Analiza PAN retomar ley antimarchas en Michoacán

0
290
Javier Estrada Cárdenas, coordinador de la bancada del PAN en la 74 Legislatura local.

Morelia, Mich., 30 de julio de 2019.- Con la advertencia de que no se trataría de una norma similar a la “ley garrote” aprobada en Tabasco, a la que consideran altamente punitiva y contraria al compromiso de no represión pregonado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el Partido Acción Nacional (PAN) no descartó retomar el análisis de la conocida como “ley antimarchas”.

“Creo que es un buen momento para retomar el análisis de ese tema, no veo inconveniente para que podamos intentarlo en esta legislatura; lo que nosotros hemos planteado en diferentes legislaturas es el orden de las manifestaciones, para que no afecten a terceros”, comentó en entrevista con los medios el coordinador parlamentario del PAN, Javier Estrada Cárdenas.

Reprochó la incongruencia y doble moral, dijo, de legisladores Morena al erigirse defensores de la Junta Local de Caminos, cuando a nivel federal sin miramientos se ha despedido a miles de trabajadores, por quienes no se les ha visto alzar la voz.

El panista consideró que la “ley garrote” aprobada en Tabasco constituye una criminalización de la manifestación pública, método del que se valió en buena medida López Obrador para llegar a la Presidencia, por lo que incluso expresó que México perdió a un gran luchador social y obtuvo un pésimo presidente.

“Fatal para nuestro país, él dijo que jamás lo iban a ver como represor, y no vemos que en su estado natal esté alzando la voz; tal parece que tiene como laboratorios a Tabasco y Baja California, éste primero para ver hasta dónde se pueden extender los mandatos de manera corrupta, y aquel para institucionalizar la represión”, dijo.

Cabe recordar que la ley antimarchas fue impulsada de origen por el PAN desde 2013, en la 72 Legislatura asomaron acuerdos con la bancada del PRI, pero el PRD no cedía; en la 73 Legislatura incluso diputados del PRD guiñaron a favor, sin embargo, esta propuesta no ha pasado de la escena mediática debido a que los propios representantes populares admiten que nadie está dispuesto a pagar el costo político que representa. (Quadratín).