¿Cuánto debo de pagar de depósito al rentar un departamento?

0
118

Rentar departamentos es algo sujeto a muchos gastos, pero, ¿sabes exactamente a cuántos y a cuáles?

Se acabó vivir con tus padres, se acabó seguir en esa ciudad que tan poco te gustaba. Es hora de independizarte, de construir tu futuro en una nueva urbe repleta de vida y de cosas por hacer, es la hora de irte a vivir por tu cuenta y rentar un departamento para tener esa vida repleta de libertad que siempre has deseado.

Ahora es cuando llega el momento de asumir más responsabilidades que nunca, pero también de conocer todo el dinero que necesitas pagar para poder irte a vivir en solitario, o en pareja. ¿Sabías que antes de pagar el precio del alquiler tienes que afrontar también otros costes relacionados con el trámite y todo lo que le rodea?

Mudarse a otro domicilio siempre es algo que viene acompañado de ciertas complicaciones. De hecho, si quieres estar al tanto de todo y no perderte en todo el proceso, puedes leer más información al respecto aquí. Vamos a centrarnos en uno de los aspectos que más pesan a cualquiera: la cartera.

Evidentemente, cuando de mudas a un departamento, tienes que pagar las mensualidades que varían en función de su localización, sus metros aprovechables, sus instalaciones e incluso los comercios y los servicios cercanos. Esos son los factores habituales que determinan el precio de cualquier vivienda; pero, ¿cuáles son los que influyen en todo el dinero que hay que pagar antes de entrar?

La respuesta es muy sencilla. El depósito previo que tienes que pagar a la hora de rentar un departamento es el equivalente a un mes de renta. Esto se ofrece como fianza, y es una cantidad que suele volver a manos del inquilino que entra a vivir al cabo del tiempo. No obstante, es posible que el propietario de la casa decida retenerlo en el caso de que encuentre desperfectos o el departamento sufra daños por culpa de sus nuevos habitantes.

Es algo que también depende del propietario y de la zona donde se ubique el departamento. Si este está en pleno centro de CDMX, es posible que el depósito inicial sea de incluso de dos mensualidades, algo que va a requerir que ahorres bastante, ya que además tendrás que pagar la renta del primer mes una vez entres a vivir, o lo que es lo mismo, un total de 3 mensualidades al poner el pie por primera vez en tu nuevo hogar.

Además de todo esto, otro paso fundamental a llevar a cabo en relación con todo esto es contar con un fiador. Necesitas una persona que tenga un inmueble y que asegure frente al arrendador que puedes responder con todos los pagos que sean necesarios y, en caso de no ser así, encargarse él de responder en tu lugar.

Todo esto es lo que forma parte de los pasos previos a entrar a vivir en una casa o un departamento arrendado, aunque también hay que mencionar otros factores como los documentos de identificación oficial, referencias laborales y más documentación necesaria para poder formalizar el contrato.

Sí, vivir en un nuevo departamento es algo que nos ilusiona a todos, pero que también está sujeto a unos gastos que son bastante importantes. Antes de entrar a él, no solo tendrás que cumplir con la firma de un contrato, con la presencia de un fiador y con toda la documentación que se te pida, también tendrás que ahorrar una importante suma de dinero para poder pagarlo todo.

El depósito inicial es algo que no todas las personas tienen en cuenta, y que suele traer problemas o, al menos, retrasar esa ilusión por el cambio de vida y de vivienda. Recuerda que es muy importante consultar cuánto pide el propietario como depósito antes de entrar a vivir y, sobre todo, a cuántas mensualidades está sujeto para poder hacer las cuentas que necesitas.

Puede ser un mes por adelantado, dos o incluso uno y medio. Lo habitual es la primera opción pero, como ya hemos mencionado, puede depender en función de la ubicación del departamento y de la ciudad en la que se encuentre, como también de su propio dueño.

Si ves que se acerca el momento de irte a vivir a un departamento, recuerda que antes tendrás que ahorrar para no llevarte sorpresas desagradables, además debes ser totalmente responsable con tu nueva vivienda.