CABILDO DE LC DESCONOCE LA LEY; PONE CONTRA LA PARED AL MUNICIPIO: SÍNDICO

0
2068
Los desencuentros al interior del cabildo y de la administración municipal, siguen ensanchándose cada vez más que hasta parecen darle dolor de cabeza a la alcaldesa María Itzé Camacho Zapiain, mientras el síndico planea su defensa.

* Los nuevos representantes jurídicos de la presidencia municipal carecen de personería jurídica y ello puede provocar que los tribunales no los admitan como parte en los juicios y estos se pierdan, afirma el síndico Miguel Ángel Peraldí.

Por Rafael Rivera Millán

El gobierno municipal como tal, corre el riesgo de sufrir serios reveses en los tribunales laborales, administrativos o judiciales, luego de aprobar la revocación de mandato a tres abogados, por las pugnas internas que hay entre la alcaldesa Itzé Camacho y el síndico municipal Miguel Ángel Peraldí Sotelo, y por acuerdo de Cabildo facultar para que representen a la Presidencia Municipal a a cinco nuevos abogados y a un contador público, lo que representa también ir en contra de la promesa de campaña de la alcaldesa, de reducir la nómina, pues da de baja a tres personas e ingresa a seis.

Ayer por mayoría de 10 votos, dos abstenciones y dos en contra, le fue revocado el mandato que en septiembre pasado se otorgó a los abogados Alejandro Oregel Galeana, María Figueroa Izazaga y Francisco Coria Lemus, y en su lugar se nombraron a seis personas, cinco abogados, según se dijo, Miguel Ángel Venegas Curramos, María Isabel Ceja Linares, Santiago Magallón Higareda, Javier Calderón Hernández, Catalina Ávila Torres y el contador público Jorge Jiménez Cruz, engrosando así la nómina, contrario a lo que en campaña pregonó la alcaldesa que la iba a adelgazar.

En la discusión del punto de la orden del día, el síndico primero señaló al cabildo que la convocatoria estaba mal, porque solo se decía que se sometería a su consideración la revocación de mandato, pero nunca se explicó ni las razones ni a quien se proponía, lo que dio pie también para que el regidor de Morena, Mario Adrián Pérez Ibarra, a la hora de votar lo hiciera en contra, porque tomando en sus manos la convocatoria, dijo que no bastaba con eso, que a él no le habían dado a conocer el curriculum de las personas a las que debía otorgarles poder para ser representantes de la presidencia municipal.

Peraldí Sotelo expresó que “Yo como síndico soy el único facultado para otorgar poderes, en nombre y representación del municipio, esa facultad está bien clara en el artículo 51 fracción octava 8 de la Ley Orgánica Municipal, más sin embargo en ninguna parte van a encontrar que establezca que el presidente municipal puede otorgar poderes en nombre del ayuntamiento.

Ahora con el debido respeto porque además Horacio (el secretario del ayuntamiento) conoce la materia, la revocación de los mandatos en los términos del Código Civil artículo 1450 establece que el mandante puede revocar el mandado cuando y como le plazca, en este caso el mandante es el municipio y el municipio lo represento yo y no es mi deseo revocar ningún mandado ni otorgar más mandatos.

Luego entonces con el debido respeto, este cuerpo colegiado carece de facultades para revocar mandatos porque no está establecido en la ley”, puntualizó.

Así, por más que el síndico les explico lo que la Ley Orgánica Municipal establece en cuanto a quien es representante del ayuntamiento y quien del municipio, y que la ley lo faculta a él para otorgar o revocar el poder, y que en este caso, no era su decisión revocarle el mandato otorgado a los tres abogados en cuestión, el secretario del ayuntamiento, Horacio Ramírez Pérez, a indicación de la alcaldesa, puso a votación su propuesta, la cual fue aprobada por mayoría de 10 de los 14 votos posibles.

Así, tras aprobarse el punto, con dos abstenciones, la de los regidores del PRD, Oscar de la Peña Carmona y del PT Gustavo Morales Cervantes y dos en contra, el del síndico Miguel Ángel Peraldí Sotelo y del regidor morenista Mario Pérez Abarca, al término de la sesión, en entrevista, el síndico señaló que dichas personas carecerán de personería jurídica y su primera prueba de fuego será el emplazamiento a huelga que ha hecho el sindicato de trabajadores al servicio del ayuntamiento, por lo que cabe la posibilidad de que en todos los actos en los que ellos participen, los tribunales no admitan su personalidad y el gobierno municipal perderá irremediablemente los juicios.