Conducta 2, pacientes difíciles

0
595

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

A esos pacientes que se les han ordenado estudios y radiografías y te cuestionan que ¿para qué? Que son muy caros, que no tienen dinero para eso, pero sÍ tienen recursos para otras cosas, valoran más lo material que su vida o su salud, no compran medicamentos de patente buenos, los de mejor calidad, comprando los más económicos, ah, pero en el momento de ir a beber alcohol, sí compran el de mejor calidad, la ropa y zapatos los más caros o los de moda.

¿Dónde hemos fallado como médicos, como sociedad? si la conducta en general es ahorrativa, sí está bien, hay que ahorrar, pero no en la salud.

Ven al sistema de salud como el proveedor, y van a consulta a urgencias por una gripa, saturando los servicios, haciendo más débil un sistema de salud, que casi nació tronado, analicemos si un paciente hoy diabético hubiera entendido y hubiera llevado su dieta, hubiera hecho ejercicio, hubiera acudido a su cita anual con su médico, hubiera también prevenido la llegada de la diabetes, pero no solo eso, su descuido va más allá y ahora es hipertenso, no lleva ni su manejo y ni su dieta y para colmo trae el colesterol y los triglicéridos elevados, deberá tomar de entrada de tres a cinco medicamentos y si le indican además los antiagregantes plaquetarios, ya estará tomando hasta ocho medicamentos, el paciente no lo comprará, irá a un servicio de salud social, llámesele como se le llame, y los gastos para esa institución serán exorbitantes, ya que no es solo un paciente, son miles, y si no es que millones.

Tome la partecita que le toca y hágala, no defiendo al sector salud, solo le digo lo que usted pudo haber hecho y evitar el uso de todo ese medicamento, no por ahorrar, no por no gastar, sino por su calidad de vida y mejorar su esperanza de vida.

Muy cruel ese análisis de vida, pero muy real, hoy día la diabetes, la hipertensión, la elevación de colesterol y los triglicéridos, son con mucho los padecimientos más comunes en la época actual de vida, debemos crear conciencias, para cuidar más a esta humana naturaleza, convencernos no de someternos a superdietas, sino pensar en hacer solo cambios pequeños pero reales y progresivos, le pondré un ejemplo, el de la dieta, sabemos que el exceso de pan, tortillas, refrescos, quesadillas o súper quesadillas llamadas mixtas, siendo la versión mexicana de los súper tamaños gringos, todo esto en exceso, nos hacen daño, nos suben de peso y nos harán tarde o temprano diabéticos, le sugiero disminuyamos las cantidades que habitualmente ingerimos, te comes 10 tortillas, poco a poco disminúyelas, come 8 hasta llegar a máximo 4, te tomas un refresco de cola de 600 ml dos veces al día, disminúyelo (si te digo que tomes 1,200 ml, de agua no la querrás).

Lo mismo con el pan disminúyelo, es de esperarse que los primeros días te sientas débil, cansado, con cierto dolor de cabeza, un poco débil y aflojerado, pero tu sabio cuerpo, mucho más sabio que nosotros mismos, se acostumbrará y habrás logrado disminuir la cantidad de calorías que comes diario, si le agregas un poco de ejercicio, amiga, amigo, estará en vías de bajar de peso y lograrás alejarte de la diabetes, la hipertensión y todas las enfermedades crónico degenerativos.

Como paciente, usted tiene derechos, se los brinda la constitución misma, pero también tienen obligaciones, obligación de cuidarse, obligación de informarse, obligación de acudir a sus consultas, pero no lo hacemos, ni usted ni yo, nunca es tarde para iniciar, nunca debemos darnos por vencidos y dejar que el gusto y el paladar le ganen a nuestro sentido común, que aquí es más común que sentido, y lograr comer mejor, venzámoslas esas ganas de seguir comiendo, cuando en realidad ya no se quiere, coma su ración y párese de la mesa, párese y haga algo, leer, escribir, caminar, no se siente a ver la tele, querrá comer más, haga esos cambios poco a poco, no se presione y no haga los cambios muy bruscos, solo hágalos, y en poco tiempo notará su progreso, no se desespere, los cambios serán paulatinamente, no pueden ser bruscos o muy rápidos a no ser que se haga diabético o adquiera un cancer, bajará mucho de peso, pero esa forma no es la ideal.

Ve cómo el asistir a su consulta en su horario, en su cita, llevando su tratamiento completo, y más aún, llevando su dieta adecuadamente, lo harán vivir mejor y muy aparte de esto, usted verá cómo hasta su aspecto psicológico mejorará, porque estará más seguro de sí mismo, ya que pudo dominar algo que antes no podía, y el éxito será absolutamente suyo, se verá más joven, más sano, usará mejor ropa y podrá lucir un mejor cuerpo, pero su salud será la beneficiada.

Gracias.