Grupos armados no deben hacerse cargo de la seguridad pública: Héctor Astudillo

0
255
Héctor Astudillo Flores, gobernador de Guerrero.

Acapulco, Gro., 11 de diciembre de 2018.- El gobernador Héctor Astudillo Flores reprobó que integrantes de la Policía Ciudadana de Costa Grande desarmaran a policías municipales de Petatlán y tomaran el cuartel, y señaló que esto se debe corregir, pues los grupos armados no deben hacerse cargo de la seguridad pública.

“Hay que dialogar, porque tampoco nos vamos a ir a enfrentar nosotros con un grupo que se arma y hace lo que hizo, hay que dialogar y de hecho se está haciendo en este momento”, dijo en entrevista en la Escuela Superior de Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro).

Indicó que “tenemos que intervenir todos, hay que recordar que la Guardia Nacional no opera todavía, la reforma no se resuelve todavía en el Congreso, entonces vamos a seguir operando como hemos seguido operando anteriormente”.

Al preguntarle si ya había informado a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, de lo ocurrido en Petatlán, Héctor Astudillo respondió que sí y que ya habían platicado sobre esta situación en la última reunión que tuvieron en Ciudad de México. “Están enterados perfectamente, en mi última reunión tratamos dos asuntos, de Petatlán y de la sierra, que son los dos focos delicados que tenemos en ese momento”, puntualizó.

“Es un hecho que no aceptamos y hay que corregirlo, lo cual no es con confrontación, si nos confrontamos fácilmente podemos agravar más las circunstancias, hay que dialogar y eso es lo que estamos haciendo. No hay que permitir que (Petatlán) esté como en otros municipios, hay que ver la manera de cómo lo paramos de manera inmediata”, expresó.

El mandatario estatal enfatizó que no se debe llegar a la confrontación debido al tipo de armas que portan los policías comunitarios. “Creo que también es un asunto de la federación”, señaló.

Por otra parte, sobre la desaparición del joven Jonathan Guadalupe Romero Gil, quien fue visto por última vez el pasado 5 de diciembre, cuando policías de Acapulco lo subieron a una patrulla, el gobernador dijo que es un asunto que se tiene que revisar, y pidió a los familiares que presenten sus denuncias correspondientes en la Fiscalía General del Estado para poder darle seguimiento. (Quadratín).