciplinario, psiquiatra, endocrinólogo y dos cirujanos realizaron el cambio de género.

Por mucho tiempo se consideró un problema de tipo psiquiátrico y tratado como tal, incluso algunos psiquiatras estaban en contra del procedimiento de cambio de género.

Ya existen muchos casos en el mundo, el último, la concursante del certamen de belleza española, que competirá siendo transgénero, pero esta Thomas Beatie que, en 2011 denominado el “Orgullo de Estocolmo” mujer transexual a hombre, que resultó embarazado y dio a luz a tres hijos.

Con el tiempo se dejó de ver como una patología, se integró a la vida diaria y ya en universidades europeas, en las facultades de medicina, ya existen las materias en endocrinología para cambio de género, al grado que ya no se considera una patología médica.

Ya existen protocolos bien establecidos multidisciplinarios, en los que un ser humano de un sexo puede aspirar a cambiar el sexo del nacimiento  al opuesto, y la ciencia y el área psiquiátrica no solo lo apoya sino que le facilita a esa persona su procedimiento total, desde lo hormonal hasta lo quirúrgico, sobre todo en Europa, Dinamarca, países bajos, Holanda, y ya se inicia el tratamiento en América, el 18 de junio del 2018 se sacó la transexualidad y el transgénero de las patologías psiquiátricas, para dejarlo como un trastorno de tipo sexual, solamente así, que ya no es considerada una patología.

Gracias.