LC puede regresar a nuevo confinamiento intermitente por contagios COVID: JSN8

0
266
Dr. Jonás García Delgadillo, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria 08.

Por Francisco Rivera Cruz

Al subrayar que no hay números absolutos en COVID-19 y los 2 mil 500 oficiales que registra este municipio, son de quienes han tenido confianza de hacerse un estudio, el Dr. Jonás García Delgadillo, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria, alertó que Lázaro Cárdenas puede regresar al confinamiento y la bandera roja.

No dio una cifra calculada de casos cercanos de COVID-19 en este municipio, pero recordó que la Secretaría de Salud ha sospechado de hasta otros ocho casos por cada positivo registrado.

Señaló que los números no son absolutos, y que en esta semana espera el sector salud un repunte epidemiológico al cumplirse 15 días de “situación exponencial”.

Si en esta semana no se rebasan hospitalizaciones, no casos ambulatorios, las acciones conjuntas irían bien, dijo el médico y directivo.

De otra forma, las autoridades integradas al Comité de Seguridad en Salud decidirán si se regresa a la Bandera Roja, y todo lo que significa, empezando por confinamiento intermitente, esto es cierre de actividades y comercio tres días por semana, que ya determinarían cuáles. Decidiría también sobre cierre o no de las playas.

Al referirse a los operativos aplicados el fin de semana al transporte público y centros de diversión nocturna, dijo que arrojan elementos de preocupación, dado que en el caso de pasajeros, hasta el 40% no cumplen con el uso de cubrebocas.

En el caso de negocios de diversión, tampoco se cumplen disposiciones sanitarias, ya que rebasan aforos y permiten consumo de cigarrillos, situación por la cual se cerraron tres establecimientos.

En el transporte público, las observaciones, incluido que los cupos rebasaban los 10 pasajeros que deben llevar, quedan en poder de Cocotra, para que junto con los directivos del sector, valoren qué hacer.

En transporte público y negocios, es el cliente el falto de conciencia y descuidos de los prestadores de servicio, que no hemos entendido que vivimos fase activa de transmisión de COVID-19, expresó García Delgadillo.

Los cierres son medidas fuertes de contención, que se critican, pero estar en Bandera Amarilla no significa que el peligro acabó o el virus se sometió, hay que hacer el equilibrio entre economía y salud, preferentemente privilegiando la salud y la vida.

Con los cierres de negocios, insistió, se paga un costo, pero ese costo es menor que si las instituciones de salud se ven rebasadas.

En el tema de hospitalizados, dijo que en esta fecha había 11 con prueba confirmada positiva, pero también otros 14 sospechosos, que clínicamente tienen el padecimiento y que requieren por igual, atención del sector médico.

Los 2 mil 500 confirmados y que entraron a las estadísticas, son los que han tenido confianza de hacerse la prueba, pero incluso en decesos, en caso de una clasificación de certificados de muertes, muchos podrían pasan a los números de registro, y hasta del doble, ya que el Registro Civil, no tiene los casos de fallecidos en casa o ambulancias.