EMPRESA LOROS INCUMPLIÓ REQUISITOS QUE EL OCI DE APILAC PASÓ POR ALTO

0
503
La obra del Distribuidor Vial sigue a la espera de que la APILAC determine qué va a pasar con ella, quien finalmente la debe de realizar.

* Asoman más irregularidades que dejan ver la actuación parcial en este asunto del Órgano de Control Interno de la APILAC.

Por Rafael Rivera Millán

De acuerdo a documentos que obran en poder del Noticiero de Diario Gente del Balsas, se desprenden una serie de anomalías cometidas tanto por la empresa Loros, S. A. de C. V., de Raymundo López Olvera, al presentar su inconformidad fuera del tiempo legal para hacerlo, en contra del fallo de la licitación de la obra del Distribuidor Vial, como por el Órgano de Control Interno de la Administración Portuaria Integral a cargo de Rafael Gil Ortiz.

Como es del conocimiento público, en diciembre pasado la APILAC otorgó el fallo de la licitación en cuestión, a la dupla de Impulsora de Desarrollo integral, S. A. de C. V. (IDINSA) e Ingenieros Civiles Asociados (ICA), pero las fuentes consultadas nos dicen que en forma “extraña u oscura” Rafael Gil Ortiz, titular del Órgano de Control Interno de APILAC, pasó por alto las anomalías y le dio entrada al recurso de informidad por el resultado de la licitación.

El fallo de la Licitación Pública número 09178002-027-19, proceso en el que al igual que varios concursantes, Loros participó asociada con otras compañías, y en este caso entró a la puja del contrato con las otras dos que representó (Constructora Eunice, S. A. de C. V., y empresa Prefabricados, Materiales y Acarreos de Occidente, S. A. de C. V., y la persona física Octavio Rodríguez López), en forma conjunta, dice el dictamen al que se tuvo acceso “no cuenta con la capacidad financiera para llevar a cabo la ejecución del contrato que deriva de la presente licitación y no tiene suficiente capacidad para pagar sus obligaciones conforme a lo requerido en las bases de la licitación”.

Más claro ni el agua, dicen las fuentes consultadas sobre el resultado de la licitación que dio como resultado el que Loros y socios fueran descalificados y la obra se adjudicara a IDINSA e ICA.

Al revisar las propuestas económicas, se desprende que efectivamente Loros presentó un presupuesto más barato que Idinsa, pero así la obra simplemente la dejarían inconclusa, es decir, no la terminarían simplemente con el alza del material ocurrido en este 2020, están fuera de presupuesto por alrededor de 70 millones de pesos, y eso quiere decir que tendrían que ajustar su presupuesto, lo que ya no les daría para terminar el Distribuidor Vial y entonces más problemas para la región porque quedarían inconcluso.

Además se nos indicó que las empresas con las que Loros entró a la licitación, son una especie de subcontratistas, eso quiere decir que no cuentan con responsabilidad si fallan. Y por lo que se refiere a Loros, se afirmó que esta empresa desde su creación, no ha desarrollado una obra con valor de más de 80 millones de pesos, y por eso fue que determinó asociarse con dos constructoras más y el particular, para poder competir y ni así ganó.

Otro asunto que llama la atención fue la falta de firma del representante legal de Construcciones Loros, S. A. de C. V., en convenio de participación conjunta presentado, por lo que se asienta: “por lo anteriormente expuesto es desechada la propuesta técnica y económica de Construcciones Loros, S.  A. de C. V.”.

Pero también se insistió en que la presentación de la inconformidad por parte de Loros, debió ser presentada por todos los integrantes de la participación conjunta y solo fue realizada por una sola empresa, la de Raymundo López, además que no revisó el OCI de APILAC que el representante legal de esa empresa tuviera los poderes para hacerlo.

Y todavía más, el OCI aceptó una fianza de menor monto al porcentaje estipulado, en base a lo contratado, y de que la fianza está a favor de la Entidad (APILAC) cuando debió ser a favor de terceros afectados, otra irregularidad más que el OCI pasó por alto.

Finalmente todas las personas que saben de este tema y que fueron consultados por Gente del Balsas, coincidieron en señalar que no entienden el por qué Raymundo López Olvera se ha encaprichado, inconformándose con el fallo de la referida licitación, sabiendo que con ello afecta el desarrollo de esta región, y que pone en riesgo esa inversión millonaria que el gobierno federal no había hecho aquí durante muchos años.

Y que a como están las cosas en el país, se corre el riesgo de que esos 500 millones de pesos sean “jalados” por el gobierno de AMLO para utilizarlos en esta emergencia sanitaria y adiós Distribuidor Vial, “gracias a los buenos oficios de la empresa Loros y su propietario, que es quien representa al empresariado michoacano, pero que por esta actitud mezquina, tal parece que su función es no atraer inversión a la entidad y en particular a Lázaro Cárdenas, sino ahuyentarla.