Infección de vías urinarias superiores. Pielonefritis

0
1974

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Infección de las vías urinarias superiores, o también llamada pielonefritis, son infecciones en el riñón y en la pelvicilla renal, se trata de una infección muy común, más de lo que nos imaginamos, y que desgraciadamente si no es atendida adecuadamente, dejará muchas secuelas y problemas muy serios en los pacientes, pudiendo llegar a generalizarse una infección de estas (septicemia).

El cuadro de una pielonefritis inicialmente es a veces imperceptible, incluso pudiera pasar desapercibido, pero eso sí, cuando se presenta el cuadro clínico clásico, es sumamente ruidoso, ¿por qué? por el dolor, el dolor es sumamente intenso y es localizado en la fosa renal del lado afectado, la fosa renal se encuentra entre la costilla posterior y la cadera del mismo lado y al centro la columna vertebral, todo esto en la parte posterior del tronco del cuerpo humano.

El riñón de alguna manera se contamina, ya sea en forma hematógena, o sea interna por la circulación, o bien por contigüidad o ascenderte, siendo esta la causa más frecuente de una pielonefritis, cuando algo obstruye el flujo urinario, ya sea lito, piedra o una alteración urinaria, que afecta de la uro dinamia (forma de la eliminación de la orina), estancando esa orina y generando una infección que en forma ascendente llegará al riñón desencadenando este doloroso e incómodo cuadro clínico de una pielonefritis.

El agente causal más común en este tipo de infecciones es Escherichia Coli, bacteria gran negativa, común en el area urinaria.

El dolor en la fosa renal del lado afectado, aunado a una fiebre alta más de 38 GC, sudoración intensa, taquicardia, escalofríos, un importante ataque al estado general por el proceso infeccioso y la orina ocasionalmente sufrirá cambios, en ser desde una orina con leve piuria (orina con bacterias), hasta una franca orina con literalmente material purulento, hasta la presencia de sangre al orinar (hematuria).

Sabemos que algunos cuadros de pielonefritis son totalmente asintomáticos y se manifiestan solo por la bacteriuria tan franca y severa, este tipo de infección se presenta poco más comúnmente en pacientes diabéticos, y desgraciadamente esta infección en este tipo de pacientes es el foco de entrada para una septicemia, que no es otra cosa que una infección generalizada, una infección que está ya en todo el cuerpo.

Un 10 % de las septicemias son desencadenadas por una pielonefritis, haciéndose más común en la inmunodeficiencia, la diabetes, pacientes multitratados con múltiples antibióticos y medicamentos, al estar usando sondas de Foley, para drenar la orina, y que esta no se cambie adecuadamente cada 15 días, dejar de tomar agua y presentar un foco infeccioso ya sea en faringe o en oído, que hagan que por vía hematógena se contamine el riñón, desencadenando una infección renal severa.

El tratamiento es en base a antibióticos, generalmente de amplio espectro y en ocasiones hasta dos o tres antibióticos juntos con el objeto de cubrir adecuadamente esas bacterias que están ocasionado esa pielonefritis, lo más común es el doble esquema, dos antibióticos, con el objeto de erradicar por completo una infección tan agresiva y tan peligrosa para un ser humano. Ya una vez controlado el cuadro agudo deberá seguirse el manejo con antibiótico mínimo por 20 dias más.

El objetivo de alargar el tratamiento tanto tiempo es dejar ese riñón perfectamente sano y sin problemas de una reincidencia en su pielonefritis que haga que su cuadro se vuelva refractario.

Se deberá atacar el problema que desencadenó esa estasis de orina o la orina estancada que hace que el proceso infeccioso se esté reactivando constantemente, de aquí que debemos ser muy escrupulosos, en que al terminar el tratamiento médico se deberá realizar protocolo de estudio completo para evitar recidivas. El estudio clave es un urocultivo con antibiograma, y claro el cuadro clínico, muchas veces no podemos contar con un cultivo de la orina que nos marque el agente causal y tampoco nos puede proporcionar el antibiótico al que es susceptible dicha bacteria, en esos casos se deberá dar manejo médico con antibiótico en forma empírica, de ahí que se deba pensar en un antibiótico de amplio espectro como es el caso de un aminoglucósido y un betalactámico combinados, si el estado de alergia del paciente lo permite.

Quiero recordarle que una pielonefritis, será hoy por hoy una urgencia médica grave, ya que está en juego, primero, la función renal del riñón afectado, y que un 10 % de esos pacientes pueden llegar a presentar septicemia o un absceso perirrenal que se verá complicado ya con las bacterias anaerobias que son altamente peligrosas, están al acecho y se pueden agregar a esta infección fácilmente.

Gracias.