Farmacología de la depresión

0
315

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Los fármacos de primera elección en la depresión son los ISRS, por las siglas son los llamados Inhibidores Selectivos de la Recaptura de Serotonina.

Estas medicinas son las que impiden la recaptación de la serotonina, cuya fórmula es 5-hidroxitriptamina, resumida como <5-HT>, sustancia que se encuentra entre las sinapsis de las neuronas del cerebro.

Entre los medicamentos con esta acción destacan citalopram, Ecitalopram, Fluoxetina, fluvoxamina, Paroxetina,  Sertralina y la vilazodona. Que aunque tienen la misma acción farmacológica, por las distintas propiedades de cada una serán usadas en la selección.

De manejo sencillo y requieren pocos ajustes, impiden la recaptación presináptica, de 5-HT, estimulan los receptores tipo 5-HT1, donde llevan efectos antidepresivos, pero también en 5-HT2,  donde provocan ansiedad, insomnio y cierto grado de disfunción eréctil, y sobre los receptores 5-HT3, que desencadenan náuseas y dolor de cabeza. De aquí que paradójicamente estos medicamentos pueden aliviar y provocar algo de ansiedad, náuseas e insomnio.

Los cambios en el estado de ánimo se presentarán en la primera semana de tratamiento, de donde familiares y pacientes deben ser claramente advertidos de este tipo de efectos secundarios.

Debemos aclarar que los ISRS, en jóvenes menores de 24 años, determinan cierto daño que puede desencadenar en ideas suicidas, de aquí la estrecha vigilancia de estos pacientes bajo tratamiento.

También debemos aclarar que algunos pacientes presentarán disminución en la libido, o sea el apetito sexual, dificultad para alcanzar un orgasmo y la tan temida disfunción eréctil.

La Fluoxetina puede llegar a causar anorexia, algunas alteraciones cardiacas y una sedación mínima, y el no llevarse adecuadamente con alcohol, hace que se indique siempre no mezclar ambos. Así como interrelacionarse con otros medicamentos como los beta bloqueadores, ya que los potencializa.

Existen los moduladores de la serotonina o los bloqueadores 5-HT2,  o sea los de noradrenalina, estos incluyen Trazodona y Mirtazapina, con efectos antidepresivos y ansiolíticos pero sin desencadenar disfunciones sexuales.  La Trazodona; inhibidor a nivel presináptico 5-HT, llega a presentar como complicación, priapismo (erecciones espontáneas), hipotensión (baja de presión arterial), sedación (tendencia a dormir). Lo que ha limitado su uso como antidepresivo.

La Mirtazapina, igual bloqueador 5-HT, bloqueando los autorreceptores alfa 2, adrenérgicos, genera disfunción sexual, náuseas  y escape de enzimas hepáticas pero sin daño al hígado.

Existen los Inhibidores de la recaptación serotonina y noradrenalina. Como son la desvenlafaxina, Duloxetina, levomilnacipran, venlafaxina, que tienen acción igual que un tricíclico.

Existe un inhibidor de la recaptura de noradrenalina-dopamina, es el bupropión, usado en depresión, con trastornos con defectos de atención e hiperactividad, así como la dependencia a la cocaína, e incluso quienes quieren dejar de fumar, sube la presión, llega a generar convulsiones raramente.

Antidepresivos heterocíclicos, en alguna época de la vida estos eran los únicos medicamentos que contábamos para la depresión como los tricíclicos conocidos, amitriptilina, nortriptilina, desimipramina, aumentando la disponibilidad de la noradrenalina, siendo unos potentes antidepresivos, que desgraciadamente presentan efectos adversos, y tienden a generar dependencia física y adicción, por lo que su uso actualmente es más restricto. Dada la posibilidad de una adicción y ante la eficacia de los ISRS.

Gracias.