FARMACIAS_SIMILARES_CINTILLO_EXTERIOR_JUNIO_2012.jpg

updated 7:14 PM PDT, May 22, 2017

Segunda opinión médica, derecho de todos los pacientes

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

En algunos países como en España, es casi obligatorio ante un padecimiento grave o que requiera manejo médico fuerte o largo, una segunda opinión, así como también cuando se requiere un procedimiento quirúrgico delicado, recibir una segunda opinión Médica también, dada por expertos sobre el diagnóstico que presenta ese paciente.

Aquí en nuestro país, el que un paciente se le ocurra decirle a su Médico que ocupa una segunda opinión, resulta hasta ofensivo para ese Médico, ya que no está en nuestra cultura Médica, obtener apoyo o bien asegurarnos de lo que diagnosticamos, y como les he dicho a mis alumnos y a mis compañeros jóvenes, somos susceptibles de error, y es mejor corroborar el error antes de iniciar un tratamiento que no requiere un paciente y que no sólo lo afectará, sino que lo puede incluso hasta matar.

En la Medicina anglosajona se ha incrementado potencialmente el área de errores médicos, ya que no existe este punto de segunda opinión, de aquí que se haya incrementado el número de casos de errores Médicos y las Iatrogenias (lesiones ocasionadas por médicos), que estadísticamente han aumentado en los últimos años.

México aún no legisla sobre este tópico, se menciona en la Reforma de Salud, pero nada en concreto. En Bogotá, Colombia, el Senador Juan Manuel Galán, llevó este punto al Senado para que se vote y se suba a grado de ley, como un nuevo código de Ética Médica, que algunos Médicos no aceptan, algunas veces por ese egocentrismo característico de personas que aparentemente “tienen muchos estudios”; sí tienen estudios, pero poco criterio, y no aceptan como “Vacas sagradas”, que algún ser mortal llegue a dudar de sus diagnósticos o sus capacidades.

Uno de los objetivos principales de esta segunda opinión, es un apoyo más para la tranquilidad y la confianza de los pacientes, pero también del Médico, tratar de la segunda opinión, la de un especialista de los más reconocidos de esa zona, con objeto de poder quedar tranquilo con el diagnóstico y con el tratamiento. A mí me ha tocado oír a mis colegas de especialidad decir: Yo no pido, pero tampoco doy segundas opiniones, nada más fuera de lugar de estos amigos míos, ya que el paciente está en todo su derecho de pedir segunda y hasta tercera opinión, si él no queda completamente convencido de su patología y de su tratamiento, y le dará más confianza cuando uno o dos especialistas coincidieron en su diagnóstico, dejará de pensar que es una enfermedad rara, difícil o grave, ya que otro especialista lo valoró, y el paciente decidirá con quien se atiende, que es como se basará la oferta y la demanda en Medicina, obligándonos a los Médicos a dar una mejor atención y mejor servicio y dejar atrás esa época de la prehistoria médica que era la clásica “lo ordeno yo que soy el médico”.

Como aquella frase tan común que oíamos “porque soy tu madre”, que con el tiempo ha cambiado a una relación más respetuosa entre madre e hijos, así deberá ser la de Médico y paciente, con una relación estrecha, pero con la libertad de poder escuchar una segunda opinión, sin que se ofenda el que hizo el primer diagnóstico, antes al contrario será un apoyo, pero debemos ser menos soberbios y menos crecidos, menos pagados de nosotros mismos, que en ocasiones nos sentimos la última Coca-Cola del desierto, situación que generó muchas complicaciones y errores diagnósticos, que pretendemos disminuir en la práctica médica diaria.

Esta segunda opinión ha puesto en vilo muchas de las prácticas Médicas actuales que ya no son tan claras y tan diáfanas como eran, y se pretende mejorar la calidez, la calidad y mejorar la atención en general hacia el paciente, y nosotros los médicos debemos ser los más interesados en que sea mejor esa relación y el manejo de cada paciente.

Gracias por leer este artículo.