Bajar de peso con anfetaminas

0
136

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Los medicamentos llamados anfetaminas se usaron por mucho tiempo, e incluso hasta la fecha se siguen usando, en algunos lugares, aunque ya con menor intensidad, para bajar de peso, y se han dejado de usar ya que se ha visto que generan dependencia, muchos daños a la salud y al final de largos tratamientos ya son inefectivos para quitar el hambre en pacientes sometidos a dietas, que era el objetivo principal.

Permítame le explico: Son medicamentos que deberían dejarse de prescribir por los daños tan severos a la salud que generan, producto químico sintético el cual fue investigado en 1927, como manejo para el asma, sin lograr realizar efecto de broncodilatación pero se vio que sí estimulaban el estado general, manteniendo al paciente siempre alerta, casi sin fatiga, aunque hiciera muchas actividades, y además les quitaba el sueño y el hambre, esta última reacción adversa fue la que predominó como para uso indicativo directo de quitar el apetito y favorecer la pérdida de peso ponderal.

Por años fue considerada la píldora mágica para bajar de peso, pero iniciaron todos los efectos adversos que han impedido que se siga usando con tanta asiduidad, alteraciones como son aumento en la frecuencia cardiaca, taquicardias severas, elevación en la presión arterial, llevando al paciente a crisis de hipertensión arterial, los lleva a un comportamiento agresivo en y contra su familia incluso, pero no para ahí, se pudo ver que estos pacientes se hacían adictos a esas anfetaminas y requerían cada vez mayor cantidad de esta anfetamina para lograr los resultados esperados.

¿Cómo se ven los pacientes que usan anfetaminas? Con pupilas que presentan cambios en su tamaño, mióticas, chiquitas, además mucha sudoración, temblor de cuerpo y manos, euforia, agresividad, hiperactividad, boca seca, insomnio y la buscada por las personas que quieren bajar de peso, la pérdida del hambre, pero el costo en su salud para su uso es alto.

Existen actualmente clínicas para control de peso que siguen usándolas, sí, se deben usar, pero con un estricto control por un endocrinólogo, Neurólogo o especialista para un adecuado control y poner un límite en dosis y tiempo, desgraciadamente en algunos lugares en forma clandestina se pueden conseguir, primero para bajar de peso, después ya como estimulante.

Debe poner mucha atención, ya que hay productos químicos que pueden aparecer en algunos medicamentos como la efedrina, que puede ser usada en medicamentos para la gripa o para reducir de peso también, pero en productos supuestamente naturales, pero que pueden desencadenar los mismos daños que una anfetamina.

¿Cómo actúan? Como estimulantes adrenérgicos, que son aquellos que tienen como base la adrenalina, un neurotransmisor sumamente útil en el manejo de la glucosa en sangre, muy potente y que además ayuda favoreciendo la secreción de noradrenalina, subiendo la tensión arterial y disminuyendo el apetito.

A este tipo de drogas, las anfetaminas, se les han hecho múltiples variaciones químicas, con el objeto de ser un poco más estimulantes, más fuertes en sus reacciones, más alucinógenas, más adictivas, siendo una droga muy maleable, que fácilmente se puede modificar químicamente y generar más agresiones que beneficios, y sobre todo adicción, ya actúan sobre serotonina también, la dopamina, si ha oído hablar del éxtasis de aquí fue elaborada, llamadas “drogas de diseño”, ya que las diseñan para desencadenar diferentes efectos tóxicos en los seres humanos.

Vemos que las anfetaminas tienes su acción directa con el cerebro, y ahí es donde secretarán o favorecerán las secreciones de adrenalina, serotonina, dopamina y los neurotransmisores que desencadenarán efectos diferentes en los humanos.

Hemos detectado gran cantidad de pacientes adictos a las anfetaminas que ya no solo bajaron de peso, si no que ya son adictos a su uso, ya no las usan para bajar de peso, ya que no bajarán más, sino las usan como estimulantes.

Se han llegado a presentar complicaciones en intoxicaciones severas por anfetaminas, que han desencadenado incluso cuadros psicóticos y crisis de tipo hipertensivas que llegan a presentar accidentes vasculares cerebrales de tipo hemorrágico con desenlaces fatales para esos pacientes.

Un paciente con adicción a las anfetaminas debe ser manejado como adicto grave, y someterse a terapias de destete de medicamento y de desintoxicación como cualquier otra droga.

Una de las complicaciones más comunes y graves, es la presentación de un infarto agudo del miocardio que se presenta por la vasoconstricción tan severa en el área de las arterias coronarias desencadenando un infarto agudo del miocardio, genera dependencia física y mental o psíquica, haciendo de esa persona un adicto a las anfetaminas.

Todo esto, queramos o no, han ido eliminando a las anfetaminas como uso para bajar de peso, de la prescripción diaria en la medicina actual, tiene un costo y un riesgo muy alto que es mejor no usarlas.

Gracias.