Campamento de Solera de Agua, a punto de cumplir su meta de liberar 100 mil crías de Golfina

0
80
Familias de la región, acompañadas de sus menores hijos continúan acudiendo al campamento de Solera de Agua, para presenciar la labor que ahí realizan en forma altruista integrantes de El Bejuco en Movimiento, quienes manejan el campamento tortuguero de ese lugar.

Por Rafael Rivera Millán

A poco más de un mes de que todavía se siga obteniendo el nacimiento de crías de tortuga Golfina, cuya temporada termina en el mes de enero próximo, en el campamento de Solera de Agua que es manejado por miembros del grupo ecologista El Bejuco en Movimiento, se está a punto de llegar a la meta que se fijaron el presidente de dicho campamento, Rafael Lemus Medina y el secretario Moisés Hernández Lozano, quien a la vez es el dirigente del citado grupo ecologista, de liberar cien mil crías del quelonio, ya que hasta el este fin de semana se llevaban ya 70 mil pequeños ejemplares nacidos en ese campamento y liberados en la playa de El Malacate de este municipio.

En entrevista, luego de liberar poco más de 500 crías de golfina que nacieron el pasado sábado en dicho campamento, en donde participaron niños que fueron llevados por sus familiares a presenciar este espectáculo de la naturaleza, señalaron que precisamente eso es lo que se está buscando, que acudan alumnos de diferentes escuelas de la región o del interior del estado así como personas de esta zona de Michoacán, pero sobre todo los niños, para que se percaten de la importancia que tiene el cuidar una especie en peligro de extinción como la tortuga, para que las futuras generaciones puedan conocerlas.

“Eso es lo que queremos, que vengan las familias con sus menores hijos a conocer la forma en cómo se recogen los nidos que dejan las tortugas de la especie Golfina, Negra y Laúd que salen a desovar en esta playa, cómo se siembran los nidos, el tiempo de incubación de los huevos, el nacimiento de crías así como la labor que se realiza para sacarlas de los pozos en donde se siembran los nidos y su posterior liberación en esta parte del litoral michoacano”.

Es una gran emoción añaden, de haber logrado ya esta cantidad de nacimientos y su liberación, “porque estamos seguros que de no haberlo hecho, se las hubieran comido los perros, animales carroñeros o el depredador también muy peligroso como lo es el hombre”, recalcaron.

El no recibir mayor apoyo por la labor que realizan dice Rafael Lemus, no los desanima, aunque sí a veces se siente impotencia o frustración “porque todos tenemos problemas cuando no aportamos económicamente para el gasto familiar, por no trabajar por venir a cuidar las tortuguitas, ese es el problema que tenemos cuando no llevamos recursos a la casa, y es cuando llegan los momentos de desánimo, pero cuando liberamos tortuguitas decimos valió la pena y la satisfacción personal”.

Y agregó: “Yo no entiendo por qué el gobierno federal no destina una partida para apoyar una labor tan importante como esta, porque si dejamos de hacerlo, se pondrá muy difícil para estos animalitos indefensos, que no pueden defenderse y son presa fácil para cualquier depredador incluido el ser humano”.

Finalmente Moisés Hernández Lozano señala que es muy importante inculcar con gusto a los niños sobre la labor tan importante que representa para ellos y para las futuras generaciones, el que se pueda apoyar la preservación y conservación de estas especies marinas, para que las futuras generaciones puedan conocer a las tortugas para que no se extingan o que sea difícil de localizarlas, porque además pueden servir de una fuente de terapia el ayudar a liberar crías, que a los niños les inspire convivir con la naturaleza.