EN COMPLETO ABANDONO VIVIENDAS PARA REUBICAR A PESCADORES DE LC

0
394
Este es el fraccionamiento de las 400 Casas, donde serían reubicadas las familias de pescadores, y que a la fecha luce abandonado y vandalizado.

* Muchas de ellas han sido vandalizadas y para su ocupación, requerirán una completa rehabilitación.

Por Francisco Rivera Cruz

Viviendas en abandono, vandalizadas algunas en las que se han roto cristales y robado los tinacos para agua y donde piletas y lavaderos sirven de criaderos de mosquitos, es la situación de las casas construidas por el gobierno para reubicar a los ocupantes de la margen derecha del Río Balsas, que viven en zona de alto riesgo.

A pesar de los millones de pesos invertidos por los gobiernos de los tres niveles, el proyecto de edificación de 440 casas unifamiliares, parece ser dinero tirado a la basura.

En diciembre de 2013, se anunció el inicio del proyecto de construcción, en el que el gobierno federal a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Urbano y Territorial (Sedatu), y el gobierno estatal, construían un paquete de 400 viviendas en un predio aportado por el gobierno municipal, de 6.5 hectáreas.

La decisión se tomaba –se argumentó entonces– porque unas 420 familias asentadas a orilla del Balsas, habitaban zona de alto riesgo, al estar sobre ductos, frente a posibilidad de inundaciones cada temporada de lluvias, en condiciones de insalubridad y sin servicios básicos.

Además, en ese espacio se daría lugar a la segunda y tercera etapa del Malecón de la Cultura y las Artes, para que la ciudad tuviera mayor área para recreación y hacer actividad física.

La construcción de las viviendas, ocurrió entre problemas de cumplimientos de tiempos de entrega por la constructora, y hasta de tipo legal, pues el 17 de octubre de 2014, en sesión de Cabildo se denunció presunta irregularidad en la compra del terreno, por lo que se presentó denuncia contra quien resultara responsable ante la Subprocuraduría Regional de Justicia, hoy Fiscalía Regional.

Un recorrido por el conjunto habitacional, cuyas casas que serían gratuitas para los beneficiarios, aunque pagarían la introducción de los servicios, permite consignar que en un 65% están concluidas, sin embargo, al estar en abandono hay saqueo de los tanques de almacenamiento de agua (Rotoplas), vandalismo en piezas y rotura de vidrios.

En el caso de las inconclusas, fueron abandonadas al 40% de su construcción y falta levantar el muro de contención que de firmeza pues una parte de la construcción ocurrió en una loma, situada a espaldas de la empresa Radio La Poderosa, en la tenencia de Las Guacamayas, sobre la carretera a La Mira.

En el año 2018 y por más de seis meses, la construcción fue abandonada porque los gobiernos estatal y federal no estaban al corriente con los pagos a la constructora.

Meses antes, en agosto del 2017, el gobernador Silvano Aureoles, al venir a colocar la primera piedra de la Universidad Politécnica, afirmó que la edificación de las viviendas seguiría por la importancia de desalojar la margen del río y retirar a cientos de familias en riesgo.

Hugo Rangel, exfuncionario municipal, señaló el año pasado que había un gran desfase entre las casas terminadas y las que estaban en construcción, lo cual advertía que aunque se entregaran pronto, las primeras ocuparían de rehabilitación ante el innegable deterioro que presentan.

Lo cierto es que las viviendas concluidas están deteriorándose y el conjunto, en franco abandono.