La nómina también se la llevan funcionarios de primer nivel, alcaldesa y regidores, revira Sindicato

0
301
El dirigente del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas, Humberto Soberano Ramírez, señaló como una burla de la administración municipal que encabeza Itzé Camacho, el ofrecerle solo un tres por ciento de incremento salarial, y dejar a un lado muchas prestaciones más.

Por Francisco Rivera Cruz

Al calificar de “una burla” para la base trabajadora el ofrecimiento de la patronal, Humberto Soberano Ramírez pidió dimensionar la situación de salarios, porque la nómina también se la llevan funcionarios de primer nivel, alcaldesa y regidores, incluido “el sinfín de personal que ha metido”, dijo a la jefa de la comuna, Itzé Camacho.

Tras escuchar la propuesta que tenía la administración local para sus 630 empleados sindicalizados, consideró que se trataba de una burla, apuntando que siempre fue el sindicato quien anduvo buscando se dieran pláticas, “tuvimos que andar buscando a la autoridad”, subrayó.

Recordó que el encuentro, que tuvo lugar la tarde de ayer jueves, en la Sala de Cabildo se dio porque se solicitó a algunos regidores lo motivaran.

Asentó que son “raquíticos y pobres” los ofrecimientos, que se van a analizar con la base, insistiendo que nunca vieron disponibilidad de su contraparte.

El tesorero del sindicato, Jesús Pérez González, lamentó que no se hiciera adecuado balance en el presupuesto anual, porque se habría olvidado que era año de revisión salarial y contractual.

Fijó que como plantea la Presidente Municipal, es “que nos da y nos da”, cuando mucho ya se tiene en contrato, y lo nuevo es muy poco, porque “todo es negatividad: no hay, no hay”.

Deploró que el encuentro se diera al “cuarto para las tres” y todavía se les diga “vamos a platicar”, cuando hubo tiempo para ello desde que se recibió la notificación de emplazamiento a huelga.

Ejemplo del desdén es que se tenía cita ante el Tribunal Laboral en Morelia para ayer y no se asistió. Cerró subrayando que a la autoridad “no le interesa esta situación”.

Jaime Calderón Velázquez, de la Comisión Revisora, por su parte, reafirmó que depositado el emplazamiento en tiempo y forma, era hasta tres días antes de vencer el plazo que se escuchaba un ofrecimiento, siendo que se ofreció una contrapropuesta que nunca se tuvo.

El secretario de trabajo, Rafael España Loya, por su parte, cuestionó si la convocatoria a la prensa era táctica para hacerlos ver como dinosaurios de la administración que se llevan el presupuesto.

Afirmó que durante los escasos diálogos se negociaron algunos puntos no expuestos por la alcaldesa, y que al ir revisando se frenó en el Artículo 110, diciendo que mañana seguiría el 111, que asienta el programa de retiro voluntario, “y ese mañana no ha llegado”.

Humberto Soberano, asentó fuera del encuentro que la revisión salarial y contractual no tiene color político, porque lo que se busca es proteger los derechos de la base sindicalizada, a la cual se citará a asamblea extraordinaria para la tarde de este viernes, para que de una vez decida si acepta los ofrecimientos o declara la huelga que estallaría el lunes 1 de abril, a las 14 horas.