Se relaja prevención del COVID-19; riesgo de nueva oleada de contagios

0
247

Por Francisco Rivera Cruz

Producto de los anuncios de que el país puede regresar a la normalidad, de pronto se han relajado las medidas de prevención, en tiendas, mercados y transporte público.

Un recorrido por lugares públicos no sólo reveló que dos, tres y hasta cuatro miembros de una familia empiezan a salir a compras juntos, y que se va perdiendo la sana distancia y el uso de cubrebocas.

En la tienda de autoservicio Aurrera de esta ciudad, por ejemplo, ayer martes ya se ingresó a la tienda la mayor parte del día, dejando atrás la medida de fila para ingresar, en la que además de la sana distancia, se desinfectaba el carrito o canastillas que el cliente usaba para sus compras.

Ahora, no se observó sanitización y un guardia rociaba agua a las manos del que ingresaba, pero parecía ser agua natural, porque ni a cloro o alcohol olía la supuesta fórmula desinfectante.

Rumbo al mercado Cuauhtémoc, que se cree el de mayor concurrencia en la ciudad, se vio hasta cuatro miembros de una familia caminando a compras y surtiendo despensa sin cubrebocas, como si la ciudad no fuera el foco rojo de COVID-19 a nivel Michoacán.

Aproximados a una señora que caminaba en los pasillos del mercado con dos menores, ninguno con cubrebocas, le preguntamos si no tenían temor a infectarse, y la respuesta fue “De qué, el presidente ya dijo que la situación pasó”.

Otro caso que puede ilustrar el relajamiento, es el asomo rápido a una combi, la número 45 de la ruta Lázaro Cárdenas – Petacalco. La tarde de ayer, la unidad llevaba a bordo 12 personas, incluido el operador y sólo tres portaban cubrebocas. No hubo ofrecimiento de gel antibacterial y se hacía circular el dinero del pasaje, como en los días anteriores a la presente pandemia.

Buscamos la versión de una voz autorizada en el sector salud para preguntar si no se corren riesgos a la salud pública con el cambio pronto de medidas de prevención, y quedaron de regresar llamada.

Sin embargo, como se quería conocer de alguien del sector médico una versión, consultamos con un especialista del ISSSTE, quien señaló que muchos de los casos atendidos hasta ahora se pudieron evitar si la población asumiera las medidas menores de autocuidado.

“Claro que es riesgoso, hay pueblos del mundo que por el querer regresar a la vida normal con celeridad, han tenido brotes, además en Lázaro Cárdenas estamos en plena curva de casos”, expuso y pidió que su nombre se guardara, “por lo que voy a decir: da coraje que haya gente burra, que no se proteja y cuando se enferma es la que ah cómo da… lata; quiere tener al médico al pie de su cama”.