Cleptomanía

0
103

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Es la presencia de un impulso de robar objetos, que por lo general no necesita ese paciente.

Es una imposibilidad de frenar ese deseo de robar, robar lo que sea, esto se trata de una enfermedad mental caracterizado por un trastorno en el control de los impulsos, que le impiden frenar la necesidad de sustraer o robar algo de algún negocio o casa, hemos visto que se trata de pacientes que tienen problemas con el autocontrol emocional, o de la conducta, que los lleva a robar, sin importar el riesgo y si son o no son capturados.

A algunos pacientes cleptómanos, les da pena solicitar ayuda y mantienen una pena oculta.

Y aunque no hay un tratamiento  específico para un paciente cleptómano, sí debe acudir a terapias psicológicas y psiquiátricas para recibir algún manejo tanto terapéutico como de tipo psicológico.

La sintomatología se basa en esa imposibilidad de detener el impulso de robar, sentir esa adrenalina de saberse expuesto y que no sea sorprendido robando, incluso sentir placer durante el acto de robar, así como vivir con culpa y remordimiento hacia él mismo, teniendo vergüenza o miedo de ser arrestado, retarda mucho su tratamiento, la recaída será una regla en todos los pacientes cleptómanos, roban por ese impulso tan fuerte que los invita a robar, periodos  alternos de pacientes cleptómanos, inactivos y activos,  pero hay un grupo más patológico que siempre estarán robando, robo en todos lados, en tiendas, en supermercados, negocios, casas, apartamentos, incluso teniendo el dinero para comprar los objetos, estos artículos robados generalmente nunca son usados, y ocasionalmente regresados al sitio donde los robaron.

Existen largos periodos de remisión de la cleptomanía y esta remisión no se explica por qué, tal vez un reacomodo de los estímulos neurológicos o los neurotransmisores, algunos cleptómanos no acuden por ayuda psicológica; ya sea por pena e incluso miedo a ser detenidos por la policía, y solo acuden a terapias hasta que son atrapados y obligados a llevar una terapia.

Recuerde siempre que la cleptomanía es un trastorno de salud mental, no es un defecto de la personalidad, no lo acuses, no lo culpes, él no puede parar de robar, le da placer y la liberación de la adrenalina al estar robando esto lo hace sentir muy bien.

Puede llegar a presentarlo alguien de su familia, así ya sabrá usted que debe ser atendido y ayudado por manos profesionales, un paciente con estos rasgos de cleptomanía puede terminar en la cárcel por robo.

Hay pacientes ya en terapia que son enseñados a reprimir ese deseo de estar robando y lo pueden lograr, reprimir ese impulso solo con proponérselo.

No sabemos la causa de por qué algunas personas sí son cleptómanos y otras no, la teoría principal es la existencia de cambios en el cerebro, de tipo neuroendocrinos, pero se relaciona con los neurotransmisores, las sustancias químicas, y hablamos más de la serotonina, regulando los estados de ánimo, cuando baja la serotonina, son frecuentes en algunas personas a tener conductas impulsivas, a reaccionar sin pensarlo, otro hecho claro en estos casos es que la adrenalina y la dopamina que liberan en el momento del robo haga que estos pacientes busquen esta estimulación, sintiéndose bien con la taquicardia, con la palidez de los tegumentos y con el estado de alerta exagerada que se presenta, otro actor en este juego a nivel cerebral es el sistema opioide del cerebro, que es un regulador de impulsos y si este falla, estaremos propensos a actuar impulsivamente.

Posibilidad de padecerla pacientes con familiares que la hayan padecido y en forma de herencia se pase de un familiar a otro, y la otra, tener otra enfermedad mental que desencadena la aparición de una cleptomanía como los pacientes bipolares, o con ansiedad, trastornos en la alimentación, drogadicción y todos los trastornos de la personalidad, que son factores coadyuvantes de la aparición de la cleptomanía, habrá casos y debemos estar seguros y vigilantes de que no sea una cleptomanía sino una persona que conscientemente tratará de robar con algún beneficio.

Debe de tratarse esta cleptomanía, ya que de no hacerlo tendrá grandes consecuencias: laborales, emocionales, familiares, incluso hasta legales, que aunque sepa el cleptómano que es un delito que puede llegar a presentar vergüenza al ser sorprendido en un robo, lo seguirá haciendo, de aquí que sea de suma importancia detectarlo y, sobre todo, tratarlo.

Gracias.