FARMACIAS_SIMILARES_CINTILLO_EXTERIOR_JUNIO_2012.jpg

updated 5:00 AM PDT, Apr 25, 2017

Una decisión equivocada

Por Ernesto Salayandía García

Una gran experiencia

No sé el total de escuelas que he visitado en los últimos diez años, ni el número de niños y jóvenes a quienes les he dado el mensaje de vida, para que se hagan responsables y no permitan caer en las drogas, usando sustancias tóxicas y eviten contaminarse con relaciones enfermas, sé que gracias a este esfuerzo, algo bueno va a suceder con estos niños, sé que mi historia le fue útil a alguien que estaba atrapado en las redes del alcohol y las drogas, sé, que este servicio gratuito que brindo a las escuelas públicas y privadas, ha generado en mí un gran aprendizaje, aprendo de los niños, me conmueve verlos llorar, ver sus miradas tristes y de dolor cuando hablo de mi alcoholismo, de mi neurosis y del daño que les hice a mis hijos, aprendo de sus preguntas, de cómo les duele hablar de sus propias experiencias y con el corazón en la mano, te dicen.-. Mi padre toma mucho, no quiere dejar de hacerlo.- Durante la hora y media o dos horas que convivo con ellos, me siento como pez en el agua, me siento libre y hago contacto visual con todos, establezco un puente de comprensión y de comunicación, la verdad que lo disfruto tanto, que hasta pagaría por hacerlo.- Les hablo de mí, me entrego con pasión y con honestidad, trato de que despierten y se pongan alertas contra esta enfermedad, perra enfermedad, maldita perversa del alma a la que yo llamo, La Saliva del Diablo.

Amigos de las preguntas

Los niños de primaria y secundaria, se desbordan preguntando, mientras que los de preparatoria son extremadamente reservados, me tocó un grupo, la semana pasada de educación media superior, y no me hicieron una sola pregunta, tuve que dejar de hablar varias veces por las constantes interrupciones, las risas o pláticas entre ellos.- Si gustas pásale, a lo mejor es más interesante tu tema que el mío.- Logro ubicarlos, pero detecto que algunos de estos jóvenes, tienen una dependencia, están usando sustancias y por ello la indiferencia y el malestar, cuando nos tomamos la foto de grupo, algunos se esconden o no quieren salir en la foto, su lenguaje corporal es de apatía, pereza, desgane, y es difícil dar el mensaje cuando el grupo es poco o nulo receptivo, pero ahí está el reto, comienzo hablando de mí, a romper el caparazón de la negación, muchos de ellos creen cabalmente que la marihuana es medicinal y que no hace ningún daño, creen que van a poder dejar las drogas cuando ellos quieran, pero la realidad no es así, el mensaje más claro, es hablarles de las consecuencias que generó en mí las drogas, les digo, me quedé sin dientes, me volví loco, tengo dos válvulas en el corazón, soy diabético, tengo descalcificados mis huesos y con un intenso y permanente dolor, tengo estragos en mi cerebro, más todas las consecuencias familiares, laborales y económicas.

Te ha tocado batallar con alguien

Les platico del tratamiento ambulatorio que ofrezco para todo aquel que quiera vivir su vida en libertad, en dos meses, logran cambiar su vida, se recuperan así mismos y dejan de sufrir y de hacerle daño a su familia, sin internamiento, y es voluntario, y sí he perdido la batalla con muchos adictos y alcohólicos, porque no se quieren, no tienen ilusiones, ni razón de vivir, son especialistas en hacerle daño a sus madres, a sus esposas, a sus hijos, no han sabido cerrar círculos, no quieren dejan de consumir, se les hace que el mundo se les va a acabar, y claudican ofreciendo debilidad, vacío espiritual, desgane, depresión, decepción de sí mismos, se mantienen un par de meses limpios, pero deciden regresar a la compulsión alcohólica, a drogarse como idiotas, fumando marihuana y otras sustancias, y la respuesta es muy simple, no dejan de ser mediocres, nacidos para perder.- Ellos tomaron su propia elección, no tengo la menor duda, es una decisión equivocada que decepciona a la familia y a ellos mismos. El que quiere, puede.

¿Es un vicio?

No, esta es una enfermedad muy compleja, no es solo un problema de alcohol y drogas, el adicto sufre de neurosis, es explosivo, capaz de golpear a su propia madre, es hipersensible, todo le molesta, y guarda resentimientos, es un tipo inestable, no sabe manejar sus emociones, por supuesto que es aislado, apartado, de poca comunicación, cerrado, y no ofrece diálogo, es de cerrazón tajante y negado. Esta enfermedad tiene que ver con los miedos, complejos, traumas, también es dominada por la ansiedad, el alcohólico y el drogadicto no dejarán de consumir mientras no disminuyan sus niveles de ansiedad, se fuma, se bebe, se consumen drogas por ansiedad, el problema es empezar, quien fuma un cigarro, querrá otro y otro y más y más, lo mismo con una cerveza o un churro de mota, no podrá parar, es sumamente difícil hacerlo, porque es una enfermedad compleja que es espiritual, emocional, mental, física y de la personalidad, no es un vicio, es un callejón sin salida, cuando el adicto quiere, ahí se queda haciéndose daño y eso es lo que les digo a los niños, el riesgo que tienen en cualquier momento te prenderse de las drogas, en cualquier momento estableces dependencia con la sustancia, entre más consumes, más quieres.

¿Todo lo que perdiste, lo recuperaste?

