Millonario depósito, el fondo del pleito en Ejido Melchor Ocampo

0
297
Javier Pérez López, durante la entrevista en sus oficinas provisionales del Ejido Melchor Ocampo de este lugar.

Por Francisco Rivera Cruz

Los 53 millones de pesos que desde el año 2013 han sido depositados a favor de los ejidatarios de esta ciudad, es en el fondo lo que mueve a Manuel Figueroa Izazaga, a pelear derechos en el núcleo ejidal Melchor Ocampo, sostuvo Javier Pérez López, quien se asume como dirigente reconocido por las autoridades del ramo.

En 2013 y luego de años de reclamar derechos de 31.5 hectáreas del frente principal de la empresa ArcelorMittal, un Magistrado de la ciudad de Uruapan solicitó a la siderúrgica depositar la suma como garantía.

Esos recursos, afirma Pérez López han servido para “mover voluntades” y con la promesa de reparto, el grupo de Figueroa Izazaga, ha tenido tiempo a su favor, aunque hasta ahora no un fallo que lo reconozca, porque su gestión es ilegal de origen.

A falta de razón y legalidad, a golpes 2016 se hicieron de las instalaciones ejidales, teniendo de su parte a Germán Palomo, subprocurador de la Procuraduría Agraria y a Ricardo Cruz, jurídico de la misma dependencia, denuncia.

Se agarraron de que teníamos un depósito de 53 millones, del que ofrecieron la mitad de la suma, por eso han mantenido de su lado a algunas autoridades, sin embargo, hay recursos y autoridades máximas, comenta.

“A ellos”, el grupo de Figueroa, la Procuraduría Agraria les convocó asamblea, situación anómala, porque la asamblea es la máxima autoridad y es la que debe convocar, y en su caso, invocó en tiempo y forma en noviembre de 2016, cuando fue electo Luis Ángel Pérez Vargas, quien a la vez, en noviembre de 2019 dejó el cargo al resultar elegido Javier Pérez.

El entrevistado, afirmó que los 53 millones siguen depositados y no se ha dispuesto de ellos, porque el tema con ArcelorMittal no ha sido cerrado.

“El fondo de conflicto, son los recursos”, enfatiza y expone que con esos dineros se ha hecho alboroto porque se han dado desde nuevos ingresos a quienes no son ejidatarios y ofrecen para que hay reconocimiento a su grupo en la dirigencia del ejido.

Sobre el motivo para no estar en el inmueble ejidal, además de evitar confrontación, esperan que la legalidad triunfe y en agosto próximo, una vez que reanuden actividades los juzgados y tribunales, haya el fallo por el cual les entreguen las instalaciones.

El fallo que espera, señaló, es seguimiento a la sentencia del 9 de enero pasado, inclusive, con la sentencia definitiva, se instruiría se les entregue además del inmueble, los recursos que hayan agarrado y que sólo por rentas de salones y locales al año pasado, era del orden de los 4 millones de pesos.

Javier Pérez cerró anotando que los ejidatarios todo anda bien, el problema son 4 o 5 problemas que por ambiciones han querido dividir al núcleo que oficialmente tiene 503 asociados.