Leucemia linfocitica aguda

0
90

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Es una enfermedad maligna que afecta a la sangre, ese tejido líquido encargado de la oxigenación sanguínea, por los eritrocitos, las defensas por los leucocitos y la formación de las plaquetas para la coagulación.

Y justamente en la formación de los leucocitos, por las células madre en la médula ósea, por alguna razón esa regeneración, formación y destrucción de los leucocitos, se ve totalmente desorganizada y totalmente disfuncional generando una cantidad inadecuada y totalmente inmaduros de los leucocitos.

Se desarrolla en la sangre cuando los leucocitos se comportan en una forma completamente desorganizada, en una forma completamente anárquica y se transforma en una leucemia linfocítica aguda, con mucho la leucemia más común, más relativamente sencilla y de fácil control detectada a tiempo.

Vemos en las leucemias que los glóbulos blancos, los leucocitos, en si los linfocitos, como en este caso mencionado en este artículo, crecen inapropiadamente desencadenando un tipo de cáncer de sangre, existen otros tipos de leucemia, agudas y crónicas por el tiempo de aparición, por el tipo de leucocito que se afecta, y ahí están cambiando el diagnóstico, en este caso me referiré exclusivamente a la LLA (Leucemia Linfocítica Aguda), que entre más temprano diagnostiquemos la leucemia y el tipo de leucemia, será más rápido y adecuado su manejo médico, su tratamiento y su curación, ya que va desde quimioterapia hasta trasplante de médula ósea, de aquí que se deba diagnosticar en una forma rápida.

Aunque el sitio de aparición de este tipo de tumores malignos es en la médula ósea, este tipo de tumoraciones en una fase ya más avanzada se pueden tener ya metástasis (tumores a distancia) a hueso, a ganglios linfáticos, a hígado, a bazo, al cerebro o la columna y médula espinal, pero puede dar metástasis a todo el cuerpo.

Existen otros tipo de tumoraciones que son desencadenadas por los linfocitos o células linfoides, ya sea en la médula ósea o en los ganglios linfáticos, y estos se llaman linfomas, pero este ya será tema de otro capítulo, aunque ya fue tocado con anterioridad, nos quedaría pendiente hacer una revisión actual de los linfomas.

¿Cómo nos imaginamos o podemos diagnosticar una leucemia?

Por el cuadro clínico sugestivo. La presencia de ataque al estado general, debilidad extrema, pérdida de peso, la presencia de sangrados abundantes en las encías, en la regla en caso de ser mujercitas, las manifestaciones de petequias, puntitos rojos en la piel, y la presencia también de equimosis, moretones en la piel sin causa aparente.

Ya en la exploración física se apreciarán el hígado y el bazo crecidos, a esto se le llamará hepato/esplenomegalia, corroboración de los signos de petequias y equimosis, y lo clásico en un examen de sangre una Biometría hemática, las cifras de los linfocitos están sumamente elevados hasta 20 o 30 mil células, y son células además inmaduras y deformes que se les llaman blastos, de aquí que se deberá realizar una biopsia de médula ósea con estudio por el área de hematología, y en base a esto iniciar un tratamiento adecuado y sobre todo a tiempo, con el objeto de salvar la vida de la o el paciente.

Una vez diagnosticado el cuadro de una LLA (leucemia linfocítica aguda), se deberá estadificar y posteriormente se le realizarà el protocolo de tratamiento en base a la quimio o las quimioterapias adecuadas para aniquilar esa presencia de células totalmente inadecuadas en su formación, y si esa quimioterapia fallase se puede llegar a meter a protocolo de trasplante de médula ósea, pero esto debe ser realizado por el àrea de hematología y ser enviado a la brevedad posible, antes de que el cuadro sea muy avanzado y literalmente se encuentre fuera de tratamiento.

Este tipo de tumoraciones sanguíneas son más comunes de lo que nos imaginamos, no sabemos qué o cuáles son los factores que los desencadenan, sabemos que son pacientes que fueron sometidos a radiaciones, sometidos a exposición de desinfectantes o trabajadores de las fumigaciones, empleados que trabajaron o trabajan con rayos X o tomografías, y/o resonancias magnéticas ultrasónicas.

Enfermedad no tan rara que merece siempre estar alerta.

Gracias.