Tanatología

0
351

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Esta rama de la medicina estudia como una disciplina científica, encontrar sentido al proceso de morir.

Su significado, su daño a un ser humano, sus ritos, en un entorno social y biológico, y sobre todo psicológico para vivir plenamente y buscar trascender como humano.

Es “un estudio de la vida que incluye a la muerte”, del griego thanatos que significa muerte. Pero también algún tipo de pérdida.

Apoya a un ser humano a desarrollar sistemas para entender la vida y la muerte, y entenderla como algo natural no como un castigo divino, ayuda a las personas a entender cualquier tipo de pérdida que sufra, que pueda desarrollar dolor en la psique de algún deudo.

Nos ayuda a ir educando en una forma más humana y sensibilizando a quienes están cercanos a la muerte.  Nos enseña a entender la muerte y a atenuar las emociones, haciendo más llevadera la pérdida de un ser querido. Pasar por todas las fases del duelo lo más rápido y adecuadamente posible.

La negación, como una defensa temporal, en no aceptar lo que está pasando.

Ira y enojo, se rebela el enfermo o el deudo a la realidad, con enojo hacia lo acontecido.

Negociar, inicia a tratar de negociar con un ser supremo que le deje cumplir alguna meta cercana, cuyo objetivo final es retrasar la muerte.

Depresión; en esta cuarta etapa, ya inicia a tener conciencia de lo que pasa, que va a morir o que murió su ser querido, y se vuelve silencioso y retraído, aquí no conviene presionarlo, es una etapa que debe vivir aceptando lo que inminentemente sucederá o ya sucedió.

Y por último la aceptación, ya entendió lo que pasó y deberá aprender a vivir con eso.

Originalmente estas etapas la aplicaron a la muerte, pero puede ser en cualquier tipo de duelo, empleo, ingresos, libertad, cárcel, migración, divorcio, farmacodependencia,  infertilidad, en fin, todas las afecciones que atañen a un ser humano.

Hay formas y procesos que debemos saber para sobrellevar el duelo.

Primero entender el duelo y permitirse sentirse mal, no es malo que duela, no reprimir las emociones, darse tiempo de recorrer todo el proceso de duelo, sabiendo que va a terminar pronto, ser amable con uno mismo, entender que duele y entenderlo así, entender las sensaciones de dolor, no temer volverse loco de dolor, aplazar decisiones importantes no tomarlas en esos momentos de dolor, no descuidar la salud ni física ni mental, ver con más alegría las cosas sencillas de la vida y agradecer a la gente su apoyo, no pelear con la gente, ella no tuvo la culpa, si está muy dañado no le dé pena o tema pedir ayuda, solo hágalo, le será más fácil salir de ese sufrimiento, descanse adecuadamente, duerma sus 8 horas y busque unas horas para relajarse y jugar.

Entender y saber que esa persona que falleció ya se fue, por más difícil que sea ya se fue y esto es irreversible, la pérdida ya se dio, tratar de reintegrarse a su vida lo más normal y feliz que pueda, el hecho de vivir feliz no querrá decir que olvidó, aprender a vivir sin esa gente, pero feliz, y tratar de vivir más cerca de los seres que le queden vivos.

Y ahí definirá y entenderá lo que es para usted la muerte. Volver la cara a la religión, a la fe, y entender los cambios que se presentaron.

Y cuando pueda, comparta su experiencia con otra gente que esté viviendo lo mismo, a esa persona le ayudará, pero se ayudará más usted con una terapia de refuerzo y hasta como una catarsis.

Como ve, querido lector, la tanatología es una ciencia que nos puede ayudar mucho.

Gracias.