Síndrome febril

0
611

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Defino primero síndrome; conjunto de signos y síntomas característicos de un padecimiento.  Y la fiebre no solo es la elevación de la temperatura corporal arriba de 38 grados centígrados, llamada hipertermia, sino un conjunto de signos lo que vemos que tiene el paciente como son los ojos rojos, le tocamos la frente y está caliente, un estado de ánimo apagado y caminar lento por dolor en brazos y piernas, así como en las articulaciones, dolor al movimiento.

Y el síntoma es lo que nos refiere el paciente, ese ataque al estado general y ese desgano que deja una elevación en la temperatura, debemos reconocer el síndrome febril como un sistema de alarma del cuerpo, que nos está informado que algo anda mal en el cuerpo de ese ser humano.

Muchas veces hay sintomatología de fiebre sin hipertermia aun, pero ya va hacia allá, y justo antes de subir la temperatura ese paciente cursaba con escalofríos muy severos, que van directamente proporcionales al grado de hipertermia con el que cursará.

La fiebre es ese mecanismo de defensa del cuerpo que eleva la temperatura como mecanismo de reacción ante la presencia de abundantes gérmenes infecciosos en ese cuerpo, en faringe, en riñones, en intestino, en oído, en fin, en algún lugar donde se está estableciendo una infección, pero también existen causas no infecciosas al reabsorberse toxinas, alteraciones nerviosas y ocasionalmente el cáncer. De aquí que se diga síndrome febril infeccioso y no infeccioso.

Y el cuadro clínico lo encontramos con que el pulso tiende a acelerarse, subiendo a más frecuencia de lo habitual, a 100 o más de 100 latidos por minuto, la presión arterial sube con la fiebre y lo peor, antes de subir, baja, así es como se explica el escalofrío previo a la fiebre por la vasoconstricción previa antes de la hipertermia.

Ya con la fiebre establecida existe vasodilatación, que hace que ese paciente se vea rubicundo, colorado y con las mejillas más bien enrojecidas.

Asimismo, la respiración tiende a aumentar su frecuencia con el objeto de favorecer el intercambio gaseoso, a lo que le llamamos polipnea térmica, con salida de aire más bien caliente del aliento de ese individuo y en el tubo digestivo tiende a haber estreñimiento, al disminuir el peristaltismo como mecanismo de defensa, pero extrañamente aparece sed, como también mecanismo compensatorio de requerir más agua el cuerpo.

Tiende a disminuir la cantidad de orina eliminada, para retener líquidos ese cuerpo ante la fiebre. Al estimularse el sistema nervioso central por la hipertermia el paciente puede estar alterado, en ocasiones hasta paranoico, delirante y en caso deprimido, es la fase en la que los menores de 4 años convulsionan por la fiebre.

Con facies febril (cara de tener fiebre),  es una cara roja y los ojos muy brillosos y tendientes estar rojos, y muy apagado en sus reacciones.  Esta fiebre es una reacción de la presencia en sangre, en plasma o en algún tejido de pirógenos, que derivan de las bacterias y los virus, ocasionadores del síndrome febril, y que ponen a un organismo en defensa para cualquier contingencia desencadenada por la  infección.

Temperatura normal, 36 a 37,5, de 37.6 a 37.9 febrícula, y 38 ya es fiebre, con temperaturas arriba de 40, son sumamente agresivas para un ser humano y desencadenan más patologías que la propia infección.

Las endotoxinas liberadas por las bacterias gram negativas o gram positivas son las encargadas de desencadenar fiebre, las bacterias como las gram negativas sus sitios activos están en los lipopolisacáridos, las bacterias gram positivas los peptidoglicanos, exotoxinas, hongos, micobacterias, espiroquetas y los virus, existen otros factores que no son bacterias pero sí desencadenan fiebre, como complejos inmunes, que son inducidos por linfocina, esteroides pirógenos, polinucleótidos, bleomicina, coadyuvantes sintéticos y los cristales de urato como causales de fiebre sin ser patógenos.

Los pirógenos endógenos son las citoquinas que inducen la fiebre, la IL, interleucina-1, IL-6, IL-8, IL-12, proteínas inflamatorias de macrófagos, MIP-1, interferón-g, IFN-g, y el TNF, factor de necrosis tumoral. Como los principales desencadenadores de fiebre en un ser humano.

Ahora, querido amigo, podrá entender un poco más de cómo, por qué y cuándo, se presenta un síndrome febril en un ser humano y por qué debemos atacar lo antes posible.

Gracias.