ALARMANTE INCREMENTO EN DELITOS CIBERNÉTICOS

0
794
Rafael Santos Luciano, Enlace de la Dirección de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la SSP, durante la plática que sostuvo ayer aquí con representantes de medios de comunicación sobre los delitos de extorsión, secuestro express y cibernéticos.

* Tecnologías hacen vulnerables y víctimas de ciberdelitos, a los jóvenes, principalmente: SSP.

Por Francisco Rivera Cruz

La delincuencia organizada no duerme y ahora orientada a los delitos cibernéticos ha creado una industria que le genera ingresos por miles de millones de pesos “que no se acaban de calcular”, se indica a jóvenes estudiantes en “Escuelas comprometidas por nuestra seguridad”, charla creada por la Secretaría de Seguridad en Michoacán.

De acuerdo a las líneas de la información que se maneja en el tema, es tanta la actividad de los delincuentes que se calcula más de un millón de víctimas al día en el mundo, lo que equivale a 14 afectados por segundo. Y los números cada vez son mayores.

Al remarcar que las principales víctimas son los jóvenes, se indica que los delitos van de los agravios al robo de personalidad, pasando por acoso, amenazas, pornografía, derechos de propiedad intelectual, trata de personas y el fraude.

Los jóvenes, son altamente vulnerables, lo que se atribuye, al contacto y supuesto dominio de las nuevas tecnologías, estar ávidos de experiencias y aceptar retos virales, pero sobre todo, por revelar en las redes sociales aficiones, lugares de compras y visitas, círculos de amigos y sus ubicaciones.

Sin la anterior información que muchas veces se revela por sí mismo, por familiares, amigos y compañeros de cursos o viaje, los delincuentes estarían limitados para actuar, y resulta que hay sistemas electrónicos que identifican a una persona por su rostro y las redes sociales las comparten.

“Escuela comprometida por nuestra seguridad” está en las acciones de la Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, y se intensificó en la región de Lázaro Cárdenas al descubrirse que jóvenes estudiantes realizaban funciones de halconeo forzado.

Ante la cámara habían realizado algún acto o revelado alguna información, con la cual a cambio de no difundir, los obligaban a reportar información de personas u objetivos de interés para los delincuentes.

Con las charlas, que se indica han llegado a todos los planteles de nivel medio superior y superior, se alerta a los estudiantes que las redes sociales no son seguras porque ignoran la real personalidad de quien está del otro lado, siempre con un perfil falso, si lo que persigue no es precisamente tener un amig@.

Se orienta que para evitar ser víctimas de delitos cibernéticos nunca se proporcione el número telefónico o datos de identificación, y aunque para compras en internet se ocupa dar nombre, dirección y medios de contacto, se debe desconfiar en quien solicite por ejemplo número de afiliación a los servicios de seguridad, el RFC o la CURP.

Se orienta también que los medios para apropiarse de información, además de las redes sociales, son el hacking, consistente en acceso de manera remota al ordenador sin autorización o sin que el usuario víctima lo sepa.

Otra vía es el phishin, por el que una persona o empresa se gana confianza mediante el correo electrónico, mensaje instantáneo y las redes sociales. En este caso logran que se les revelen datos personales o familiares, bancarios, credenciales de servicios y otros.

Y malware, consistente en un software o dispositivo que una vez instalado en el sistema de la persona objetivo, espía sus acciones y sustrae datos que lo hacen vulnerable a extorsiones o robos.

Se insiste que la mayoría de los delitos ocurren a partir del exceso de información personal que se detalla en las redes sociales, no sólo por la víctima, sino por la familia y el círculo de amigos.

Se dedica especial atención en señalar que en internet hay información en cantidades insospechadas y sobre cualquier tema, pero también peligros mediante recursos varios, como spam, gruner, sexting y muchos más.

Cualquier delito de este corte o situación de sospecha, se puede reportar a la Policía Cibernética, marcando 01-800-440-36-90 y 01-800-737-48-42, o bien al 911.

Los delitos a partir de los sistemas electrónicos han crecido vertiginosamente, tanto que cada vez son de mayor dominio conceptos como delincuentes cibernéticos, ciberdelitos, ciberacoso, ciberdelincuencia, policía cibernética y muchos derivados o parecidos.