gRAFITO

0
361

* Incendios forestales y malas prácticas

Por Roberto Tapia

Es indudable que en pleno 2020 continuamos con malas prácticas en México, lo que provoca el deterioro del medio ambiente. Tan sólo en lo que va de este año se han registrado 472 incendios forestales, afectando una superficie de 4 mil 426 hectáreas, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), encargada de prevenir y combatir estos siniestros.

Pareciera que el mensaje del gobierno federal es seguir revisando lo que hicieron administraciones pasadas y no cambiar las formas, pese a que en 2019, 7 mil 410 incendios forestales arrasaron con 633 mil 678 hectáreas en el país, destinando un presupuesto a la Comisión Forestal de 2 mil 586 millones de pesos, lo que representa una reducción de 6.4 por ciento con respecto al año 2018.

Los resultados están a la vista, en los estados de Jalisco, Oaxaca, Durango, Nayarit, Guerrero, Chihuahua, Baja California, Chiapas, Sonora y San Luis Potosí, hubo la mayor afectación en superficie afectada, lo que representa 72% del total nacional.

Es así que nueve de cada 10 incendios forestales en el país son causados por seres humanos y sólo 1% corresponde a fenómenos naturales derivados de eventos meteorológicos como descargas eléctricas o erupciones volcánicas.

En contraparte y ante la temporada de estiaje, en Michoacán arrancó ya la campaña de prevención de incendios forestales, con acciones integrales para generar conciencia e implementar medidas de prevención contra incendios.

Con un incremento para este 2020 en 61 por ciento al presupuesto para el combate de incendios forestales, participarán más de mil brigadistas en estas actividades a través de 101 brigadas distribuidas en 10 regiones de la entidad.

Cómo prevenir incendios forestales;

  • No tirar colillas ni cerillas o fósforos, ya que la mínima chispa puede producir una llama y de ahí un incendio, sobre todo en zonas donde hay materia vegetal seca.
  • No tirar vidrios, botellas de plástico o cristal, latas, sprays u otros materiales combustibles en los bosques.
  • No encender hogueras o fogatas en el bosque, solo hacerlo en las zonas acondicionadas para ello con el permiso indicado, pues por más que creamos que sabemos controlarlo el fuego se puede descontrolar por una sola chispa al hacer un poco de viento.
  • Si encuentras restos de hogueras o fogatas con brasas, apágalas con agua no pases de largo y las dejes.
  • Si se observa a alguien con comportamiento sospechoso, tirando alguno de los materiales mencionados, haciendo hogueras en zonas no habilitadas, etcétera, hay que denunciarlo a las autoridades.
  • No entrar con coches o vehículos de cualquier tipo en zonas donde el suelo tenga vegetación seca, como matorrales o hierbas, ya que el simple contacto con el tubo de escape caliente, sobre todo si es un día con sol fuerte, puede producir un incendio.
  • Colocar zonas cortafuegos en las áreas en las que se conoce que hay facilidad de incendios, según el historial de otros años o por los cambios que haya habido en la zona y que propicien este desastre.