Un nuevo Pacto Fiscal en México, para enfrentar la crisis, propone Antonio Soto

0
255
Antonio Soto Sánchez, coordinador del grupo parlamentario del PRD en el Congreso local.

Ante la crisis que se vive en el país y la injusta distribución de los recursos, el coordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado, Antonio Soto Sánchez, urgió a un nuevo Pacto Fiscal, para terminar las desigualdades sociales y fortalecer el federalismo en México, ante lo que se requiere voluntad política de quien conduce este país.

Al hacer uso de la Máxima Tribuna, para emitir un posicionamiento sobre un nuevo Pacto Fiscal, para enfrentar la crisis del Covid-19, el legislador señaló que es apremiante una amplía reforma a la Ley de Coordinación Fiscal, con el fin de que, en México, se garantice la justa distribución de los recursos, con una nueva fórmula equitativa para los estados y municipios.

“En medio de esta terrible crisis sanitaria, que está provocando graves estragos en la economía del país, ha resurgido, el debate nacional entre las autoridades locales y la federación, respecto de la viabilidad, equidad y justicia del actual pacto fiscal, que – por cierto – nos rige desde 1978. Es este el marco legal, a través del cual se recaudan los impuestos federales; como el IVA, ISR y el IEPS, y que prácticamente ha permanecido sin modificaciones importantes en los últimos 40 años”, argumentó.

Antonio Soto dijo que ante la incapacidad presupuestaria de los gobiernos locales, para enfrentar la creciente demanda cotidiana de la población de servicios (educación, salud y muchos otros más) y que ahora, de manera extraordinaria como consecuencia del Covid-19, resulta apremiante replantear un nuevo diseño, una nueva relación y un nuevo trato entre los tres niveles de gobierno.

Es clave para el desarrollo de nuestro país, un nuevo pacto entre estados, municipios y el gobierno federal, que se traduzca en un destino más equitativo de los recursos, mejor ejercicio del gasto y una mayor independencia fiscal.

El líder perredista recalcó que el debilitamiento de las finanzas estatales en el fondo se debe a este pacto federal dislocado, para lo cual debe quedar claro que no habrá un desarrollo pleno del país, si no se mejora la coordinación fiscal entre estados y la federación.

“Alrededor del 80 por ciento de los ingresos correspondientes a los impuestos federales se entregan a la Federación, con el fin de que éste mismo reparta, a cada uno de los estados, bienes, seguridad, servicios como educación y salud, entre otros derechos con los que cualquier mexicano debería contar”, señaló.

Por lo anterior, reiteró que es urgente construir un nuevo Pacto Fiscal, así como conformar un Sistema Nacional de Coordinación de las Haciendas Públicas con su respectiva Ley, ya que es inaplazable redistribuir las potestades tributarias, terminar con la simulación del federalismo educativo, de salud, reducir los pari passus o eliminarlos, reconocer el papel que juegan los congresos locales, eliminar la discrecionalidad en el gasto público y avanzar en serio en una mayor transparencia y rendición de cuentas.

“La crisis de las finanzas públicas estatales y municipales, profundizada en los últimos años, muestra que el Pacto Fiscal se agotó; hay preocupación en la sociedad por no contar con un mejor sistema tributario y de gasto. Los ingresos fiscales se distribuyen con inequidad, pues de la recaudación participable, que no es toda, sólo llega a las entidades federativas el 17% y poco más del 5% a los municipios”, subrayó.

Al tiempo que sostuvo: “en el reparto de potestades tributarias, vivimos en un monumento al centralismo fiscal, con sólo el 2.4% de facultades en los gobiernos locales. Por ello, la principal parte de los ingresos de estados y municipios provienen de las transferencias federales. De ahí que se explique el crecimiento de la deuda de las entidades federativas en los últimos años”.

Antonio Soto llamó a impulsar los cambios que nos permitan salir de la subordinación fiscal para construir un verdadero federalismo fiscal mexicano, donde el trato a los otros niveles de gobierno no sea discriminatorio como ocurre actualmente.

“Para lograrlo, es necesario llevar a cabo una Convención Nacional Hacendaria, en donde se revise el pacto, toda vez que los gobiernos estatales requieren de mayores recursos que les permita poder atender a sus respectivas poblaciones en todas sus necesidades, como ahora de manera urgente en esta emergencia sanitaria”, finalizó.