Vida espiritual

0
96

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

En esta época que es más material que espiritual, se ha disminuido esa vida espiritual, que para cualquier ser humano es imprescindible, la filosofía, la psicología, la medicina, el comunismo, las ciencias políticas, en fin, casi todas las conductas y disciplinas humanas en alguna parte de su contexto tienen como objetivo que un ser humano no crea en nada o exista duda de sus creencias.

Yo, en lo personal, siempre le sugiero a mis pacientes que tengan alguien o algo en que creer, muy importante en su vida espiritual, llámele como le llame, Dios, Jesús, Jehová, Jave, Alá, Madre Tierra, el sol, madre naturaleza, el ser humano requiere un ser omnipotente, que atraiga su fe, y ¿para qué sirve creer? Algunos padres no creen en nada y eso se lo transmiten a sus hijos, diciendo que los hijos decidan cuando ya estén grandes, un error garrafal, ya que las bases de la fe se asientan desde la infancia, y al no ver o no crecer en la fe, quedan con un vacío que será llenado por algún otro ente; y que mejor que la fe.

¿Por qué sirve creer?

Aquí le diré absolutamente mi opinión, usted debe tener fe para creer en algo, en alguien, ya que al creer en ese ser superior, tendrá fe; la palabra fe proviene de la palabra fides, del latín, que nombra a aquello en lo que uno cree, esa sensación de certeza que exista algo que no ve. Esta definición de fe, en algún momento en la vida, que desgraciadamente va a llegar, que nos atore en algo, dinero, salud, enfermedad, tendré que elevar mi mirada al cielo y clamar para que esa situación o problema sea resuelto a mi favor y deje de apesadumbrarme, y si es resuelto, daré gracias y trataré yo de hacer el bien a alguien, pero he aquí lo importante, al suceder eso, el caído voy a ser yo y para poder pararme ocuparé la fe y entender lo que es la fe, ya que deberé creer en mí, y si no tengo fe en algo o en alguien, cómo voy a creer en mí para hacer las cosas, así fortificaré mi fe en un ser supremo y mi fe en mí, aquí ya hay congruencia en mis acciones.

Se ha denigrado lo espiritual en la época actual, es más, no tiene ninguna relevancia en la vida de un ser humano, incluso se tiende a rechazar todo aquello que huela a una religión, por despecho, por haber sido defraudado por ella o por no creer en ella.

El tener fe es de la mente y del corazón, donde la razón queda a un lado, se puede llegar a ser una persona totalmente espiritual sin pertenecer a ninguna religión, tener intereses en hacer crecer su interior y ayudar al prójimo sin pertenecer a ninguna institución religiosa, evitando llegar a ser fanático de alguna de estas religiones, que ya es también una desviación del comportamiento humano.

Una persona que cubra adecuadamente su dosis de espiritualidad, evaluará cada momento de su vida, tratará de ayudar al prójimo y tendrá fe en él y en ese ser supremo, facilitándole el desarrollo personal, el trabajar, el vivir cotidiano, tomado de la mano de su fe y sin temor que al irse de este mundo sea con miedo, ya que su fe lo fortalecerá, y dependiendo su religión, la forma de encarar la muerte, de aquí se puede explicar el miedo, las crisis de pánico, el temor y la presencia de depresiones, que solo llevan a exagerar cuadros clínicos o a verlos desde una óptica muy fatalista, muy posiblemente porque tengamos debilitada nuestra fe.

Nuestra fe y lo espiritual se ha ido perdiendo, y tenemos la obligación como seres pensantes de recuperarlo, y vemos ahora que ese ser omnipotente ha sido sustituido por el dinero, las ganancias, lo que vamos a ganar y cuánto vamos a ganar y eso que ganemos para qué me va a servir, en qué me lo puedo gastar, sí te quiero y te respeto, pero cuánto me va a dejar esta relación, ahí se ha desgastado mucho la buena fe de la naturaleza humana y de aquí la importancia de volver la vista a la espiritualidad, igual la fe no te dará dinero, pero sí te hará vivir con lo que ganes agradeciendo a ese ser supremo que lo tienes, y si vives en un mundo materialista no habrá cantidad de dinero suficiente para alcanzar tu total felicidad, siempre te hará falta algo para ser totalmente feliz.

Poderoso caballero don dinero, que ha hecho que la espiritualidad se haya debilitado y en ocasiones hasta desaparecido, perdiéndose las virtudes de los seres humanos, perdiéndose por la necesidad de obtener dinero, a los principios les ha pasado algo similar, se han ido también diluyendo, con lo que el medio social se va tornado más vulnerable, y todas esas normas como aquella de que si trato bien a la gente así me gustaría que me trataran a mí, pero si trato mal a la gente y la agredo no puedo pedir que me traten bien y esto repercutirá en la forma que me ven esas personas, con espiritualidad, esos principios y esos valores se ven fortificados y nos hacen mejores seres humanos, con mejores capacidades para poder convivir con más gente y seremos mejor recibidos por la sociedad.

Como ve, la espiritualidad bien cimentada nos podrá llevar incluso a ser mejores seres humanos, a tolerar, respetar y entender con más facilidad a nuestros semejantes sin estereotiparlos y sin pretender sacar provecho de ellos, dar sin esperar nada a cambio.

Gracias.