Violencia

0
249

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Conseguir a la fuerza algo, dominando a alguien, imponiendo la voluntad o deseo de uno; a eso denominaremos violencia, con esto, le comento, querido lector, que la palabra violencia tiene variadas denominaciones, pero lleva como común denominador el mal trato, la fuerza para conseguir algo.

Y aquí es donde se ha desarrollado la aparición de los apellidos que se le ponen a la violencia, violencia de género, violencia familiar o doméstica, violencia femenina, violencia de raza, en fin, el calificativo que le quieran dar, pero siempre llevará como antecedente la violencia.

La violencia de género o violencia femenina, que es a la que quiero llegar en este artículo, es toda aquella violencia que se desata en contra del sexo femenino, ¿por qué? por eso, por ser femenino, mujer, por ser débil y aparentemente de fácil sometimiento, a este tipo de violencia se le ha estado dando mucho apoyo, dado que el número de víctimas está en ascenso en una forma impresionante y exponencial, por eso se ha tratado de hacer que la gente y los negocios apoyen a una dama sola y que solicite ayuda sin importar quien sea, el hecho es ayudarla y disminuir la violencia de género que ha desencadenado que la palabra feminicidio sea hoy uno de los delitos más comunes en diferentes lugares del país.

No solo hablaremos de una agresión física directa a una mujer; sino también incluyo ese daño físico, pero también el sexual, el psicológico, las amenazas, la coacción, la privación de la libertad, la discriminación, el sometimiento, la subordinación violenta y también el no administrarles seguridad, afectarles su libertad, su dignidad en público o en la intimidad, será considerado una acto de violencia de género.

Si alguna vez, hace 25 o 30 años, nos hubieran dicho que esto se iba a legislar o escribir para disminuir esa violencia de género, no lo creeríamos que en alguna sociedad, cualquiera del mundo se debiera escribir y legislar artículos y leyes, ya que deberíamos dar por asentado en todas las sociedades, el respeto a la figura de la mujer es una prioridad como sociedad y que desgraciadamente no es así.

La violencia la puede manifestar el agresor a la víctima, físicamente, esta es la violencia que puede ser vista por las demás personas, ya que deja marcas, huellas y cicatrices externas, desde golpes, mordidas, quemaduras, apretones, puñetazos y hasta patadas, algunas veces la agresión física se hace con objetos como cinturones, cables o cuerdas, y esto en la persona agredida dejará huellas o cicatrices que son incluso clasificados y calificados por médicos legistas, ya que están clasificadas en el código penal, pero aun así, los infringen a sus parejas, esposas, hijas, novias o amantes.

La violencia psicológica antecede a la violencia física, y va con amenazas, insultos, desprecio, vejaciones en público, humillaciones, comentarios soeces y hasta groseros, con una absoluta falta de respeto tendiente a una manipulación psicológica de poder sobre una persona dócil y de fácil dominio, provocando sentimientos de culpa e indefensión, permitiéndole a una persona supuestamente más fuerte o superior tener control sobre su víctima, que es donde inicia la violencia de género, usando la coacción con amenazas, manipulando la vida de esa persona que él dijo amar.

Violencia económica, se da al castigar a la pareja no administrándole lo elemental para vivir, o peor aun, obtener él, el dinero que ella genere en un trabajo y no proporcionarle nada, situaciones que se ven en la violencia de género, violencia sexual.

La violencia social, es muy común en nuestras sociedades, donde se limita a la pareja a tener contactos sociales con familiares, amigos, aislándola, limitando el apoyo social que se pudiera brindar, teniéndola persistentemente en su poder.

Se llega a justificar por los agresores o familiares de este agresor explicándolo como el resultado de un trastorno mental o del uso de drogas que le “vuelan el cerebro”, diciendo que ella se lo buscó, porque es masoquista, que por sumisa se lo ganó y que además es manipuladora, que él solo cumplió con su papel de hombre, achacan todo tipo de violencia femenina a estrés en el trabajo y a problemas económicos, y que ella se lo ganó ya que le despertó los celos, y que él no controla sus celos y por eso debió agredirla, pegarle y casi medio matarla, y que llegando a esa fase él ya no puede controlar sus impulsos, justificaciones que en ningún momento, como puede ver, querido lector, son justificadas, son solamente pretextos para poder agredir a una mujer, nada tiene que ver el nivel cultural, el nivel económico y en ocasiones ni el nivel académico, ya que la violencia se lleva en todos los niveles.

Otro de los factores que desencadenan una impresionante agresión a la mujer es la respuesta de cualquier hombre bajo el efecto del alcohol, eso lo empodera y según esto les da derecho de golpearlas y maltratarlas, nunca un error más garrafal que esto y que desgraciadamente en nuestra sociedad es más común de lo que usted imagina, todas las justificaciones de un agresor tratan de reducir la responsabilidad y la culpa de este tipo de individuos, y es donde la sociedad debe tomar el valor de prevenir y luchar para evitar la violencia de género. Gracias.