EL BLOQUEO DE EUA A LA EXPORTACIÓN DE MANGO NO AFECTA A LÁZARO CÁRDENAS

0
209
Aunque muchas huertas se han convertido en patios para almacenar autos o contenedores, en la región todavía se cultiva mango en unas 700 hectáreas, y el veto temporal de EUA a la exportación de mango, no ha afectado.

* Ex dirigente de la Asociación de Productores de Mango de LC, dijo que aquí se cultivan todavía unas 700 hectáreas de esa fruta.

Por Francisco Rivera Cruz

Aunque la producción de mango en la región de Lázaro Cárdenas es importante todavía, no fluye hacia Estados Unidos sino a los mercados nacional y asiáticos por lo que el veto temporal a las exportaciones impuesta por el Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS) del país vecino del norte, no afecta a esta zona de la costa michoacana.

Todo negocio y máxime en el campo, se sostiene de las exportaciones, dijo Ignacio Águila Chacón, ex dirigente de la desaparecida Asociación de Productores de Mango de Lázaro Cárdenas, quien situó que pese al abandono al campo desde las políticas públicas y la mala organización de los productores, todavía se cultivan 700 hectáreas de mango en esta zona.

José Virrueta, productor de la fruta, dice que ni enterado estaba que hubiera restricciones a la exportación de mango porque sencillamente enfocan al mercado nacional y alguna carga llega a salir rumbo a los mercados de Asia, como resultado de la época en que en esta región estaban organizados tenían centro de acopio y contratos con tiendas y jugueras.

Ambos coinciden en un futuro sin producción de mango, al que uno incluso le puso tiempo fatal, 10 años. Eso sí, coincidentemente por los mismos motivos: abandono del gobierno, el retiro de apoyos a la producción al no ofrecer un precio de garantía a la cosecha, y donde el tiro de gracia fue desmantelar Banrural, que les podía prestar recursos para compra de insumos, tractores, vehículos y otros necesarios para trabajar el campo.

El negro futuro para el campo es no solo por el abandono gubernamental, suman la presión urbana, incremento de insumos, mano de obra cara y que los productores en su mayoría son viejos y sus hijos al no ver garantías prefieren emplearse, emigrar o vender sus tierras. Aquí recordaron que en menos de una década han desaparecido en más de la mitad de tierras dedicadas al cultivo de mango, que hoy son colonias o patios de autos.

Águila Chacón explico que los insumos para producir mango se han elevado un 200% en los dos recientes ciclos, mientras en mano de obra se tiene que un cortador quiere 40 pesos por caja o 800 pesos más comida por jornada, lo que no ganan de empleados de una tienda o con una compañía contratista, haciendo improductivo al sistema mango, pues un comprador cubre 60 pesos caja puesta en camión. “Y a los huerteros no nos queda nada”.

Si empacadores bajan a comprar acá mejora precio, pagan a 300 la caja, a razón de 10 pesos kilo, ocurriendo cuando la producción en la zona de tierra caliente no cubre las solicitudes y generalmente Asia les solicita más, anotan.

En Las Guacamayas las tierras ejidales pasaron a ser colonias y El Limoncito ya va por los mismos pasos, dice Águila, hasta febrero pasado dirigente de la Asociación de Ganaderos, quien anota que otra razón para ir pensando en el fin de la producción de mango es que la mayoría de las huertas son viejas, lo que baja la cosecha, pero el desánimo ante faltas de garantía impide resembrar o renovar plantaciones.

Uno de los problemas para sacarle provecho a la actual producción es la falta de empaques que los hay hasta el Valle de Apatzingán, y tienen controlada la entrada, cierran espacios para productos de otras regiones, anotaron.

Refieren que la cosecha de papaya ha tenido un repunte, pero en general en el campo, “estamos a la voluntad de dios, una vez que se retiraron apoyos, la financiera rural desapareció, y que ahora no tenemos a dónde ir a conseguir un peso”.

Terminan anotando que si el próximo gobierno federal sigue las actuales políticas y no entra a un sistema crediticio el campo va a colapsar, y la suficiencia alimentaria se verá afectada en México, “y no es pesimismo, es realidad”.

Es de señalar que en los tiempos que Ignacio Águila dirigió a los productores de mango en esta zona, de acuerdo a los registros que entonces reportábamos, con Jugos del Valle y cadena Gigante, se lograron contratos de venta. Entonces se tuvo un punto de concentración en lo que llamaron Los Ciruelos, de la zona de La Mira, haciendo una compra de 12 mil cajas de plástico que se entregaron a la asociación, pero que no se cuidó ni conservó como organización.

Por lo que respecta a la restricción que impuso Estados Unidos a Michoacán a las exportaciones de aguacate y mango, deriva de la agresión a dos empleados –inspectores– de APHIS en Aranza, Paracho.