FARMACIAS_SIMILARES_CINTILLO_EXTERIOR_JUNIO_2012.jpg

updated 10:05 PM PST, Feb 19, 2017

Medicina del Siglo XXI

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Entramos de lleno al siglo XXI y la Medicina también debió de adaptarse a ese nuevo milenio, la base, como se ha hecho, desde tiempos remotos en un acto Médico es con la participación de dos sujetos: Un enfermo que requiere atención y un Médico, este último debidamente preparado para resolver el problema que atañe a ese enfermo, que llamaremos paciente.

Los procedimientos, así como las medicinas, todavía a principios del siglo pasado, el XX, no eran del todo adecuados, sino más bien era muy limitados, al transcurrir el tiempo y llegar a los finales del siglo XX, los avances técnicos y de los medicamentos se verán muy mejorados y también avanzados en forma muy importante. Todo esto trajo un beneficio directamente al paciente, que se vio más favorecido en los manejos y en los tratamientos instituidos por su Médico.

El siglo XX fue mudo testigo de todos los avances en radiología, en anestesia, en tecnología Médica y Tecnología quirúrgica, pero en la segunda mitad del siglo XX este avance de la Medicina fue avasallador. Ese corte romántico y personalizado de la Medicina antigua, que se fue perdiendo debido a que se ve a la Medicina como una Industria, y por esto aparecen los grandes consorcios de seguros de salud con sus pólizas, para brindar atención Médica, tentativamente Ilimitada, que al final del día si se ve limitada y así encubiertas, proporcionan una atención Médica, de acuerdo al tamaño de la póliza. Tratando de dar siempre menos de lo que se contrató inicialmente, con cláusulas escondidas y triquiñuelas para no pagar lo que se prometió.

Aparecen los grupos Industriales de grandes corporativos, que inician a hacer clínicas y hospitales de atención privada, donde el costo de esta atención, sin tener un seguro de salud, es totalmente inalcanzable. Estas, como una institución privada, su objetivo inmediato será que su inversión sea redituable y recuperada lo antes posible, dejando a un lado ese servicio de atención adecuada al enfermo, estos consorcios hospitalarios tratan de ocupar todos los lugares de salud del mundo, con capitales extranjeros y llevados a un país donde requieren la infraestructura para crear una clínica que de mejor servicio.

Se notó con estos cambios que la medicina privada se encareció y la ha deteriorado, así tenemos que, de ese acto médico, como esencia para el manejo de la relación Médico/Paciente se ha ido perdiendo, para transformarse en un intercambio comercial, lo que fue una auténtica relación estrecha, no solo en la mentalidad del paciente, sino que ha abarcado la mentalidad del Médico, que en últimas generaciones, trata de ganar más económicamente, que dar un buen servicio a su paciente. Y ya hasta en ocasiones ni importarle a algunos Médicos (no a todos) la salud del paciente, situación que se ha transformado en algo muy serio, ya que aparece el auge de las quejas, las demandas y la manera de sacar más ganancia económica en una relación que en algunas épocas de la vida se manejó incluso como un apostolado, por el trato llevado con su Médico de cabecera.

Y que con esta globalización se ha perdido, para hacer de esta relación una mera situación mercantil, en la que se busca para que nos proporcione una consulta al más económico, el que menos cobre, no importa si es bueno o malo, solo que le de la medicina, surge otro problema, constitucionalmente la salud es un deber proporcionarlos por áreas  gubernamentales, pero la débil situación económica de los gobiernos, sobre todo latinos, hace que los grandes consorcios económicos mundiales sean los que desarrollen las clínicas particulares para atención, así como desarrollan la tecnología que es menester para el desarrollo de una medicina moderna y actual.

Y la Medicina social se ha ido debilitando, tratando de incluso privatizarlo paulatinamente haciendo que los servicios hospitalarios se hagan en forma de subrogados. Esto paulatinamente nos lleva al aspecto ético, que debió importar y mucho el área Médica se fue perdiendo, haciendo que aquel Juramento Hipocrático, fuera un mito difícil de recordar y más difícil de practicar.

Como Médicos debemos tener en cuenta los siguientes aspectos, que son de vital importancia en el momento actual para ejercer la medicina del siglo XXI:

Saber y conocer los aspectos técnicos y actuales de la especialidad, o de su práctica Médica, cuyo único fin es el beneficio de su paciente, no solo curarlo, sino no hacerle un daño o complicar su estado.

Debemos atender a todo el paciente que requiera de nuestros servicios sin importar sexo, creencia religiosa, ocupación, condición social y sobre todo una que nos ha pasado de largo cualquier condición económica.

Siendo justo con todos los pacientes, guardar el secreto de la salud del paciente y reportar todos aquellos casos que, por salubridad, requieran reporte sanitario, cuando vaya a hacer un procedimiento por mínimo que sea, deberá contar con un consentimiento informado del paciente, en que usted le explicó perfectamente los riesgos y el paciente firma de consentimiento informado, para evitar cualquier eventualidad por desconocimiento.

Manejar a nuestros pacientes en la consulta de los sistemas de salud como si lo tratáramos en privado, el paciente más ahora que nunca está receptivo y percibe que el manejo institucional es distinto al privado, y preferirá la consulta privada, pero descalificará al facultativo que lo atendió mal en alguna institución, perdiendo el Médico confianza y credibilidad por la falta de congruencia y el paciente pierde un especialista o un médico que pudo atenderlo adecuadamente.

Las mismas instituciones de salud mundiales se han empeñado en deteriorar esa ética médica, y somos los médicos los que debemos de mantener esa ética perfectamente establecida por el bien de nuestra profesión y por nuestros pacientes. Los sistemas de salud mundiales a nivel gubernamental, pretenden hacer que el Médico pierda su esencia al transformarlo más administrativo que operativo.

En el momento actual, el ejercicio de la medicina se encuentra manejado por fuerzas y por intereses ajenos a la Medicina. Esto ha hecho que la Medicina del Siglo XXI sea distinta, pero en esencia debiera ser la misma que se ha practicado siempre.

Gracias por leer este artículo.