Mortandad de peces en esteros, avisos no atendidos; seguimos contaminando

0
110
El biólogo Luis Antonio Valdovinos, al momento de dictar la ponencia “Análisis de la calidad de agua en la delta del Balsas”.

Por Francisco Rivera Cruz

La mortandad registrada en peces en las barras de Santana y Pichi, son alteración de ese su hábitat, altamente contaminado por aguas negras, heces fecales, metales pesados y hasta pesticidas, alertó el maestro en ciencias Luis Antonio Valdovinos, al dictar la ponencia “Análisis de la calidad de agua en la delta del Balsas”.

En la actividad organizada por alumnos del Tecnológico local pertenecientes a la Ingeniería de Gestión Empresarial, el ponente subrayó que la naturaleza es sabia y no puede asfixiarse a sí misma, y en el caso de la mortandad de especies, es un aviso no atendido de que estamos saturando de contaminantes.

Ilustró que estudios, en 2008, previos a la construcción de los puentes Santa Ana y Pichi, del boulevard playero entre Eréndira y Playa Azul, arrojaron más de mil partículas de coliformes fecales y totales.

El problema es que cada vez está peor el sitio dado que se le sigue depositando mayor cantidad de suciedad y contaminantes. Dado que en ese año, la población era menor y Capalac reportaba que trataba el 30% de las aguas residuales; ahora no hay datos, pero se considera que no trata ni el 10%.

De acuerdo a los organismos del ramo, cada ciudadano gasta en promedio 200 litros de agua al día para atender sus necesidades, lo que apunta a la cantidad de agua que cada día se tira a esteros, canales y el río.

Estudios aplicados en el Balsas, en la zona portuaria, concluyeron que se han vivido pre contingencias por marea roja, alertó el biólogo y catedrático, lo que junto a las muertes de peces en el mismo río y las barras, pertenecientes a la laguna costera El Caimán, son un llamado no escuchado.

La naturaleza ha preferido ser víctima y no pasar la factura todavía al hombre, expuso tras haber señalado que se calcula 70 mil habitantes en Lázaro Cárdenas y 40 mil en Las Guacamayas, cuyos desechos, ¿a dónde van?, interrogó inquietante.

No podemos seguir viendo como normales las aguas negras en nuestro alrededor y la basura, “hay que cambiar ya, no nos queda tiempo”, cerró frente a alumnos del ITLAC, autoridades municipales, del sistema de agua y centros educativos.

Durante la entrega del reconocimiento a Valdovinos Jacobo, por la ponencia, Salvador Hernández Heredia, subdirector académico del ITLAC, ofreció conjuntar esfuerzos con quienes quieran por mejorar las condiciones que se alertaron en el Día Mundial del Agua.

Los organizadores pertenecientes al octavo semestre, dentro de la materia Desarrollo Sustentable, que imparte la Mtra. Lourdes Rebolledo García, desarrollarán también la mañana del domingo próximo, una rodada del Tecnológico al Obelisco del Malecón de la Cultura y las Artes, con regreso al punto de partida.