Después de haber tratado de matar a mi mujer, de insultarla, denigrarla, humillarla, devaluarla, de prostituta no la bajaba, después de todo ese daño que hice, primero recuperé a Ernesto y después recuperé a mi esposa. Hoy celebramos 24 años juntos, recuperé mi dignidad que perdí con la ansiedad de andar comprando cocaína a las tres o cuatro de la mañana, de andar de farmacia en farmacia buscando la morfina sintética, de andar pidiendo recetas con médicos conocidos, recuperé mis valores, mis principios y mi ética moral que se fue con mi compulsión, con mi drogadicción extrema, recuperé el sano juicio, me volví loco con mis delirios de persecución, no he recuperado el tiempo, ni mi salud que está muy dañada, soy un chico malo.- Muy malo.- Malo del corazón, malo de diabetes, malo de los huesos, malo de la próstata.- Muy malo.- Me quedé sin amigos, ahora tengo muchos conocidos, pero amigos, amigos, son contados, perdí la radio y perdí el encanto, sé que la palmadita y los regalos en navidad, no eran para mí, fueron para la radio, recuperé mi vocación de servicio, mi don de escribir me encanta escribir y compartir, y al día de hoy, no cambio un segundo de esta vida, por la mejor parranda en las Vegas, en Ciudad Juárez, Acapulco, México, o Cancún.

¿Por qué te drogabas?

Por mediocre, y que es un mediocre, es un tipo que no se quiere, que no tiene sentido de responsabilidad, que no es independiente, es un ser inmaduro que sin su mamá se muere, un tipo mediocre, es aquel que no cierra círculos y siempre busca culpables para justificar sus errores, no tiene iniciativa, ni plan de vida, está hundido en depresión, porque esa es su naturaleza exacta; yo me drogaba porque soy débil de carácter, endeble, no se decir que no, no tengo palabra, ni hombría, mucho menos fuerza de voluntad, ni buena voluntad, me drogaba porque me gustaba, pero no sabía medir las consecuencias, tenía que atascarme, de embrutecerme con alcohol y drogas, y así ya no disfrutaba nada, me drogaba por mi enorme vacío espiritual, por no tener fe, ni amor propio, mucho menos respeto a mi persona, luego me arrepentía y decía, Juro que no vuelvo a beber, lo juro.-. Pero no podía, yo no podía parar.- Hoy sé que es por mi ansiedad, por las heridas del alma, heridas profundas que no podía sanar ni transcender, sé que es por mi genética, tengo antecedentes alcohólicos, por mis defectos de carácter, mis patrones de conducta equivocados, mis valores que andaban de vacaciones, y no podía parar, porque soy mediocre.

¿Cómo dejaste de drogarte?

Tengo que acordarme que yo no podía parar, yo no quería dejar de drogarme, todo comenzó cuando mi mujer me dijo, o haces algo para dejar de tomar o aquí le paramos, así que me fui a Oceánica, que es la clínica de desintoxicación y rehabilitación más cara del país, en la actualidad te cobran el proceso en 275 mil pesos por 35 días; de ahí salí, y el primer día que llegué a México, mi cuñado me recibió en su casa con un pase de cocaína y me dijo.- Eso de los Alcohólicos Anónimos es pura jalada, y me entregó en la mano un pase de cocaína, entré al baño y me lo chuté, ahí dejé los 150 mil pesos que en aquel entonces me costó la clínica, y me prendí nuevamente de la cocaína, dejé el alcohol, a mi mujer le había dicho que no tomaba y que Oceánica me había funcionado, y así comencé a tocar fondos, esos fondos que les he contado, hasta que me corrieron de mí trabajo, La Voz de Chihuahua, por borracho y drogadicto, traté de ahorcar a mi esposa, tuve accidentes de tránsito, me volteé en la carretera, perdí una fortuna en peleas de gallos, derroché mi vida, tiré dinero, mucho dinero, salud y tiempo, hasta que me volví loco, busqué ayuda en un centro de rehabilitación, AMAR de Chihuahua y ahí tuve un proceso de tres meses, fue un proceso duro, lento y doloroso, tuve un despertar espiritual, y Dios me dio la fortaleza de encontrarme y de luchar por mi vida, en mayo del próximo 2017, cumplo 18 años limpio, libre de drogas.

¿Cómo le haces para mantenerte limpio?

Trabajo con otros, con mi experiencia, con todo lo que he aprendido, con lo que he leído y vivido, diseñé un programa ambulatorio, un tratamiento sin que los adictos se internen, los cambios son sorprendentes. Haz de cuenta que es un taller de capacitación emocional para el desarrollo humano y crecimiento espiritual, nada religioso, trabajo una serie de herramientas para bajar la ansiedad, despierto la autoestima, y el adicto se siente libre y feliz, trabajo con la familia, pero puntualizo, es una enfermedad compleja, no es solo alcohol y drogas; cuento con la fortuna de tener un buen nivel de rehabilitación, son pocos los recaídos, los negados, la mayoría recuperaron su escuela, a sus parejas, sus trabajos y su vida nueva; el tratamiento funciona y hay recursos para la desintoxicación de sustancias tóxicas peligrosas como el cristal o la heroína, me da mucho gusto ver a tantos jóvenes limpios que estaban prendidos de la marihuana o el cristal, de niñas borrachas y drogadictas que están terminando sus estudios y recuperando su vida, eso me hace muy feliz, como vivir en armonía con mi familia, como el servir en las escuelas, en las cárceles, en los centros de rehabilitación y atender cada llamada telefónica que recibo, cada correo y cada mensaje, siempre estoy a la orden y eternamente agradecido con Dios por esta oportunidad de vida.- Como siempre, gracias por leerme y más por escribirme This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. Búscame en Twitter @teo_luna Mis libros los puedes adquirir en línea vía internet, visita mi página crisiscreces.com y haz tu pedido de libros por paquetería, entrega a domicilio. A tus órdenes 614-256-8520.

Te recomiendo la siguiente liga: https://youtu.be/4owmp9VMHes