Prorrogan estallamiento de huelga en ayuntamiento de LC hasta el 20 de mayo

0
268
José Abarca García, dirigente de los trabajadores municipales.

Por Rafael Rivera Millán

Debido a la contingencia sanitaria que estamos viviendo, y a que el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado se encuentra cerrado, el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas, que encabeza José Abarca García, determinó dar otra prórroga más al gobierno municipal, hasta el 20 de mayo próximo para negociar la revisión salarial del 2020 de casi 700 empleados municipales.

Si no hay arreglo favorable, a las 14:00 horas del 20 de mayo se estarían colocando en todas las oficinas municipales las banderas rojinegras de huelga. Cabe señalar que el gremio ya había dado una primera prórroga, del 1 al 15 de abril, cuando ya se venía venir lo de la emergencia sanitaria.

En la entreviste telefónica con el Noticiero de este diario, Abarca García dijo que el gremio espera que antes del 20 de mayo haya terminado ya la contingencia sanitaria, “aunque las cosas se ven difíciles, y entendemos que primero es la salud, pero pues también estamos para defender los intereses económicos de los trabajadores”.

Expresó que mientras se llega el tiempo de negociar la demanda de incremento del 10 por ciento de aumento directo al tabulador, los trabajadores sindicalizados siguen laborando o quienes por disposición oficial, se hayan ido a descansar a sus casas, por la emergencia sanitaria, siguen ganando el mismo salario.

Sin embargo apuntó que el incremento que se logre obtener, tendrá que ser retroactivo al primero de abril de este 2020.

De momento insistió, lo que les preocupa y ocupa tanto al gremio como a la administración municipal, es la seguridad de los trabajadores ante el riesgo que implica la pandemia, sobre todo en las áreas que tienen que seguir laborando como limpia, taller y rastro municipal, en donde se ha mandado a descansar a los trabajadores con problemas de hipertensión arterial, diabetes u obesidad, además de los que integran el grupo más vulnerable, el de la tercera edad.

Consideró que de hace tres semanas a la fecha, entre un 10 a un 20 por ciento de los casi 700 trabajadores son los que de inmediato se fueron a resguardar a sus casas, pero que a partir de que está arreciando la pandemia, se van mandando a descansar a más gente, quedándose los grupos más jóvenes para atenderé las áreas prioritarias que no pueden parar.