Serenidad

0
259

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Acto de estar sereno y estar sereno es cuando una persona está tranquila, calmada, sosegada, sin agitaciones y, sobre todo, nada nerviosa, a los embates de la vida diaria, sin importar qué tan agresivos y fuertes sean, así la serenidad será mantener y/o estar sereno siempre o la mayoría del tiempo.

Así tenemos que si lo aplicamos al comportamiento humano, una persona serena siempre la veremos asociada a alguien que reacciona o se comporta de una manera racional y sobre todo templada en todo momento e incluso en horas y días que se verá muy presionado, la serenidad le permitirá responder adecuadamente a cada estímulo, por muy fuerte o desequilibrante que este sea, se trata de un ser humano que no se deja llevar fácilmente por sus impulsos y/o sus emociones.

Y lo contrario de estar sereno es una persona que se desespera fácilmente y sus respuestas a ese o los estímulos son totalmente inadecuadas y desproporcionadas, haciendo que él y las personas que están a su alrededor vivan en un constante estrés y enojo casi permanente.

¿Qué nos lleva a tener un carácter sereno, a mantener la tranquilidad bajo cualquier situación? Qué buena pregunta, es tener la fortuna de alcanzar una calma mental, que te permita sostener esa calma, aunque la situaciones externas sean por demás adversas, te deberás entrenar en temple, en paciencia, en respiraciones profundas, en lograr que las agresiones o las situaciones externas no te dañen, por más agresivas que estas sean, entender que un estímulo que te llega deberás controlarlo y evitar que este estímulo rompa tu serenidad, y que te hagan sustituir esa calma por ansiedad, frustración o tristeza, debes evitar que sean reemplazado en tu mente y en tu pensamiento la serenidad por otro sentimiento que te haga perder los estribos y explotes, iniciar a darle valor a las cosas y verlas con el justo medio, no darle mucha importancia a situaciones o cosas que no deberían tenerla, ejemplo, disgustos con vecinos que no lo llevarán a nada, solo a pleitos entre vecinos y usted perderá esa serenidad, moraleja no pierda la calma, ya que puede afectar hasta su salud, no explote por cosas sin importancia, trate de realizar actividades que le puedan fortalecer su carácter, que le ayuden a quitar presión a esa olla exprés, que es la vida, evitar una rutina fatigante, cambie el orden de sus actividades, haga lo necesario para encontrar esa paz interna, nadie se la dará, nadie se la regalará y mucho menos nadie lo hará por usted, eso lo tendrá que hacer usted personalmente, llegando a alcanzar esa paz interna podrá resolver cualquier problema sin llegar a sentir ni agresividad ni culpas por lo que haga, diga o deje de hacer, apóyese en el ejercicio, yoga, pilates, mindfulness, meditación asistida en redes sociales o hasta en You Tube, pero hágala, el directamente beneficiado será usted.

Algunas personas “son muy exigentes consigo mismas”, estas personas son tan exigentes con ellas mismas, que nunca permiten llegar a tener esa calma y ese asosiego que deben alcanzar al tener paz y tranquilidad, lo quieren todo tan perfecto, que nunca llegan a él.

Y al no lograr esa calma, al fallar esa perfección propia o en los demás, viven en una tristeza, rabia, frustración y sensación de fracaso permanente y llegan a ser lo que yo he dado en llamar “profetas de las desventura”, todo lo ven mal, todo está mal, y todo es en base a quejas y en base a rechazos, ese tipo de personalidades difícilmente llegarán a tener serenidad.

Un atajo para llegar rápido a la serenidad: Disfrute lo que haga, trabaje y disfrute su trabajo, haga ejercicio, coma rico, conviva con su familia y disfrútelos a todos y cada uno de los miembros de la familia, todos ellos son diferentes, con errores o sin errores es su familia, trate de bajar las expectativas en sus objetivos, a vivir bien, cómodo, sin excesos pero también sin lujos excesivos, igual y no los va a poder sostener mucho tiempo (en estos tiempos es mejor no hacerlo), y hable no para que le entiendan bien, hable para que no le entiendan mal, hable solo lo estrictamente necesario, no hable de más y no exponga su vida familiar a otras personas, primero, no les importa, y segundo, pasa información que no debería pasar, deje que las otras personas hablen, la serenidad se logra escuchando adecuadamente a las personas, no interrumpiéndolas, una cualidad muy difícil de adquirir, pero cuando logra obtenerla, lograrla conservarla y vivir con ella créame, que vivirá mejor y mucho más tranquilo.

Gracias.