FARMACIAS_SIMILARES_CINTILLO_EXTERIOR_JUNIO_2012.jpg

updated 5:00 AM PDT, May 23, 2017

De cada 10 matrimonios, 7 se divorcian

Por Ernesto Salayandía García

Mal de muchos, consuelos de tontos

La decadencia de la sociedad, ese hundimiento moral del que parece nadie se quiere dar cuenta, ni nadie hace nada por resolverlo; cada vez atrapa más víctimas, lo que observamos en niñas que se cortan sus bracitos y piernas con la navaja del sacapuntas, lo que vemos en niños deprimidos, apagados, tristes, al igual, en fumadores a temprana edad, bebedores de cerveza, adictos a la marihuana, a los inhalantes, lo que vemos de violencia en las escuelas, la ausencia de valores en infinidad de niños; no es más que el reflejo de los hogares disfuncionales de donde se genera este tipo de conductas, es ahí, en el hogar disfuncional, donde nace y se hace un adicto, todo ello, lo originan los padres enfermos, alcohólicos, neuróticos, dañados emocionalmente, con vacío espiritual, que de manera irresponsable, traen a este mundo niños inocentes que llegan predispuestos a sufrir y a hacer sufrir, predispuestos a las drogas y a las enfermedades emocionales tóxicas, el caso es que la fábrica de niños mal hechos, no descansa, y cuando estos niños se convierten en adultos, son una verdadera amenaza para la sociedad y un amargo infierno para sus familias.

Noviazgos violentos

Tanto ellos como ellas, pecan de controladores, manipuladores, extorsionadores emocionales, son víctimas de una relación enferma, por demás toxica, se agreden constantemente vía WhatsApp o Facebook, personalmente usan un lenguaje grosero, vulgar y agresivo, tienden a jalonarse, pellizcarse, incluso hasta llegar a los golpes, se enojan, se pelean, rompen cosas, pero finalmente regresan con más pasión, pero son como los toros viejos, se echan para atrás solo para agarrar más impulso, les da por involucrar a sus amistades en sus conflictos, viven en chismes, en dimes y diretes, no sostienen una relación estable, son inmaduros, irresponsables, y cuando las cosas no salen como ellos quieren, son explosivos, neuróticos, violentos y muy agresivos, ese es el factor denominador de los novios de hoy en día, que no saben vivir en armonía, ni en respeto mutuo, por el contrario, son groseros e insoportables y ahí siguen en la mala vida, por desgracia, estos noviazgos enfermizos y violentos, llegan a casarse, y de una manera insana procrean un bebé y suelen dejar encargados a todos los hijos que tienen, les dan toda una escuela de antivalores y los contagian para que sus hijos repitan los mismos patrones de conducta; esta es la época de la ausencia de valores y de noviazgos violentos, ambos miembros de la pareja, tan malo el pinto como el colorado.

Hembrismo y machismo por igual

Se es autoritario, soberbio, tajante, déspota, grosero, lo mismo el hombre que la mujer y entran en una guerra de poder, las amenazas, humillaciones, ridiculizaciones, devaluaciones, son parte de este desgaste emocional, las relaciones se hacen adictivas, es decir, son adictos a la enfermedad tóxica, a esta relación neurótica, y por supuesto se echan la culpa el uno al otro, por supuesto que el hilo se revienta por lo más delgado, el que te agarres a moquetazos con tu pareja, a que la trates con la punta del pie, a que la pongas en ridículo delante de quien sea, incluso de su propia familia, pero lo que hace mucho daño es que todo este cuadro neurótico se manifieste delante de los hijos, si uno como hombre trata como cucaracha a su esposa, le estoy ensañando a mis hijos que así deberán de tratar a su pareja, el hijo habrá de crecer con una predisposición negativa hacia el género opuesto, él aprenderá a vivir en conflicto, porque así lo aprendió en su casa, será un celoso empedernido, un patán, nefasto y típico macho mexicano, simplemente porque tuvo una gran escuela…. O sea, candidato al fracaso matrimonial.

Las carencias espirituales

Poca importancia se le ha dado a la educación emocional, vaya, no existe, menos debido a que muchos maestros tienen esta limitante, carecen de una estructura emocional y no pueden dar lo que no tienen, salvo sus honrosas excepciones, tampoco lo tienen los padres de familia, y lo que damos es miseria emocional; los niños de ahora, muchos de ellos, esta deprimidos, viven amargados, frustrados, tristes, enojados, mantienen una austera comunicación con sus padres, tienden al aislamiento, a vivir su mundo aparte y estos matrimonios no se dan cuenta del daño tan severo que le están haciendo a sus hijos, de pronto el niño comienza a fumar marihuana, la niña tiende a ser la niña borracha, y ellos se pregunta.- Qué hicimos mal? .- Pues todo para que sus hijos hayan caído en desgracia, no asumieron su responsabilidad como matrimonio, cada quien ensalzó su ego, pensó solamente en él, no en el bienestar común, y lo más triste de esto, es que no se han dado cuenta de sus carencias y de las consecuencias debido a sus incapacidades emocionales, que no quieren reconocer ni trabajar en ellas, cuando las cosas en pareja no van bien, lo más común y práctico es el divorcio.

