Hipoglucemiantes orales

0
205

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Así llamamos a los medicamentos que usamos para bajar los niveles de glucosa en pacientes diabéticos, o que también usamos para evitar que se eleve la glucosa en pacientes con síndrome metabólico, y que debemos estabilizar los niveles de glucosa y mantenerlos siempre a niveles normales, mucho antes de que manifieste una diabetes mellitus tipo 2, siendo esta ya perfectamente establecida.

Y los conocemos como: Secretagogos,  cuyo órgano blanco es incrementar la insulina, son las sulfonilureas, como ejemplos tenemos la Tolbutamida, clorpropamida, glibenclamida, glipizida, estos estimulan la secreción de insulina a nivel pancreático al unirse y bloquear unos receptores del páncreas llamados SUR 1, que despolarizan la membrana, y la hacen permeable, y esto favorece la liberación de la insulina por las células Beta del páncreas, al abrirse los canales de calcio de la membrana.

Otro grupo son los sensibilizadores, glinidas y biguanidas, las glinidas poco usadas o casi en desuso son la nateglidina, repaglidina, pero las biguanidas son muy usadas, aquí tenemos a Metformina, buformina y fenformina, estos reducen el nivel de glucosa en el hígado, existe otro grupo igual sensibilizador las Tiazolindinedionas, un grupo no tan nuevo, pero que ha demostrado efectividad, su acción es la misma que las biguanidas, reduciendo la producción hepática de glucosa, reduciendo la producción de insulina hepática, estas son Pioglitazona, rosiglitazona. Muy efectivas y de gran uso actualmente.

Existen otros dos grupos de hipoglicemiantes orales muy usados, entre los que están los inhibidores de la alfa/glucosidasa, cuya función es reducir la absorción a nivel intestinal de los carbohidratos, muy usados también actualmente.

Un grupo de los más nuevos es el agonista de GLP/1, exenatida y liraglutida, que se unen al receptor GLP/1.

Y los más nuevos, Inhibidores, de DPP/4, inhibiendo a esta enzima DPP/4, aumentando el tiempo de acción de la incretina. Como son sitaglipitna, vidagliptina, saxagliptina y la linagliptina.

Como todo, en nuestro país en el aspecto médico existe una Norma Oficial Mexicana, la NOM-015-SSA2-2010, los hipoglucemiantes ya tienen esta norma, que rige y norma el uso para la prevención, tratamiento y control de la diabetes mellitus, básicamente en la atención primaria, pone como básicas para el manejo de la diabetes mellitus tipo 2, las sulfonilureas, tratadas en el inicio de este artículo. Dejando  como segundo lugar las Tiazolindinedionas, considerando si estamos frente a un paciente diabético en peso y de debut (recién diagnosticado) o paciente diabético obeso de debut, en obesos se seguirán usando las biguanidas Metformina, llegando a dosis extremas se mezclarán con sulfonilureas, mezclas bien establecidas y permitidas para lograr un control adecuado en un paciente diabético.

En las guías médicas para el tratamiento de la DMT2, basado en evidencia científica recomienda la Metformina como tratamiento farmacológico de primera línea, otro que se recomienda es la acarbosa, de segunda elección se sugiere la Pioglitazona.

Se debe considerar como lo hace la IDF por sus siglas en inglés, de la Federación Internacional de Diabetes, que hasta el 60 %, del costo del tratamiento de un diabético en México y países latinoamericanos, es costeado por las familias del paciente, por no tener acceso a servicios médicos, se vio que en 2012 una persona gastaba aproximadamente 707 dólares al año para controlar su diabetes,  y en el mundo se gastaron 3,872 millones de dólares en el manejo de la diabetes,  incrementando hasta un 11 % anual y en ascenso,  qué quiere decir esto, que cada día hay más diabéticos en el mundo, en vez de ser a la inversa, y lo peor, que la medicina está siendo escasa, tiempo de ponernos las pilas como humanidad, no quiere usar hipoglucemiantes orales, no se haga diabético.

Cuide su peso, lo que come y vigile con su médico de la mano, evite la diabetes, hay casos que se pueden evitar, pues hagámoslo.

Gracias.