Manejo actual del hígado graso

0
111

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Fue hasta los años 80´s, del siglo pasado, en que ya se tomó al hígado graso como una entidad nosológica (cuadro clínico característico) ya fuera digna de ser estudiada y manejada. Fue el Dr. Ludwin, que incluso le acuñó el nombre de HGNA (Hígado Graso No Alcohólico), y todo porque se observó, sobre todo en mujeres de cierta edad arriba de 45 años con sobrepeso que presentaban lesiones hepáticas compatibles con la fibrosis causada por el alcohol en el hígado, pero la diferencia es que estas pacientes no eran alcohólicas, ahí se pudo detectar que era la grasa la que desencadenaba este tipo de lesión en el hígado, y que desgraciadamente lleva a una cirrosis hepática a estas pacientes pero sin ingerir alcohol.

La gran mayoría de estas pacientes, hasta un 50 al 70 % de ellas, quedará en una esteatosis hepática, y será un curso totalmente benigno, pero el restante 30 % pueden llegar a desarrollar una cirrosis hepática, y el 1 % hepatocarcinoma, mediante una oportuna intervención se puede revertir completamente esa esteatosis hepática, recordando que la esteatosis hepática es un componente del síndrome metabólico que presenten estos pacientes y que desgraciadamente para ellos se presentarán con diabetes mellitus, hipertensión arterial, así como obesidad y sobrepeso, de aquí que debe ser el tratamiento integral e individualizado, y de esta última aseveración es donde se estriba el tratamiento para cada paciente de estos, totalmente independiente y de tipo individual, no se ha logrado estandarizar un tratamiento único.

Se entiende ahora mejor la fisiopatología del hígado graso, de aquí que los pacientes con HGNA y que tengan una enfermedad agregada desarrollada por el síndrome metabólico, deberán recibir tratamiento, y a los pacientes con esteatosis hepática tratamiento más enérgico y aquellos pacientes que tengan alteraciones en las pruebas de función hepática, valorar el tratamiento que debe ser instituido, todos estos tres grupos de pacientes deberán recibir tratamiento médico, higiénico y dietético para revertir lo más que se pueda ese hígado graso.

Aquí le menciono el manejo:

Inicia con dieta, menos grasas y también de los carbohidratos, eliminar alimentos procesados y bebidas con fructuosa, y usar grasas polinsaturadas, omega 3 y omega 6, y productos antioxidantes, como ejemplo de dieta se maneja la dieta mediterránea, reducir el peso mínimo 5 %, pero si se puede más mucho mejor.

Ejercicio. Es hoy por hoy el componente más efectivo para reducción de grasa en el hígado, se recomiendan 200 minutos de ejercicio a la semana y mantener la frecuencia cardiaca en un 60 a 70 % de frecuencia cardiaca máxima, de acuerdo con la edad del paciente. ¿Cómo sacar la Frecuencia Cardiaca Máxima?  A 220 réstele su edad y eso será el 100 % al que no debe llegar porque es peligroso.  Ejemplo: 220 menos 30 años, será 190, su 100 por ciento, maneje un 60 0 70 % de su frecuencia cardiaca, dándole seguridad, y si lo hace por el mayor tiempo posible, su salud cardiovascular mejorará y retirará gran cantidad de grasa de su cuerpo.

Medicamentos. No existe un producto aun aprobado para reducción de grasa, se mencionan fármacos anti-obesidad, orlistat, mejora, pero no es permanente y debe ser seguido por dieta muy estricta, los inmunosensibiliadores, como la metformina, pioglitazona, cuyo objetivo es disminuir y mejorar el síndrome metabólico haciendo que la movilización de Lípidos y carbohidratos sea mejor.

Antioxidantes. Encabezada por la vitamina E, mejorando la esteatosis hepática, disminuyendo las aminotransferasas, mejorando la esteatosis, pero desgraciadamente se vio un incremento en la mortalidad general al aumentar el uso de vitamina E, por hemorragia cerebral, cáncer de próstata, de aquí que se reserve la vitamina E solo para casos muy avanzados.

Se debe tratar adecuadamente el padecimiento que tenga el paciente con esteatosis o hígado graso ya sea diabético, hipertenso o con dislipidemias, esa patología se debe tratar inicialmente.

Existen nuevos medicamentos que han mostrado ser efectivos en el manejo del hígado graso, la Silimarina, el ácido obeticolico y la vitamina D, todos ellos aun no han demostrado su efectividad, pero son de gran ayuda para el manejo de estos pacientes, que hoy por hoy cuentan con un pronóstico mejor que el que había antes.

Gracias.