Úsese y tírese

Tenemos una cultura del divorcio, la gente está mejor informada, como lo de las pensiones alimenticias, el procedimiento, la custodia de los hijos, y otras modalidades, pero del matrimonio, muchos desconocen que es un convenio de muto acuerdo, de respeto, amor, comunicación, se desconocen tantas cosas, como el trabajo en equipo, la humildad, honestidad, comunicación, fidelidad, convivencia y otros tantos elementos que requiere el matrimonio para surgir avante ante cualquier crisis, lo que sucede ahora, es que esos jóvenes están acostumbrados a la comida instantánea, a las cosas rápidas y light, no saben vivir la vida en pareja, en formar un hogar, si desde novios te la pasas pelando, no te cases, en tu matrimonio va a ser agregado y aumentado, llevar la fiesta en paz es posible gracias a la equidad, a la empatía, a la responsabilidad, al dar, al servir, al ser genuino, llevar una buena relación, es admirar, cautivar, enamorar, conquistar y no lo contrario, y cuando las cosas se tornan difíciles, si hay amor, hay solución, si no, no hay nada, pero lo más importante es que una pareja debe de luchar por su hogar y por sus hijos, porque es una gran irresponsabilidad lavarse las manos y darle la espalda a los hijos, dejarlos al vacío, dándoles el abandono de padre y de madre, las consecuencias para ellos y para toda la familia, son irreversibles.

Padre alcohólico

Comprendo el por qué una mujer puede soportar el alcoholismo de su pareja, seguir viviendo con él a pesar de que todos los días se emborracha, su olor, su tez roja, su temblorina constante, es algo ya normal, incluso hasta natural, lo que me cuesta trabajo comprender, es por qué corren el riesgo de dejar que sus hijos se contaminen de la enfermedad y caigan fácilmente en el alcoholismo y las drogas, nadie quiere hacer caso de prevenir, de darles el blindaje a sus hijos y evitar esta desgracia, parece ser como si estuvieran esperando a que la tragedia ocurra, y como todo el mundo, quieren tapar el pozo después del niño ahogado, y con el tiempo la historia se repite, los hijos se hunden en las drogas, fracasan en sus estudios, en sus relaciones de pareja, como hijos, se apartan de la familia y viven sus propias consecuencias, tristes y crudas, sin tener la más mínima posibilidad de salir del hoyo.

Causales de divorcio

Hay tantas cosas, pero en mi opinión, el manejo de las emociones, el ser una persona sensata, equilibrada, de buen humor, inteligente, flexible, ecuánime, genuino, todo ello puede ser un buen ingrediente, pero hay quienes son todo lo contario, la fodonguez, los fachosos, las fachosas que no les gusta el baño, que no tienen tacto para vestirse cuando están en la cama, pierden la sensualidad y se alejan del apetito sexual con los mamelucos que usan, los olores, los que les huele mal la boca, los que usan groserías, que son vulgares, violentos, agresivos, los que carecen de detalles, de ese amor conquistador, es causal de divorcio, la ausencia de la verdad, de amor, de fidelidad; el matrimonio puede tronar por incompatibilidad de caracteres, por mala o pésima comunicación, a consecuencia de todo esto, pierden la esencia y truenan como espárragos, el matrimonio es un compromiso serio en que el juego emocional es fundamental, como pareja, requiero madurar, dejar de hacer panchos por todo y por nada, ponerle acción a la parte que me corresponde, respetar y dar lo mejor de mí mismo, si me amo, puedo dar lo que yo tengo.

Tu lengua se convierte en un filoso bisturí

Enojado, no tengo prudencia de lo que emito, no me detengo y hago trizas a mi pareja, sé perfectamente dónde pegarle, de eso se trata, que le duela, que la daga se clave hasta el fondo y que la herida sea profunda, no importa lo que en ese momento destile, es mi verdad y mi razón, mi objetivo es agredir, destrozar, denigrar, ofender, humillar, devaluar, comparar, reclamar y demostrar mi poder, no importa lo que diga, lo que quiero es mostrar mi enojo y que afloren mis resentimientos, claro, que después de mi descarga neurótica, quedo expuesto a la reacción.-. Acción, reacción.- Y me someto a la respuesta inmediata, a que se me regresen las ofensas con la misma o más intensidad, ese es el juego neurótico de las parejas, pegarse con todo, hacer heridas, pegar donde más duele y entre más hablo más demuestro que no amo a esa persona, entre más la agredo, manifiesto que más la odio y la repudio, estoy tan dolido, que no entiendo razones y lo único que importa es mi verdad.

Emocionalmente, mal y de malas

No hay cosa más insoportable que vivir con una neurótica, o con un neurótico, la casa es un ring de peleas, los tonos, el volumen, los gritos y las groserías son el pan de cada día, es de lo más sencillo que la neurótica quiera arreglar todo a gritos, a mentadas de madre, es una pugna absurda en busca del poder, un mal manejo de egos inflados y de personalidad distorsionada, no es así como se debe llevar una pareja, no es tu pelele, no es un retrasado mental, no eres su dueña ni eres nadie para maltratar, para agredir, ni para estar reclamando y quejándote de todo y de nada, lo más incongruente es que después de estar como loba hambrienta en el desierto, después de estar chiflando el alma todo el santo día, en la noche quieres que te hagan el amor y como los resentimientos no le permiten, por dignidad no se acerca a ti, tu comienzas a reclamar.-. Nunca me tocas.- Nunca quieres hacer el amor conmigo.- Los celos y las inseguridades afloran y los comentarios en ese sentido también.- Seguramente estás cansado, tu novia te deja sin ganas de nada.- Sencillamente el amor acaba.- El matrimonio no es para toda la vida, el divorcio sí, y puedes divorciarte una, dos o más veces de tu pareja, pero jamás debes de divorciarte de tus hijos. Por tu atención muchas gracias.- This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. Gracias por escribirme y más por leerme, búscame en Twitter @teo_luna, en Facebook, mis libros están a tus disposición en línea, vía internet, adquiérelos en mi página crisiscreces.com 614-256-8520.

Te recomiendo la siguiente liga.

https://www.youtube.com/watch?v=6Y16Ek5AYNI&t=12s