“A serenarse”, llama regidor perredista a alcaldesa y síndico

0
97

Al considerar que la decisión asumida por parte del cabildo de este municipio, de revocar la facultad dada en septiembre pasado al síndico municipal de otorgar poderes a abogados para la defensa de los interese del ayuntamiento, descansa en la interpretación de la ley, Oscar de la Peña Carmona llamó al órgano de gobierno y los principales actores del gobierno, “a la serenidad” y a entablar más dialogo entre ellos, antes de la confrontación estéril.

El regidor perredista al abstenerse de votar sobre esta medida, dijo que esta controversia debe ser superada y encontrar el sentido de la ley que da a cada actor una responsabilidad y una función en la administración.

Más tarde, señaló que la ley orgánica municipal vigente es clara en cuanto a las atribuciones de cada integrante del órgano de gobierno y la integración de las comisiones.

De acuerdo a la misma, el artículo 49 da al Presidente Municipal la representación del Ayuntamiento y la ejecución de las resoluciones del mismo, así como las atribuciones, de celebrar convenios, contratos y en general los instrumentos jurídicos necesarios, para el despacho de los “asuntos administrativos” y la atención de los servicios públicos municipales.

Ahora bien, agregó, el artículo 51 de la misma ley, que se refiere a las atribuciones y obligaciones del síndico, le da  la responsabilidad de representar legalmente al municipio, en los litigios en que éste sea parte y delegar dicha representación, previo acuerdo del Ayuntamiento.

Luego entonces, y a la luz de lo señalado, mientras el congreso del estado no modifique este contenido, la representación legal corresponde al síndico y en aquellos abogados que considere y que sean avalados por este órgano de gobierno.

El problema de fondo no tiene que ver siquiera con la representación legal, o con los resultados de la representación legal. Tiene que ver con la interpretación de la ley.

Por ello, de manera respetuosa, dijo, y en vista de que estos desacuerdos y desencuentros comienzan a tener impacto en la buena marcha que debe observar la administración, hizo el llamado para que en la serenidad del diálogo pudieran, las cabezas más representativas del órgano de gobierno, encontrar las coincidencias que permitan reencauzar los trabajos a que estamos obligados.

No hay aquí, dijo, quien apueste a la ingobernabilidad, ni hay quien quiera hacer el trabajo que le corresponde a otro. Cada quien tiene sus tareas, acotó.